Menú

El PSOE no pierde la esperanza con Illa: cree que será investido a la tercera

En el PSOE prima la discreción para evitar cualquier movimiento de sus socios pero ven con esperanza el pacto en Barcelona.

En el PSOE prima la discreción para evitar cualquier movimiento de sus socios pero ven con esperanza el pacto en Barcelona.
Salvador Illa, candidato del PSC para conseguir el Gobierno catalán. | Europa Press

Silencio, se negocia. En el PSOE no quieren hablar de más sobre las conversaciones para investir a Salvador Illa, ya que reconocen que hay dos almas en ERC y que cualquier movimiento puede desestabilizar a una de las alas. Un ejemplo lo vivieron este lunes. Moncloa y Ferraz no creyeron hasta el final que Josep Rull iba a ser investido presidente del Parlamento tras un pacto entre Junts, ERC y la CUP que retrotrae a Cataluña al inicio del procés.

Las informaciones que manejaban en la cúpula del partido no apuntaban a un acuerdo entre Puigdemont y Marta Rovira. Ahora, quien tiene la batuta para elegir los tiempos de la investidura es el separatismo. El PSOE sigue creyendo que "todos los caminos conducen a Illa" y que será elegido presidente pero apuntan que no será a la primera.

Para asegurarse el respaldo con ERC, el PSC ha cerrado un acuerdo en el Ayuntamiento de Barcelona con los independentistas. El partido de Rovira y de Junqueras gestionaría áreas clave para los republicanos, como la lengua catalana, juventud, turismo, promoción económica, derechos sociales, proyección de ciudad, gente mayor o calidad urbana. Todo está pendiente de una consulta a las bases que ha sido pospuesta tras presentarse demasiados militantes para votar.

¿A la tercera va la vencida?

En Ferraz creen que es "positivo" el acuerdo y creen que las negociaciones con ERC, tras su batacazo, se irán encarrilando. No será inminente. Ya admiten que es casi imposible tener cerrado un pacto de Gobierno antes del 25 de junio, cuando se produciría la primera investidura. Lo más probable es que Rull designe a Illa y caiga en esta primera votación ya que consideran que el tiempo "es insuficiente" para alcanzar acuerdos.

Tras este escenario, se volvería a abrir el plazo para una nueva investidura. "No sabemos qué es lo que va a hacer Puigdemont", admiten como factor de desestabilización. Sus movimientos inquietan en Moncloa y Ferraz. El juez Llarena ha dado cinco días a las partes para ver si levanta la orden de detención. Los separatistas esperan que en julio, la ley de amnistía ya se le haya aplicado al prófugo. La cuestión que desasosiega es saber si se va a presentar o no.

¿Vendrá Puigdemont a la investidura tal y cómo prometió? Los socialistas se encogen de hombres pero siguen viendo al expresidente con algún tipo de aforamiento para hacer frente a cualquier tipo de querella. Nadie se atreve a aventurar qué podría pasar en una hipotética segunda investidura, ya en julio, pero no descartan que el prófugo vuelva a España para dar su discurso que podría contar con el apoyo de ERC.

Tras el voto contrario de PSC, PP y Vox, que tienen la mayoría absoluta en la cámara, este segundo intento volvería a ser fallido. El tiempo corre. Tras activarse el plazo el 25 de junio, hay sesenta días para formar un nuevo Gobierno o, de lo contrario, se convocarían de forma automática nuevas elecciones. Durante estos dos meses, puede haber varias investiduras. Lo más viable es que la tercera, al borde ya de la repetición electoral, sea la de Illa.

En ese momento, es cuando esperan conseguir el respaldo de ERC, tras evidenciarse que la alternativa separatista de Puigdemont no es viable. El primer secretario del PSC ya ha dejado de hablar de Gobierno en solitario de su partido y promete "generosidad". No quiere hablar de manera abierta de tripartito, una palabra que quedó muy denostada tras los Gobiernos de Maragall y Montilla, pero todo apunta a que, si hay Ejecutivo, sería de coalición con los comunes y con ERC.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso