Menú

Ron DeSantis destroza la retórica progre enviando 50 inmigrantes ilegales al Sotogrande de EEUU

La vida en la isla de Martha’s Vineyard, donde veranean los Obama y los Clinton además de muchos ricos y famosos, ha vivido una crisis esta semana.

La vida en la isla de Martha’s Vineyard, donde veranean los Obama y los Clinton además de muchos ricos y famosos, ha vivido una crisis esta semana.
La súper mansión que se han comprado los Obama en Martha's Vineyard

Martha’s Vineyard ha sido uno de los destinos preferidos de los ricos y famosos estadounidenses desde hace décadas. Esta isla, situada en la costa de Massachussets, ha visto residir desde miembros de la familia Kennedy (la isla Chappaquiddick donde Ted Kennedy dejó morir a Mary Jo Kopechne está pegada a Vineyard) y otros políticos, músicos como James Taylor o Carly Simon, escritores como Richard Patterson, presentadores como Larry Davis, actores como James Cagney o Patricia Neal y es hoy residencia habitual o temporal de buena parte de la jet set estadounidense. Por supuesto, es esencialmente demócrata y repleta de carteles de este tipo, apuntándose a todas las modas ideológicas que la izquierda apoya ahora mismo:

Apuntándose a la línea de los gobernadores de Texas y Arizona de enviar inmigrantes, con su consentimiento, a ciudades declaradas "santuario" como Chicago, Washington DC y Nueva York, Ron DeSantis prometió trasladar a los que recibiera, que en el caso de Florida suelen llegar por avión pagado por el Gobierno federal desde los estados fronterizos, a estados que voten a políticos demócratas. Y su última jugada ha sido enviarlos a Martha’s Vineyard, donde los Obama tienen una mansión de 12 millones de dólares, en lo que los medios norteamericanos y los políticos demócratas, perdonen la redundancia, han calificado de "truco publicitario".

El efecto ha sido espectacular. No han tardado ni 48 horas en echarlos de allí, todo ello acompañado de un volumen de periodistas de medios nacionales que ningún estado fronterizo ha visto desde que Joe Biden accedió a la presidencia y abrió las puertas de la frontera con México. Hillary Clinton lo ha calificado de "literalmente tráfico de personas", Elizabeth Warren lo ha calificado de "repulsivo y cruel" y hay quien lo ha llegado a comparar con el Holocausto. Se ha llamado a la Guardia Nacional, que he enviado más de 100 personas para tratar el problema. Incluso la Casa Blanca ha asegurado que ha movilizado al FEMA (la agencia federal para desastres y emergencias) para tratar con el problema. Por 50 inmigrantes en un enclave veraniego de ricos y famosos muy de izquierdas y muy comprometidos por la causa.

En resumen, un uso ejemplar de las Reglas para radicales que Saul Alinsky, un autor especialmente admirado y utilizado por Obama, codificó para uso por parte de la izquierda, entre las cuales se encuentran "obliga al enemigo a vivir según sus propias reglas", "el rídiculo es el arma más poderosa" o "una buena táctica es aquella que los tuyos disfrutan". Según ha informado el propietario de un medio digital local del estado, los grupos de Facebook de residentes en la isla han echado humo esta semana, no sólo de acusaciones a DeSantis, sino también de quejas cruzadas sobre por qué el vecino no ha prestado su mansión para alojarlos. La hipocresía de la gente bien norteamericana ha quedado expuesta.

Los estados o ciudades "santuario" son aquellas que se han comprometido a impedir que sus funcionarios colaboren con las autoridades federales de inmigración, para así dificultar su posible deportación. Exceptuando California, rara vez sufren con intensidad los efectos de la inmigración ilegal.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador