Menú
El Foro de Libertad digital se ha cerrado. El contenido sigue estando visible para su consulta, pero no se puede añadir contenido nuevo.

EL CONTRATO SOCIAL

Enviado por AguilaB en 2013-26-06 21:27
Yo me considero liberal por principios ideológicos. Estoy convencido que la libertad del individuo debe prevalecer sobre el ansia de control del Estado. No me cabe duda de que en los últimos años se ha establecido en España, dentro de la democracia, un sistema que es perjudicial para los ciudadanos ya que incentiva la división, la falta de productividad, la desidia, el materialismo, la explotación del débil, y lo que es peor: el derroche.

La sociedad está compuesta por individuos que tienen como meta diaria sobrevivir un día más en condiciones razonablemente dignas y ese ente que llamamos Estado está creado por los ciudadanos para garantizar lo que un sólo individuo no puede conseguir.

Es evidente que si dejamos todo a la libertad individual, la sociedad terminaría siendo una jungla en la que el más fuerte explotaría al más débil para consolidar su posición eternamente. Las sociedades modernas y con un pensamiento humanístico, como por ejemplo el cristiano, conciben el mundo con un afán de justicia social que de alguna manera ayude al débil a que esos mínimos de dignidad e igualdad de oportunidades, queden garantizados por los que por suerte, valía o esfuerzo, superan esos mínimos. Para conseguir ese fin, se articularon los impuestos y las tasas y para destinar correctamente lo recaudado se establecieron las becas, los subsidios y las pensiones ahora tan discutidos.

El problema llega cuando lo que se considera un nivel digno de bienestar social es valorado por la sociedad como excesivo. Entonces hay que realizar cambios para ajustar los términos y que el concierto social se restablezca. En España partimos de un nivel de bienestar social, comparado con nuestros vecinos europeos, bajo o moderado, pero nos hemos topado con una variable externa que ha desestabilizado la ecuación: La corrupción. Este factor externo está creando un sentimiento de expolio en la parte de la sociedad que aporta los fondos, que en consecuencia rechaza destinar parte de su esfuerzo a la ayuda a los más débiles. Con ese estado de ánimo, aparecen los sentimientos egoístas que cargan contra el objetivo equivocado, las ayudas sociales, en vez de la causa real del problema que no es otro que la corrupción reinante en toda la sociedad.

Contra este fenómeno, lo único que podemos hacer es asumir nuestra parte de culpa y apartar de nuestros actos diarios cualquier forma de corrupción, para dando ejemplo, exigir a los demás, desde el Rey al último mendigo, que hagan lo mismo.

Desmontar el estado del bienestar motivados por el cabreo del despilfarro y el latrocinio sufrido, no nos hará una sociedad más feliz, ni más rica. Al contrario, nos rodeará de dolor, injusticia y pobreza que por supuesto terminará afectándonos personalmente tarde o temprano.

Foros de Libertad Digital

Libertad Digital no se responsabiliza de las opiniones vertidas en estos foros. Los foros son moderados por los usuarios de forma colectiva. Los contenidos pueden ser editados por motivos editoriales, de estilo, etc. Visite la página de Términos y Condiciones y Política de Privacidad de Libertad Digital para más información. Diríjase a soporte@libertaddigital.com para más información.
[ VOLVER al foro ]