Menú

El Gobierno defiende la "magnífica labor" de García Ortiz pese a estar al borde de la imputación

Moncloa dice que sólo quería "desmentir un bulo" tras airear los datos y correos del novio de Ayuso.

Moncloa dice que sólo quería "desmentir un bulo" tras airear los datos y correos del novio de Ayuso.
Pilar Alegría defiende a García Ortiz | EFE

Si algo caracteriza el paso de Álvaro García Ortiz por la Fiscalía General del Estado es un reguero de escándalos. Comenzó cuando el CGPJ cuestionó su nombramiento calificándolo como "no idóneo", siguió cuando el Supremo sentenció que cometió "desviación de poder" tras maniobrar para ascender a la exfiscal general y exministra Dolores Delgado a fiscal de sala. El mismo tribunal le condenó por ocultar al fiscal Stampa los detalles de la investigación abierta contra él.

No hay dos sin tres. El cénit lo alcanzó hace unas semanas con una nota en la que admitía ser el responsable de la filtración a la prensa de datos confidenciales del novio de Isabel Díaz Ayuso. Entre las malas praxis reconocidas, está la publicación de los correos en los que el abogado de Alberto González Amador reconocía un delito y pedía un pacto a la Fiscalía, para evitar ir a juicio. Una conversación privada que, sin embargo, la Fiscalía Provincial de Madrid envió a distintos medios.

Avalando que continúe aunque le imputen

Pese a todo, en el Gobierno han defendido la "magnífica labor" de García Ortiz durante estos años. La ministra portavoz, Pilar Alegría, ha asegurado que el Fiscal General trabaja "con una profesionalidad absoluta" pese a que sus formas están siendo investigadas por los tribunales. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha tratado de justificar su comportamiento contra Ayuso porque "sólo ha querido desmontar un bulo".

"Parece el mundo al revés", ha terciado Alegría en otro momento en el que se ha quejado "de las sombras" que se ponen sobre el jefe de Gabinete de Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez, al que ha acusado de "montar un bulo y filtrar los datos personales". Lo cierto es que, las últimas investigaciones, sitúan a García Ortiz como la persona que ordenó a la Fiscalía Provincial difundir la conversación entre el fiscal y el abogado de González Amador.

También quien impuso su criterio al Consejo Fiscal para que no admitiesen la querella contra la Fiscalía que presentó el novio de Ayuso por "revelación se secretos". Incluso llegó a apartar a la fiscal que sí veía motivos para admitir esa querella. Ahora, García Ortiz está al borde de la imputación por este delito ante el Supremo, ya que está aforado y no puede ser juzgado por un tribunal ordinario. El propio fiscal ya se ha encargado de filtrar a medios afines que no piensa dimitir si es imputado. Una actitud que, tras las palabras de Alegría, podrían contar con el beneplácito del Gobierno para que continúe al frente del ministerio público.

La amnistía

El Gobierno necesita a García Ortiz para que se aplique la ley de amnistía. Desde que entró en vigor la norma, tras su publicación en el BOE, la Fiscalía General está presionando a los fiscales del procés que se muestran partidarios de dejar fuera de la ley el delito de malversación. También ha tratado de silenciar a los fiscales del Supremo que sí ven terrorismo en el 'caso Tsunami Democrátic' y consideran que hay indicios de delito en el expresident Carles Puigdemont.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso