Menú

Las claves de la cumbre de la OTAN: Yihadismo, Ucrania y el gasto militar

Temas como el futuro de la operaciones en Afganistán o la colaboración en materia de Defensa pasan a un segundo plano.

10
Temas como el futuro de la operaciones en Afganistán o la colaboración en materia de Defensa pasan a un segundo plano.
Rajoy, junto al secretario general de la OTAN y el primer ministro británico a su llegada a la Cumbre | Moncloa

La ciudad británica de Cardiff será el escenario el fin de semana del 4-5 de septiembre de una nueva cumbre de la Alianza Atlántica. Pese a que inicialmente estaba previsto que los temas principales de la cumbre fueran el futuro de la operaciones de la OTAN en Afganistán, la colaboración entre aliados en industria de Defensa (Smart Defense) o los últimos detalles sobre la configuración de la Fuerzas de Reacción Rápida, los acontecimientos han hecho que algunos puntos de la agenda se tenga que modificar.

La inversión mínima en materia de Defensa de los aliados seguirá siendo un punto de vital importancia en las reuniones, puesto todos son conscientes de que una alianza es tan fuerte como su socio más vulnerable; pero los acontecimientos en Ucrania y el fuerte impulso del yihadismo en Oriente Medio y África pasarán a ser dos temas estrella no previstos inicialmente.

- Inversión mínima en Defensa. El Gobierno de Estados Unidos lleva años solicitando a sus socios de la Alianza Atlántica que aumenten su inversión en Defensa. En primer lugar, porque de la preparación y fortaleza militar de todos los aliados depende la fortaleza de todo el conjunto. En segundo lugar, porque desde Washington llevan años reivindicando a los socios de la OTAN que tomen mucho más protagonismo en las misiones internacionales, ya que el peso mayoritario en las intervenciones militares lo suelen llevar los norteamericanos.

Una de los asuntos pendientes con los que el actual secretario general de la Alianza, el danés Anders Fogh Rasmussen, quiere cerrar este periodo es con el compromiso de todos los países miembros de invertir al menos el 2 por ciento del PIB en materia de Defensa, algo que ahora apenas cumplen Estados Unidos y Polonia entre los países más grandes. Fuentes de la OTAN consultadas por Libertad Digital señalaron que desde el organismo multinacional confían en las responsabilidad de cada socio pero son conscientes de que la actual crisis económica dificulta enormemente que se puede alcanzar el objetivo de ese 2 por ciento en los próximos años.

- Envío de tropas a Europa del Este. No era un tema en la agenda antes de la crisis desatada en Ucrania, pero la decisión de Rusia de anexionarse Crimea y otorgarse la potestad de poder intervenir militarmente en países donde considere que las minorías rusas están siendo maltratadas ha puesto en alerta a antiguas repúblicas soviéticas con minorías rusas importantes, como es el caso de Lituania, Estonia y Letonia. Pese a la petición de algunos socios, está descartado que la OTAN abra bases propias en Europa del Este.

Lo que sí parece más que seguro es que los socios de la Alianza decidan incrementar su presencia militar en algunas de las bases compartidas en el Este. Así será el caso de la que Polonia comparte con el resto de socios en Szczecin, junto a la frontera con Alemania. Además, la OTAN buscará la creación de un sistema ágil que le permita enviar tropas de un sitio a otro de forma rápida para reaccionar eficazmente ante cualquier situación que lo requiera.

El Ministerio de Defensa ha ofrecido para posibles misiones de despliegue en el Este cuatro cazabombaderos Eurofighter (para tareas de policía aérea en el Báltico, sin renunciar al turno de 2016), un batallón mecanizado de 500 efectivos, aviones de reabastecimiento en vuelo, una fragata F-100, aviones de inteligencia y un Buque de Acción Marítima (BAM).

- Yihadismo en Oriente Medio y África. El Gobierno español tiene claro que hay que ser solidario con los socios de Europa del Este y el nuevo escenario que se acaba de abrir, pero considera que más allá de situaciones puramente coyunturales, las amenazas más latentes que llegarán en un futuro a buena parte de los países de la Alianza Atlántica no vendrán desde esta zona del mapa, sino desde Oriente Medio y África, regiones en las que los movimientos yihadistas han tomado un fuerte impulso en los últimos años, como demuestra la fortaleza del ISIS y su Estado Islámico en Siria e Irak o las milicias de Boko Haram en Nigeria, entre otros.

Las fuentes consultadas dieron por hecho que durante esta cumbre se aprobarán la puesta en marcha, otra cosa son los meses que se tarden en hacerlas efectivas, de varias misiones 'Capacity building', cuyo objetivo será la formación militar de las Fuerzas Armadas de los países de África u Oriente Medio más cercanos a las áreas donde el yihadismo está tomando un importante protagonismo, con el objetivo de que los ejércitos de estos países estén preparados antes posibles expansiones territoriales del islam más radical y violento.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios