Menú

Enfado monumental de la Policía ante la fuga del líder de la Mocro Maffia por culpa de la Justicia: "Es un escándalo"

Karim Bouyakhrichan es uno de los delincuentes más peligrosos y buscados de los Países Bajos, ya que amenazó de muerte a la heredera, Amalia de Orange

Karim Bouyakhrichan es uno de los delincuentes más peligrosos y buscados de los Países Bajos, ya que amenazó de muerte a la heredera, Amalia de Orange
Imágenes de la detención del líder de la Mocro Maffia el pasado mes de enero | Policía Nacional

La fuga de Karim Bouyakhrichan, cabecilla de la conocida como Mocro Maffia, por culpa de una supuesta descoordinación judicial ha hecho saltar todas las alarmas a nivel mundial y ha dejado a las instituciones españolas "a los pies de los caballos", tal y como resumen fuentes policiales a Libertad Digital. Se trata de uno de los delincuentes más peligrosos y más buscados de los Países Bajos después de que amenazara de muerte a la princesa heredera al trono, Amalia de Orange. La Audiencia Provincial de Málaga le dejó en libertad provisional sin que la Audiencia Nacional decretase una orden de detención para garantizar su extradición a Holanda, lo que habría facilitado su huida de nuestro país.

El Gobierno, que ha calificado de "preocupante" lo ocurrido, ha confirmado que ya se ha dictado la orden de busca y captura. Sin embargo, las posibilidades de encontrarle se reducen conforme pasan las horas. "Nos parece un auténtico escándalo que se decretara la libertad provisional después del trabajo impecable que hicieron nuestros compañeros de la Comisaría General de Policía Judicial para lograr su detención", denuncia Jupol, el sindicato mayoritario de la Policía. "Echa por tierra el trabajo de investigaciones policiales exhaustivas que duran meses e incluso años", añaden desde el SUP, donde hacen hincapié en el "gran despliegue de medios" invertidos en este caso entre "vigilancias, seguimientos y otras diligencias".

Una "inexplicable" decisión

El pasado 25 de enero, el propio Ministerio del Interior anunciaba orgulloso la detención de la cúpula de la Mocro Maffia, subrayando que Bouyakhrichan estaba "implicado en numerosas investigaciones policiales, al ejercer como punto de conexión en España de diversas organizaciones de narcotraficantes". El departamento dirigido por Fernando Grande Marlaska advertía así de que los investigadores habían detectado "operaciones de blanqueo de capitales procedente del tráfico de drogas, por valor superior a los 6 millones de euros, así como contactos con los cárteles latinoamericanos y otras organizaciones criminales europeas".

Tal y como subrayaba la nota de prensa que aún hoy sigue colgada en su página web, su detención fue fruto de "más de cinco años de investigación". Ahora, sin embargo, ese arduo trabajo queda en agua de borrajas por culpa de una "inexplicable" libertad provisional, según Jupol, ya que, a su juicio, el líder de la Mocro Maffia no cumplía ninguno de los requisitos que la ley exige para ello. Todo lo contrario. "Nos referimos al riesgo de fuga, que evidentemente lo había y a la vista está; al riesgo de reiteración delictiva, que evidentemente podía haberlo, ya que pertenece y es el líder de una organización mafiosa que dirige el crimen organizado en Holanda; y, además, evidentemente, a la posible ocultación y eliminación de pruebas", resumen desde el sindicato.

De hecho, el propio Ministerio del Interior advirtió tras su detención de la "profesionalidad" de esta organización criminal: "La utilización de medios técnicos, el uso de alta tecnología para las comunicaciones con teléfonos encriptados, las habilidades financieras en el manejo de fondos y la constitución de estructuras societarias complejas hacen que se hable de una organización altamente preparada en comparación con otras de delitos similares".

¿Una Justicia excesivamente garantista?

Con todo, Jupol tacha de "excusa" el argumento de la descoordinación judicial. "Una vez más, vemos cómo desde la Policía se hace un trabajo encomiable y, desgraciadamente, en la judicatura están más preocupados en ser garantistas con los delincuentes que en proteger a los policías y a la ciudadanía en general, porque hay que recordar que esta persona y su banda lo que lo que realizan son delitos de una gravedad extrema".

Precisamente por eso, el SUP hace un llamamiento "a que se mejore la coordinación judicial y se modifiquen los protocolos y procedimientos, incluido el de la prisión preventiva para que se cuente con la Policía a la hora de acordar este tipo de medidas preventivas durante la instrucción de la causa".

Temas

En España

    0
    comentarios