Menú

Las dos únicas preguntas que al PSOE le interesaba que Koldo respondiera en el Senado

Tras intentar torpedear su comparecencia en la comisión de investigación, los socialistas dejan clara su estrategia: implicar al Partido Popular.

Tras intentar torpedear su comparecencia en la comisión de investigación, los socialistas dejan clara su estrategia: implicar al Partido Popular.
Koldo García en el Senado para asistir a la comisión de investigación. | EFE

A pesar de intentar evitar la comparecencia de Koldo García en el Senado poniendo todo tipo de objeciones, el PSOE no ha tenido más remedio que acudir a la primera sesión de una Comisión de Investigación llamada a desentrañar las posibles responsabilidades políticas de un caso que ya abarca a todo el PSOE y que incluso compromete de lleno al propio Pedro Sánchez, a través de su mujer, Begoña Gómez. Sin embargo, lejos de elaborar una larga lista de preguntas, el portavoz socialista, Alfonso Gil, se ha limitado a plantear tres únicas cuestiones: una casi protocolaria y dos que dejaban entrever el único interés que el partido de Gobierno tiene en esta historia y que no es otro que tratar de limpiar su nombre y, por el contrario, intentar implicar al Partido Popular a toda costa.

La primera pregunta tenía que ver directamente con el interés de Koldo en el negocio de las mascarillas en plena eclosión de la pandemia del coronavirus: ¿Tuvo una instrucción o motu proprio buscó ese material sanitario? Eso sí, si lo que buscaba era que la mano derecha de Ábalos se inmolara por el partido, no lo consiguió. "Me acojo a mi derecho a no declarar", respondía, como ha hecho con la inmensa mayoría de las preguntas que le han formulado los distintos grupos parlamentarios. A continuación, casi de corrido y sin esperar a ver si el aludido tenía intención de responder, Alfonso Gil le preguntaba si antes de la pandemia ya conocía o tenía una relación personal con Víctor de Aldama, Juan Carlos Cueto o Íñigo Rotaeche, los otros protagonistas de la trama.

Pero lo realmente sorprendente llegaba con la tercera y última pregunta. Lejos de interesarse por los contratos del Ministerio de Sanidad, los firmados con Baleares o Canarias o por el polémico Delcygate, el portavoz del PSOE le preguntaba por el audio en el que presumía de haber contactado con Miguel Tellado y con un tal "Alberto" y que los investigadores achacan a un intento de Koldo García por enmarañar todo cuando ya sabía que le tenían pinchados los teléfonos. "¿Hubo esas conversaciones con el señor Tellado o con el señor Alberto?", le preguntaba, dejando claro que no acusaba a nadie, a pesar de que los socialistas ya se han encargado en los últimos meses de apuntar a Núñez Feijóo. Koldo García volvía a acogerse entonces a su derecho a no declarar, pero la estrategia del PSOE quedaba retratada a la perfección.

El mitin y la conexión con Chicano

A pesar de disponer de 15 minutos de intervención -y hasta 30 si el compareciente no respondía-, los socialistas limitaban su interés a aquello que pudiera excusarles a ellos o, cuanto menos, extender el manto de la sospecha sobre el principal partido de la oposición. El resto del tiempo, Gil lo dedicaba a dar un mitin para acusar al Partido Popular de "desbordar todos los límites" y querer convertir esta comisión de investigación en "una causa general sobre todo lo que ha acontecido en este país que a ustedes les beneficia electoralmente".

De la misma manera, negaba que hubieran querido torpedear la comparecencia del asesor de Ábalos y acusaba a los populares de querer "intoxicar" a los ciudadanos con este discurso: "No es verdad, aquí estamos". Según ha defendido, al PSOE le avalan "145 años de historia" en los que el partido ha demostrado que cuando hay sospechas de un mal uso de fondos públicos, saben tomar "determinaciones". De los ERE, ni palabra.

Otro de los momentos más llamativos se ha producido cuando Alfonso Gil ha aseverado que "todos los responsables públicos de este país tuvieron un comportamiento intachable" durante la pandemia. "Y no lo digo yo, lo está diciendo ahora mismo la presidenta del Tribunal de Cuentas en el Congreso de los Diputados", presumía el socialista, dando lugar a todo tipo de murmullos por parte de quiénes se preguntaban si estaba escuchando el discurso de Enriqueta Chicano -que efectivamente estaba compareciendo al mismo tiempo en la comisión de investigación de la Cámara Baja- o si es que ya sabía lo que iba a decir.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro