Menú

Illa reconoce que vio a Koldo en el Ministerio pero niega que contratase a la trama y el PP le acusa de mentir

El exministro lamenta que "unos pocos se aprovecharon" pero defiende que no contrató a la empresa de Koldo.

El exministro lamenta que "unos pocos se aprovecharon" pero defiende que no contrató a la empresa de Koldo.
Bendodo exhibe los papeles del sumario ante Illa. | EFE

Los socialistas habían fijado la intervención del exministro de Sanidad y actual candidato en Cataluña, Salvador Illa, en la Comisión de Investigación sobre la contratación de mascarillas durante la pandemia del Covid 19 como el punto de partida para lanzar su campaña y reivindicar su perfil de gestor. Tanto que, para evitar que se estrenase en el Senado, donde comparecerá este miércoles, el Congreso, donde los socialistas y la suma de sus socios tienen mayoría, "contraprogramó" para que su primer declaración fuese este lunes en la Cámara Baja. Illa se lo tenía estudiado. Se notó en la emotividad que usó durante su intervención inicial.

"He llegado esta mañana a Madrid, procedente de Barcelona, he caminado por el paseo del Prado, he pasado por delante de la sede del Ministerio de Sanidad. Había gente, actividad, bullicio. Había vida. No era así hace 4 años por estas fechas", rememoraba Illa quien se remitía a los tiempos en los que "había que doblegar la curva" y "salvar vidas". "En 121.760 ocasiones, hasta el 30 de junio de 2023, no lo conseguimos", lamentaba. Apenas hizo referencias al caso Koldo durante una primera intervención. Todo lo ventiló con una frase: "Actuamos de manera correcta aunque hubo unos pocos que se aprovecharon"

Reconoce que vio a Koldo

Su comparecencia era esperada también por el PP que, nada más finalizar su speech inicial, se lanzó al contraataque con preguntas precisas lanzadas por el diputado Elías Bendono sobre la implicación del ministro con la trama del Caso Koldo. "Ha habido 72 investigaciones, en ningún caso se ha hecho un reproche contra ningún cargo del ministerio", terciaba Illa cuya contundencia se torcía cuando reconocía haber "haber visto una vez" a Koldo García, el asesor del exministro José Luis Ábalos, "en el ministerio".

"Es un escándalo", estallaba Bendondo quien le acusaba de "reconocer que tuvo relación directa con la trama". Illa trataba de defenderse asegurando que "durante esos días, muchas personas se dirigieron al Ministerio de Sanidad" y que, a todo el mundo que se dirigía al ministro, se le "reconducía a unos buzones de correos electrónicos" que eran dirigidos "por técnicos" que, en última instancia, "tomaban las decisiones".

Bendondo aprovechaba para leer en voz alta algunos de los pasajes del Sumario: "Nos acaban de avisar que el ministro ha dado el 'ok', estamos 'in', estamos dentro. Un tal Nacho manda un mensaje diciendo que el miércoles tiene que ir sí o sí a la comida con el jefe de gabinete de Illa".

Illa salía del paso de su imagen y las conversaciones que le mencionan en el sumario asegurado que "no está inculpado" y prometía que "no salió ni un solo euro a Soluciones de Gestión", la empresa de la trama. "No se contrató", repetía en varias ocasiones mientras que el diputado del PP por Málaga sentenciaba: "O miente Illa o miente la Fiscalía". La respuesta del exministro de Sanidad era acusar a los populares de poco "patriotismo" por no mostrar unidad "en la crisis mas grande que vivió España".

Contra Ayuso

Tras la tensión, llegaba la calma gracias a las complacientes preguntas del portavoz del PSOE, Juan Antonio González. El exministro aprovechaba para leer sus respuestas centradas en atacar a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, a la que acusaba de comprar mascarillas quirúrgicas a un precio más elevado que su ministerio.

La estrategia indignaba al diputado de Vox, Carlos Flores, que le preguntaba si el diputado socialista le había "pasado las preguntas" y por qué había leído las respuestas. Illa lo negaba y daba una justificación muy sui generis. "Es que tengo más afinidad ideológica", terciaba. A partir de ahí, el diputado de Abascal se centraba en criticar las restricciones a los no vacunado o el confinamiento. Illa defendía que el estado de alarma "fue prorrogado seis veces" y que "se tomó esa medida con los informes pertinentes".

Los contratos con la trama de Koldo volvían a aparecer durante la intervención de la diputada de Sumar, Aina Vidal. "Víctor Francos, como jefe de Gabinete, sí dio el OK a una serie de contratos multimilonarios", terciaba el partido socio de Gobierno del PSOE. Illa aseguraba que esa afirmación era falsa y que "las compras las hacían en la unidad centralizada de compras". "Nadie de mi gabinete autorizó ninguna compra", repetía Illa.

Tensión con Rufián

Donde más dejaba notar la campaña electoral catalana era en el choque con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que llegaba a impugnar, no sólo su gestión de Illa en el ministerio, sino su etapa como alcalde en la Roca de Vallés. "¿Cómo es posible que el chófer de un ministro acabe siendo uno de los principales proveedores sanitarios en plena pandemia?", disparaba el separatista en su primera pregunta. "Eso se lo tiene que preguntar a quien se lo nombró", respondía Illa que sólo quería hablar de sus nombramientos.

"Tenía usted peor suerte que el Coyote en el Correcaminos a la hora de contratar proveedores", ironizaba Rufián en otro momento que aprovechaba para recriminarle que hubiesen comprado material sanitario a una empresa, con sede en San Cugat del Vallés, que "no tenía ni un duro en actividad económica y que tras la pandemia se hizo millonaria y que, tras la pandemia, se compró un nave en la Roca del Vallés donde usted fue alcalde".

"Eso no es verdad", respondía Illa, cada vez más nervioso. "Su gerente estaba condenada por estafa desde el año 2015", añadía Rufián ante uno de los principales de ERC en estas elecciones por el Gobierno catalán. El presidente de la comisión, el socialista Alejandro Soler, se veía obligado a salir del rescate de Illa en varios ocasiones pidiéndole a Rufián que le dejase hablar.

Koldo García ofreció material sanitario

De forma paralela en la comisión de investigación que se celebra en el Senado, el exjefe de gabinete de Salvador Illa en el Ministerio de Sanidad entre septiembre de 2020 y enero de 2021, Víctor Francos, ha reconocido que el actual candidato del PSC le avisó de que iba a recibir una llamada de Koldo García. El senador popular, Alejo Miranda de Larra, le ha lanzado una batería de preguntas: "¿En calidad de qué fue Koldo García al Ministerio a verle? ¿Tenían buena relación, eran amigos? ¿Tenía él su teléfono o usted el suyo? ¿Se conocían del partido? ¿Del Gobierno? ¿Llamó el ministro a Ábalos?". Unas preguntas que han concluido con la afirmación de Francos: "A mi el ministro Illa, me dijo: te llamará Koldo".

Francos ha explicado que el propio Koldo García fue en dos ocasiones a ofrecer material sanitario al Ministerio a "buenos precios" y allí le comunicaron los "mecanismos de contratación centralizada" para canalizar ese material, "como se le decía a todo el mundo", reafirmando así que "jamás se le contrató". De hecho ha insistido en que su función no era la de "comprar material sanitario" ni facilitar la adquisición de mascarillas con el Gobierno canario u otro gobierno autonómico.

Durante su comparecencia en la comisión de investigación del Senado, el expresidente del Consejo Superior de Deportes, ha defendido que el principal cabecilla de la trama, el exasesor del exministro de Transportes Koldo García "vino, ofreció, se le envió a donde todo el mundo y jamás se le contrató".

Francos que ha sido el segundo compareciente de esta comisión de investigación que celebra la Cámara Alta, ha detallado que dicha reunión no duró "más de cinco minutos" precisando que ni tan siquiera cogió "la carpeta" que le ofrecía Koldo García. Posteriormente, acudió a un café con Koldo que nuevamente no duró mucho tiempo: "Un sábado él insistió en verme, yo le dije que tenía la agenda imposible y nos tomamos un café, de hecho muy con un amigo personal". Francos, que ha apuntado que Koldo García "jamás" le "insinuó ningún atajo en ninguna de las dos reuniones", ha reiterado en numerosas ocasiones que "todo el mundo acababa en el mismo embudo; nadie podía entrar en la botella por fuera del embudo porque el sistema no lo permitía".

Víctor Francos también ha admitido que mantuvo una comida con Koldo y otras dos personas aunque ha asegurado que no tenía anda que ver con las mascarillas, sino con un proyecto para acabar con la rotura de "stock" en las farmacias.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro