Menú

La última cruzada woke: eliminar la palabra obesidad

La Universidad de Illinois asegura que el estigma de estar gordo deriva del racismo y pide usar la expresión "personas con cuerpos más grandes".

La Universidad de Illinois asegura que el estigma de estar gordo deriva del racismo y pide usar la expresión "personas con cuerpos más grandes".
Cordon Press

La cruzada progresista basada en los dogmas woke tiene un nuevo enemigo a batir: la gordofobia. Consideran que "el enfoque en el tamaño del cuerpo" es una consecuencia derivada del "racismo" y, por ese motivo, piden que desaparezca la palabra "obesidad" en favor de la expresión "personas con cuerpos más grandes".

La facultad de Salud Pública de la Universidad de Illinois en Chicago ha publicado un informe en el que afirma que "la discriminación por el peso y las actitudes negativas hacia las personas con cuerpos más grandes" han aumentado un 66% en la última década y se trata de una "discriminación tolerada activamente por la sociedad".

La universidad asegura que el menosprecio a los gordos tiene sus orígenes en Charles Darwin y en las teorías científicas "racistas" que "colocaron a los hombres blancos en la parte superior de la civilización y a los negros, en la parte inferior, considerándolos "menos civilizados". La gordura y las diferentes características corporales se usaron para justificar la falta de civilización", afirman.

Del mismo modo, la Universidad también ha asegurado que uno no es responsable de su propio peso y la sociedad debería recordarlo: "Cuando pedimos a la gente que pierda peso, les echamos la culpa. Hacemos de la salud y el peso una responsabilidad personal, cuando muchas veces es el resultado de factores genéticos o ambientales incontrolables".

Cómo identificar gordofóbicos

Para que la sociedad consiga eliminar la "estigmatización cultural de la obesidad", la universidad realiza estas recomendaciones: "Aprecie que los cuerpos vienen en diferentes formas y tamaños, y que las personas gordas pueden ser tan saludables como las personas delgadas". También señala que los responsables de la Salud Pública deben "crear entornos para que cada persona prospere en cualquier cuerpo en el que viva".

El siguiente paso es identificar y denunciar a cualquiera que no comparta dichos postulados para acusarle de "gordofóbico". Para ello, la Universidad ofrece una guía práctica de cómo detectar "gordofóbicos" en en el campus. Una pista: "¿Tiene equipos o sillas que sean cómodas para personas con cuerpos más grandes?"

Por último, hace una recomendación a los delgados: "Si vives en un cuerpo delgado, considera los privilegios que esto trae. Tenga en cuenta la interseccionalidad y cómo otras identidades, como la raza y la capacidad, pueden desempeñar un papel en la opresión de los cuerpos. ¿Cómo puedes ser un mejor defensor de las personas en cuerpos oprimidos?"

Todos hablan de gordofobia

En las últimos días varias universidades de EEUU han organizado eventos sobre la gordofobia. Según Fox News, la Universidad de Texas en Galveston organizó una conferencia la semana pasada sobre "La gordofobia como misoginia: estigma de género, raza y peso". La profesora de la Universidad de California, Sabrina Strings, abordó "la grasa estigma" y la "centralidad de la esclavitud y la ciencia racial en su perpetuación en todo el mundo occidental". Strings dio la misma charla en la Universidad de Boston y en el Dickinson College en Pensilvania.

También la semana pasada, el Amherst College en Massachusetts organizó un evento titulado "Eliminando la gordofobia: aprendiendo a amar tu cuerpo". Y en febrero, el Claremont McKenna College (California) organizó una conferencia titulada "Gordofobia y capitalismo", a cargo de Ragen Chastain, quien se describe a sí mismo como "fathlete".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios