Menú

Illa anuncia que se "abre una etapa" en Cataluña pese a la amenaza de ingobernabilidad tras el portazo de ERC

El líder del PSC anuncia que se presentará a la investidura en cuanto que se conforme un nuevo Parlamento.

El líder del PSC anuncia que se presentará a la investidura en cuanto que se conforme un nuevo Parlamento.

El plan que los socialistas habían trazado para este domingo salió tal y como esperaban. Se habían aferrado a un gran resultado en el cinturón rojo de Barcelona y situarse por encima de los 40 escaños para poder tener opciones de gobernar. Lo consiguieron con rotundidad al subir 9 diputados y quedarse con 42 asientos en el Parlamento catalán. Más de 850.000 papeletas y un 28% de los votos.

Por primera vez, el PSC gana en votos y en escaños, sorteando la ley electoral que suele primar a las provincias de Lérida y Gerona, bastiones del separatismo. Ahora, queda lo más complicado: los pactos post-electorales. Los socialistas nunca habían ocultado su deseo de un gobierno en solitario de Illa apoyado por los comunes y ERC. Los números dan, ya que los tres partidos tienen 68 escaños, pero el líder saliente de los separatistas, Pere Aragonés, cerraba la puerta a un gobierno con el PSC durante su intervención. Una afirmación que sentaba como un jarro de agua fría a los socialistas que aplazaban la inminente comparecencia de Illa y la posponían durante unos minutos.

Una vez en el estrado, y ante la euforia de los suyos, Illa anunciaba que no desistirá y, en su primera intervención tras conocerse los resultados, auguraba que "Cataluña abre un nueva etapa" y que "asumía la responsabilidad" de ser el presidente de la Generalidad. El primer paso es presentarse a la investidura.

El reglamento catalán establece que, en cuanto que se conforme el nuevo Parlamento, será el presidente de la Cámara el que pueda encargar la formación de un nuevo Ejecutivo. Durante los últimos años, la mayoría independentista se lo impidió al partido con más escaños (Ciudadanos, en 2017; PSC, en 2021). Illa anunciaba que, esta vez será diferente, y que presentará su candidatura a una investidura en cuanto que se conforme el nuevo Parlamento.

El líder del PSC evitaba pronunciarse sobre con quién. Sólo prometía que "ningún catalán se quedará fuera" y mostraba "todo su respeto" por los separatistas pero, a continuación, les recordaba que sólo tenían 61 asientos, lejos de los 68 de la mayoría absoluta.

Tranquilidad durante toda la jornada

Nada más comenzar su discurso, Illa agradecía al resultado y lo unía a "las políticas seguidas por el Gobierno de España y por Pedro Sánchez". Los socialistas creen que detrás de la caída del separatismo están las medidas de Sánchez, como la ley de amnistía o los indultos.

El hundimiento del independentismo es evidente al quedar, por primera vez desde que se inició el procés en 2011, por debajo de los 68 asientos. La baja participación en los feudos separatistas y la gran movilización socialista en la zona metropolitana de Barcelona, donde el PSC tiene más diputados que la suma de ERC y Junts, fueron claves.

Durante toda la jornada, los socialistas catalanes se mostraron tranquilos. También Illa cuando llegaba a las 19:30 de la tarde a la sede del PSC para mostrarse "esperanzado" y "contento". El primer secretario de los socialistas catalanes siguió el escrutinio en la sede de la calle Pallars junto con el exministro de Universidades de En Comú Podem, Manuel Castells, o su mujer.

Las caras de satisfacción sólo se torcieron levemente al ver que las encuestas publicadas a las 20:00 les daban por debajo de los 40 asientos. Unas cifras que se desmintieron al ver el escrutinio. La satisfacción también era compartida en Madrid donde siguió el recuento el núcleo duro del PSOE y del Gobierno. La foto, divulgada por Ferraz, se ve a unos sonrientes Félix Bolaños y María Jesús Montero, junto con el secretario de organización, Santos Cerdán, o el dircom del PSOE, Ion Antolín.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro