Menú

El PSOE prepara una campaña de gran polarización para las elecciones europeas

El objetivo es movilizar al electorado de izquierdas frente al PP.

El objetivo es movilizar al electorado de izquierdas frente al PP.
Teresa Ribera, en la presentación de la candidatura del PSOE a las elecciones europeas. | EFE

El PSOE se lanza a la carrera de las elecciones del 9 de junio bajo el lema "más Europa" y con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, como cabeza de cartel. El objetivo es evitar una debacle electoral. Si hace unos meses, en Ferraz veían con cierto temor estos comicios y reconocían que eran propicios para un voto de castigo, ahora son más positivos y auguran que podrían empatar con el PP.

Detrás de esta mejora de las perspectivas electorales está la movilización electoral en el electorado progresista tras el periodo de reflexión de Pedro Sánchez, el agrupamiento del electorado de izquierdas en torno a las siglas del PSOE y el resultado electoral en Cataluña que creen que "avala" la política del Gobierno de acercamiento a los separatistas.

Los socialistas se preparan para un cuerpo a cuerpo con el PP conscientes que, en estos comicios, "hay que movilizar a los tuyos". Se trata de unas convocatorias electorales con baja participación y que "no se ganan en el centro". De ahí que Ferraz esté preparando un giro a la izquierda con la campaña de Pedro Sánchez contra los medios de comunicación críticos, tildándolo de "pseudomedios" frente a los "diarios con periodistas de verdad", o con medidas de regeneración que no acaba de concretar ya que se aprobarán tras las europeas.

Contra la "ultraderecha" y a por el voto de Sumar

La campaña va más allá y buscará combatir a "la extrema derecha". La candidata Teresa Ribera, durante la presentación de la candidatura en Sevilla, también se lanzaba a pedir el voto para "frenar los brazos en alto en Milán o en Roma". Los socialistas presentarán esta campaña como una lucha contra "la ultraderecha", pese a que en la próxima Comisión habrá carteras para el partido de Meloni, de Wilders y de Orban.

Incluso la que, con toda probabilidad, volverá a ser la presidenta, Ursula Von der Leyen, se ha abierto a pactar con ECR, el grupo parlamentario en el que está integrado Vox o Fratelli di Italia, y que podría sustituir a los Verdes o los Liberales y que, junto a los socialdemócratas, sostienen las medidas del Ejecutivo comunitario en el parlamento europeo.

La otra bandera que el Gobierno y el PSOE agitará es la de Palestina. Moncloa estudió que, durante el Consejo de Ministros del próximo martes, se reconociese de manera oficial al territorio árabe pero, como admitió Sánchez en la Sexta, es algo que "tendrá que esperar unos días más", ya que buscan que sea una decisión compartida con otros países como Noruega o Irlanda. No obstante, la decisión se podría tomar en plena campaña electoral.

El objetivo es una campaña polarizada entre PSOE y PP, para evitar fugas de votos a Sumar o Podemos, que esta vez se presentan por separado. En Ferraz son conscientes que en estas elecciones, al ser circunscripción nacional, todo voto cuenta y ya no se necesitan a un tercer actor competitivo para llevarse el último escaño en liza en las provincias medianas.

Una campaña por toda España

La campaña arrancará en Valencia y servirá de trampolín para que la ministra de Ciencia, Diana Morant, ejerza, por primera vez, como líder de los socialistas valencianos en un gran mitin. La caravana recorrerá toda España pero pondrá especial énfasis en Andalucía y Cataluña, tradicional granero de votos del PSOE, y donde se volverá a promocionar a Salvador Illa como "presidenciable". El cierre será en Madrid

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro