Menú

Diosas del péplum

No es porque vayan ligeras de ropa, ni porque se muestren vulnerables. Al contrario, estas diosas del peplum más mítico nos gustan precisamente porque dan la impresión de tomar la iniciativa. Repasamos a las más importantes de este género histórico aventurero que tanto nos hizo disfrutar en el pasado. | Luis Fernández

La Reina del Nilo
1 / 21

La Reina del Nilo

Insuperable imagen de Claudette Colbert con flequillo en la famosa escena en la que desenrollan la alfombra y aparece la Reina del Nilo con un sucinto pañuelo para cubrirse los senos. En 1934 se impuso el Código Hays de autocensura en Hollywood.

Azul Nilo
2 / 21

Azul Nilo

Una bellísima Vivien Leight en César y Cleopatra (1945), de Gabriel Pascal. Una de las más impresionantes Cleopatra del cine con los ojos azul Nilo.

La primera Cleopatra
3 / 21

La primera Cleopatra

Claudette Colbert fue la primera Cleopatra en la versión de Cecil B. DeMille de 1934. Su tocado egípcio-déco sigue siendo el más bello.

Sophia Loren
4 / 21

Sophia Loren

En 1953 Sophia Loren interpretó en clave de comedia a Cleopatra en Las noches con Cleopatra, de Mario Mattoli, junto al actor Alberto Sordi. Es famoso su desnudo en la piscina romana. En esta foto de promoción tomada en set posa con un albornoz.

Desnudo acuático
5 / 21

Desnudo acuático

La famosa escena de Sophia Loren desnuda bañándose, del filme Las noches con Cleopatra (1953).

Joan Collins, la tentadora
6 / 21

Joan Collins, la tentadora

De verdadero escándalo histórico fue la aparición escultural de Joan Collins en Tierra de faraones (1955), dirigida por Howard Hawks. En ella interpretaba el papel de la ambiciosa princesa Nellifer.

Efigie
7 / 21

Efigie

Cartel español de Tierra de faraones, donde la figura principal era la efigie de Joan Collins, seductora pero recatada.

Similitudes
8 / 21

Similitudes

Anne Baxter en Los diez mandamientos (1956) con el atuendo de Nefertari, Reina del Nilo, similar al de Claudette Colbert.

Sedas seductoras
9 / 21

Sedas seductoras

Las transparencias fueron el subterfugio que utilizó Hollywood para mostrar a las diosas del peplum de la forma más erótica posible, Anne Baxter fue la princesa Nefertari, esposa de Ramsés, en Los diez mandamientos (1956), del prolífico y siempre atrevido Cecil B. DeMille.

El circo de Nerón
10 / 21

El circo de Nerón

Cartel de Quo Vadis? (1951), perteneciente al álbum de cromos español. La cristiana Ligia, interpretada por la pudorosa Deborah Kerr, espera su muerte atada al poste de los suplicios, en el circo de Nerón.

Pechos dorados
11 / 21

Pechos dorados

Gina Lollobrigida, en Salomón y la reina de Saba (1959), de King Vidor, rompió moldes con este sucinto sostén de oro. Observen la pequeña trampa visual: el forro interior que mientras resalta sus formas disimula los pezones.

Honoria y Attila
12 / 21

Honoria y Attila

Una de las primeras interpretaciones internacionales de Sophia Loren sin salir de Italia fue Attila: Hombre o demonio (1954), junto a Anthony Quinn, dirigida por Pietro Francisci. Su papel de Honoria, la hija de Gala Plácida que encandiló a Attila, el rey de los Unos, fue su mayor éxito comercial de los años 50.

Ruinosa Cleopatra
13 / 21

Ruinosa Cleopatra

En 1963, Cleopatra fue finalmente Liz Taylor, la más grande y hermosa actriz de Hollywood en el filme colosal más grandioso de la historia del cine hollywoodiense, que llevó prácticamente a la ruina a la 20th Century Fox.

Descalabro
14 / 21

Descalabro

Además de los lujosos decorados, que debieron construirse dos veces, fue el vestuario del filme y los costosos abalorios y trajes de Liz Taylor lo que acabó desestabilizando la película, además de las enfermedades de la actriz y los escándalos de su enamoramiento de Richard Burton.

Ulises
15 / 21

Ulises

Esta vistosa producción italiana, Ulises (1954), de Mario Camerini, interpretada por Kirk Douglas, tuvo a Silvana Mangano como estrella principal. Fue la diosa Circe y a su vez su abnegada esposa Penelope.

Nausícaa
16 / 21

Nausícaa

El papel de la princesa Nausícaa recayó en una de las diosas del peplum, Rossana Podestà. No es extraño que Ulises perdiera la memoria ante su belleza de porcelana.

La hermosura de Helena
17 / 21

La hermosura de Helena

Hollywood lanzó a la bellísima actriz Rossana Podestà como la máxima estrella del filme de Robert Wise Helena de Troya (1956).

El ocaso de una rubia
18 / 21

El ocaso de una rubia

Aquí puede verse a Rossana Podestà junto a una debutante Brigitte Bardot en Helena de Troya. Ante el fracaso del filme, Rossana fue relegada a papeles de romana en peplum italianos, mientras que Brigitte Bardot triunfó mundialmente con Y Dios… creó a la mujer (1955).

Pelillos a Lamarr
19 / 21

Pelillos a Lamarr

Hedy Lamarr fue una de los bellezones de Hollywood que ya en su etapa madura interpretó nada menos que a la manipuladora Dalila, en otro de los filmes colosales de Cecil B. De Mille Sansón y Dalila (1949), con Victor Mature y George Sanders. Debía ser nombrada la patrona de las peluqueras.

Amores bíblicos
20 / 21

Amores bíblicos

Escena sensual entre el bruto Sansón, interpretado por Victor Mature, famoso por su rictus bucal, dejándose seducir por la manipuladora Dalila.

Siete velos
21 / 21

Siete velos

Cuando Rita Hayworth, en la cima de su belleza, interpretó a Salomé (1953) y su danza de los siete velos para hacer perder la cabeza al pobre San Juan Bautista, los espectadores de posguerra sabían que tenía todas las de ganar. Cada vez que caía un velo, la sala, inundada de niños, rugía como los toros de Guisando.

Recomendamos

0
comentarios