Menú

100 años de Rita Hayworth, el mito erótico de los 40

Se cumplen 100 años del nacimiento de Rita Hayworth. La actriz de Gilda se convirtió en una de las mayores estrellas del cine de Hollywood de los 40.

Incesto y violación
1 / 25

Incesto y violación

De padre español y madre neoyorquina, Rita Hayworth nació en Nueva York el 17 de octubre de 1918, con el nombre de Margarita Carmen Cansino. Su padre la violaba de joven y la obligó a formar pareja de baile andaluz haciéndose pasar por su mujer.

José Iturbi
2 / 25

José Iturbi

En cuanto llegó a Hollywood, con 18 años, se casó con Edward C. Judson, que fue su verdadero creador. Le cambio la raíz del pelo, se tiño de pelirroja y comenzó a promocionarla por los estudios de Hollywood hasta que fue descubierta por el pianista valenciano José Iturbi. Pero fue la Columbia quien explotó su belleza.

Tope glamour
3 / 25

Tope glamour

Entre las más grandes estrellas de Hollywood, Rita Hayworth fue la más glamourosa del estrellato de los años 40. Tal era su fulgor que dejó en la sombra a Lauren Bacall, Gene Tierney y Susan Hayward. Sólo Ava Gardner y Lana Turner podían medirse con ella en belleza y sex-appeal.

La diosa del amor
4 / 25

La diosa del amor

El magnate de la Columbia, Harry Cohn, se enamoró de ella y trató de “seducirla”, pero Rita nunca aceptó que volvieran a abusar de ella y mantuvo batallas campales que hicieron históricas sus tormentosas relaciones. Ver vídeo 

Vicente Blasco Ibáñez
5 / 25

Vicente Blasco Ibáñez

Entre películas menores y algún papel importante con Howard Hawks en Sólo los ángeles tienen alas (1939), el director Rouben Mamoulian la llamó para interpretar a Doña Sol en la superproducción basada en la novela de Vicente Blasco Ibáñez Sangre y arena (1941).

Musicales
6 / 25

Musicales

A mediados de los los años 40, su carrera se dispara con filmes musicales como Las modelos (1945), con Gene Kelly. Por primera vez los números musicales se rodaron en la calle y no en decorados como se hacía desde Sombrero de copa. Ver vídeo 

Fred Astaire
7 / 25

Fred Astaire

Rita Hayworth sustituyó a Ginger Rogers como pareja de baile en dos de las nuevas comedias musicales de Fred Astaire: Desde aquel beso (1941) y Bailando nace el amor (1942). Ver vídeo 

Rumba
8 / 25

Rumba

La rumba y los combos caribeños fueron una moda dominante en las comedias musicales de la MGM y RKO en los años 40 y 50. En La dama de Trinidad (1952) repitió la cabecera con Glenn Ford. El filme le permitía a Rita Hayworth bailar la rumba, con la orquesta de Xavier Cugat, como lo hizo en Gilda con Amado mío. Ver vídeo 

Sensualidad
9 / 25

Sensualidad

La belleza de Rita Hayworth barrió los modelos de las mujeres fatales anteriores a ella. Su sonrisa abierta, su cuerpo espectacular y su insinuante forma de moverse la convirtieron en un símbolo sexual. Brigitte Bardot la imitó en Y Dios creo… a la mujer, Silvana Magnao con El negro zumbón en Ana y Sophia Loren bailando el mambo Bacán en La chica del río. Ver vídeo. 

Pin-up
10 / 25

Pin-up

Antes de triunfar mundialmente con Gilda, Rita Hayworth posó para calendarios de pin-ups. Su foto iba dentro de los petates de los soldados norteamericanos que iban a la guerra.

Orson Welles
11 / 25

Orson Welles

En 1943 se casó con el nuevo genio del cine Orson Welles, con quien rodaría cuatro años después otro de los escasos títulos imperecederos de la estrella de Hollywood: La dama de Shanghai (1947).

Embarazada
12 / 25

Embarazada

Durante el embarazo de su hija con Orson Welles rodó Esta noche y todas las noches (1945), uno de los mejores musicales de la estrella. Ante el temor de que el embarazo le impidiera acabar la película, rodaron todos los números musicales al inicio del filme. Ver vídeo

Mujeriegos
13 / 25

Mujeriegos

Nunca fue muy afortunada en sus matrimonios. Tras la separación de su primer marido, se casó con Orson Welles, que la engañaba con cuantas mujeres se cruzaban en su camino. A continuación se casó con el Príncipe Ali Khan, con quien tuvo otra hija. Nuevo fracaso que superó con el cantante Dick Haymes, y por último con James Hill. También impenitentes mujeriegos.

Símbolo sexual
14 / 25

Símbolo sexual

El filme que encumbró e hizo de Rita Hayworth un nuevo tipo de femme fatal fue Gilda (1946). Un sex symbol a la altura de las grandes diosas clásicas Greta Garbo y Marlene Dietrich. Rita Hayworth le añadió la fascinación de un cuerpo escultural que manifiesta abiertamente su sexualidad. Ver vídeo

Gilda
15 / 25

Gilda

Dentro del cine negro, Gilda es junto a El halcón maltés y El sueño eterno un filme fundamental. Charles Vidor le añadió dos números musicales que opacaban la historia ambigua entre los dos gánsteres, centrando el interés en la forma novedosa de manifestar el desbordante erotismo de Rita Hayworth. Ver vídeo 

Amado mío
16 / 25

Amado mío

A las peleas entre Glenn Ford y Gilda, con frases tan célebres como “Si fuera un rancho me llamarían tierra de nadie”, Rita Hayworth sedujo al público con dos temas míticos: Amado mio y Put the Blame on Mame, cantada por Anita Ellis. Mientras se contonea con el traje negro de seda se quita de forma insinuante un guante, que causó un gran escándalo del público. Ver vídeo 

El bofetón
17 / 25

El bofetón

Además del estriptis del guante, la otra escena que escandalizó al público fue la del bofetón de Glenn Ford a Gilda, después de haberle pegado ella otro sopapo. El amor hace cosas extrañas cuando la relación entre los amantes son sadomasoquistas. Ver vídeo 

Falange
18 / 25

Falange

La exhibición de Gilda en España fue un sonado escándalo. Algunos falangistas arrojaron pintura azul a los cartelones de la calle. Pero no pudo coartar el interés del público por ver la película.

Carteles
19 / 25

Carteles

Los carteles internacionales de Gilda jugaron con las fotos promocionales, especialmente la de Rita Hayworth con el traje de seda negro, de escote palabra de honor, fumando como todas las vampiresas del cine.

Cambio de imagen
20 / 25

Cambio de imagen

El matrimonio con Orson Welles le dio a Rita Hayworth una hija, muchos disgustos y un cambio de “look” de la actriz: se cortó el pelo y se lo tiño de rubio platino. En La dama de Shanghai (1947) volvía a repetir el papel de la mujer fatal que acaba muriendo por su ambición.

Escena de los espejos
21 / 25

Escena de los espejos

En La dama de Shanghai Orson Welles dirigió a Rita Hayworth en plena crisis matrimonial. El cambio de imagen no favoreció a la estrella. El rubio platino la acercaba a Lana Turner y en el cambio perdía el juego de melena que la había hecho famosa en Gilda. Además, trató de destruir el mito. Lo mejor del filme es la famosa escena de los espejos. Ver vídeo

Salomé
22 / 25

Salomé

A punto de divorciarse de Ali Khan volvió a la Columbia para rodar los últimos filmes en los que la estrella encarnaba a diosas del amor. la primera fue la tentadora Salomé (1953), donde lucía una belleza madura, pero todavía espectacular. Repetía el estriptis que hizo a Rita famosa: la danza de los siete velos. Ver vídeo 

Declive
23 / 25

Declive

El declive de Rita Hayworth comienza con películas de segunda categoría como La bella del pacífico (1953) y Pal Joe (1957), donde comparte la cabecera con Frank Sinatra y Kim Novak, en pleno esplendor tras el éxito de Picnic (1956). Ver vídeo 

Erotismo limpio
24 / 25

Erotismo limpio

La diosa del amor no fue muy feliz en la vida pero hizo felices a millones de personas que vieron en su sonrisa optimista y belleza serena, el símbolo del un erotismo limpio.

Triunvirato del glamour
25 / 25

Triunvirato del glamour

Rita Hayworth representó a la mujer fuerte y libre que se mide en pie de igualdad con el hombre. Tres estrellas formaron el triunvirato del glamour de los años 40: Rita Hayworth, Lana Turner y Ava Gardner.

Recomendamos

0
comentarios