Menú

Sánchez medita el alcance de su crisis de Gobierno para dar salida a Teresa Ribera rumbo a Europa

La ministra de Transición Ecológica será propuesta este lunes por la Ejecutiva del PSOE para ser la candidata a las elecciones europeas

La ministra de Transición Ecológica será propuesta este lunes por la Ejecutiva del PSOE para ser la candidata a las elecciones europeas
Teresa Ribera junto a Sánchez | Europa Press

Es un secreto a voces dentro del PSOE. Tras meses de resistencia, la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, será la candidata a las elecciones europeas. Pedro Sánchez ya había decidido hace meses que ella sea la próxima comisaría europea, encabezando la cartera de Energía o bien la de Medio Ambiente. Es lo que falta por decidir. Ribera será la cuota española en la Comisión y la idea de Sánchez es que, además, tenga rango de vicepresidencia comunitaria.

La ministra veía con buenos ojos su marcha a Bruselas pero no le acaba de convencer ser el número 1 en la papeleta de las elecciones del 9 de junio. Nadie oculta en el PSOE que, en esas elecciones, esperan un gran voto de castigo y que ser candidata supondrá salir a dar la cara en la noche electoral tras una derrota.

Tras el portazo del actual Alto Representante de la UE, Josep Borrell a ser candidato, matizado luego por su equipo asegurando que no era tal, y la negativa inicial de Ribera, Sánchez barajó como candidata a Iratxe García, la actual jefa de delegación del PSOE en Europa. Un perfil bajo que temían en Ferraz que fuese aún más desmovilizador.

¿Un cambio mayor?

Al final, este lunes, la Ejecutiva del PSOE propondrá el nombre de Ribera como candidata. A finales de abril, se espera un Comité Federal donde se dará luz verde a toda la candidatura con Ribera de número 1 e Iratxe García ocupando otro de los puestos de salida, ya que, tras el nombramiento de la actual ministra como comisaria, ella volverá a ser la delegada del PSOE en Europa.

El nombramiento de Ribera no supondría su salida inmediata del Gobierno. Algunas voces apuestan por que compaginen su candidatura con su cartera hasta incluso octubre, cuando se conformaría la nueva comisión europea tras un acuerdo de populares europeos, socialdemócratas y liberales.

Una salida más temprana de Ribera supondría un cambio circunscrito sólo a su ministerio, como ya sucedió con la sustitución de Nadia Calviño, cuando se fue al BEI, por Carlos Cuerpo al frente de la cartera de Economía. Otros apuestan por retrasar unos meses más su salida y hacer una crisis de Gobierno más amplia tras el verano.

Sería un momento para cambiar alguno de los ministros más desgastados, como Fernando Grande Marlaska en Interior, o la de Ángel Víctor Torres en Política Territorial si se complica el caso Koldo.

Sánchez podría aprovechar para relanzar el Ejecutivo de cara al nuevo ciclo que se abre en septiembre. Ya sin la presión electoral de unos meses electorales, que arrancaron con las gallegas, continuó con las vascas, las catalanas y que finalizará en junio con las europeas.

Temas

En España

    0
    comentarios