Menú

Biden suspende su primer examen electoral con una sorprendente derrota en Virginia

Tras doce años de sequía electoral de los republicanos en el estado, Glenn Youngkin será gobernador. Y Nueva Jersey aún no está decidido.

Tras doce años de sequía electoral de los republicanos en el estado, Glenn Youngkin será gobernador. Y Nueva Jersey aún no está decidido.
Glenn Youngkin, el nuevo gobernador de Virginia, celebra su victoria con sus seguidores | EFE

Virginia ha sido tradicionalmente un estado "rojo", es decir, afín a los republicanos, pero al estar colindante a Washington D.C., y ver cómo sus condados del norte se convertían en ciudades dormitorio de burócratas federales que votan en proporciones abrumadores por los demócratas, hace años que se considera un estado "azul", es decir, demócrata. Joe Biden ganó por diez puntos de diferencia a Trump el año pasado, sin ir más lejos, y hacía doce años que ningún republicano ganaba unas elecciones a ningún puesto a nivel estatal. Sin embargo, este martes ha votado por un gobernador, una vicegobernadora y un fiscal general republicanos. Y podrían vencer también en la Cámara Baja, aunque los resultados están muy ajustados.

Glenn Youngkin, un empresario sin experiencia política, empezó muy atrás en las encuestas, pero muy sabiamente optó por hacer de la educación su principal tema de campaña. La metedura de pata de su rival, el exgobernador Terry McAuliffe, un apparatchik de los Clinton, al asegurar en un debate que no creía que los padres tuvieran derecho a decidir sobre la educación de sus hijos, fue lo que empezó a cambiar el signo de las encuestas, que pasaron de una cómoda victoria demócrata a su derrota final. La revolución de los padres preocupados por qué se les enseña a sus hijos en las aulas, que en muchos casos consiste en decirles a los niños que son unos racistas por ser blancos, se ha cobrado su primera víctima importante.

Pero precisamente porque todos los ojos del país estaban puestos en Virginia, resulta aún más sorprendente que a estas horas aún no se conozca quién será gobernador de Nueva Jersey durante los próximos cuatro años. Las encuestas preveían una cómoda victoria del gobernador actual, Phil Murphy, pero su rival republicano Jack Ciattarelli está plantando batalla hasta el punto de que con un 87% del voto escrutado lleva una mínima ventaja, de 49,65% a 49,6%. Nueva Jersey es un estado "azul" que votó a Biden con 16 puntos de ventaja por Trump y en el que Murphy ganó las últimas elecciones con 14 puntos de diferencia sobre su contendiente republicana. Gane quien gane finalmente, un vuelco tan grande en un estado considerado seguro por los demócratas no augura nada bueno para ellos cara a las elecciones de mitad de mandato del año que viene.

Como siempre sucede en el martes de la primera semana de noviembre, los norteamericanos han votado muchas cosas de distinta importancia. Quizá lo más notable ha sido la derrota en Minneapolis, un bastión de la izquierda, de la propuesta de eliminar el Departamento de Policía y sustituirlo por otro de "Seguridad Pública" donde los trabajadores sociales tengan más importancia que los policías. La derrota por 57% a 43% en una de las pocas ciudades del país donde una propuesta así podría tener éxito puede suponer un punto final a las exigencias de Black Live Matters y el ala izquierda de los demócratas de "cortar los fondos a la policía", un eslogan que ha demostrado su impopularidad en las urnas. El nuevo alcalde de Nueva York, como se esperaba tras su triunfo en las primarias, será Eric Adams, un expolicía que también ha prometido recuperar el orden en las calles y abandonar la campaña contra las fuerzas del orden de su predecesor Bill de Blasio. En la ciudad neoyorquina de Buffalo, la candidata demócrata de extrema izquierda –que contaba con apoyos como Bernie Sanders o Alexandria Ocaso-Cortez– ha perdido las elecciones frente al rival al que ganó en las primarias, que se ha presentado como independiente.

Aunque es tradicional que los resultados electorales inmediatamente posteriores a unas elecciones a la presidencia den la espalda al partido gobernante en el país, la magnitud de este vuelco supone un gran problema para los demócratas, actualmente enredados en una lucha interna por la aprobación de un inmenso paquete de gasto y nuevos "derechos sociales" de 3 billones y medio de dólares que se ha encontrado con el escollo de los senadores Bill Manchin y Kirsten Sinema, elegidos en estados de derechas. Una pelea que previsiblemente se hará aún más cruenta entre quienes tienen más dificultades en ser reelegidos y quienes ven que están ante su última oportunidad en muchos años de aprobar algo tan ambicioso.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad