Menú

Tensión entre Francia e Israel por la presencia de Netanyahu en la manifestación

Netanyahu decidió acudir porque dos rivales políticos suyos sí se habían sumado. Entonces Hollande invitó a Abu Mazen.

LD/Agencias
116

Francia pidió al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que no participara en la multitudinaria manifestación de París contra el terrorismo porque su presencia podría desviar la atención hacia el conflicto palestino-israelí, informa hoy el principal diario de Israel.

La disputa diplomática entre ambos países se originó el sábado a raíz de una petición de Netanyahu para participar en la manifestación, y en la consecuente respuesta del Elíseo de que preferían que no fuera así por "motivos de seguridad", dijeron fuentes de la presidencia francesa al diario Yediot Aharonot. De la misma manera, Hollande también decidió excluir al líder palestino Abu Mazen.

El dirigente israelí, que el sábado por la noche anunció que no viajaría porque era imposible coordinar la seguridad en tan corto espacio de tiempo, se arrepintió poco después de conocer esa misma noche que sus rivales políticos, los ministros de Exteriores, Avigdor Lieberman, y de Economía, Naftalí Bennet, iban a hacerlo. El enfado del Elíseo fue tal que el Gobierno francés decidió entonces invitar también a Abu Mazen y colocarlo en un lugar privilegiado en la marcha.

En una curiosa imagen que no pasó desapercibida a los principales medios internacionales, Netanyahu y Abás se situaron en primera línea de la marcha a ambos lados de Holland, de quien sólo les separaba el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, y la canciller de Alemania, Angela Merkel.

El diario destaca que el primer ministro se coló en el primer autobús de dirigentes que salió del Elíseo hacia la manifestación, y que durante la marcha pasó de la segunda fila a la primera aprovechando un apretón de manos con el presidente de Mali, país que ni siquiera tiene relaciones diplomáticas con Israel.

Pero este no ha sido el único motivo de polémica entre el gobierno francés y el israelí. Según el diario, la Presidencia francesa estaba indignada con el primer ministro israelí por su llamamiento el viernes a los judíos franceses para que emigrasen a Israel, interpretada por el Elíseo como una crítica a la capacidad y voluntad de Francia de proteger a esa minoría.

La oficina del primer ministro israelí aseguró que no es consciente de la indignación francesa y que Netanyahu fue recibido con calidez.

El viaje del primer ministro y de otros políticos derechistas ha sido motivo de duras críticas en Israel, donde algunos comentaristas les han acusado de aprovechar el dolor de las víctimas para hacer campaña electoral.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios