Menú

Viaje sorpresa de Rajoy a Atenas para escenificar su rechazo al Podemos griego

Se traslada a Grecia para defender su continuidad en el euro y la "estabilidad" que representa el Gobierno de Samarás, del PP europeo.

La estabilidad frente al caos. En el Gobierno se hace esta simple comparación para referirse al complejo escenario político en Grecia, que a finales de enero vive unas elecciones cruciales para su futuro. Y Mariano Rajoy, que siempre ha intentado jugar a la imparcialidad ante los comicios de países del entorno, no ha dudado esta vez en situarse claramente al lado de Antonis Samarás, actual primer ministro y miembro de la familia del PP europeo. "Ha sido valiente" y "le deseo la mejor de las suertes", dijo sobre él hace escasamente unos días.

Si bien, el presidente no se quedará únicamente en las palabras. El domingo, en la gran manifestación celebrada en París contra el terrorismo, Samarás invitó a Rajoy a la capital griega para que le escenificara su apoyo, y el mandatario español decidió involucrarse. Y, de inmediato, los equipos de ambos gabinete buscaron una fecha que fuera lo antes posible, toda vez los comicios se celebran el próximo día 25.

Así, el presidente se traslada este martes por la noche a Atenas para mantener mañana miércoles una reunión de trabajo con su homólogo, comparecer en rueda de prensa y ya después protagonizar un almuerzo sin cámaras. Desde la Moncloa reconocían a última hora del lunes que el viaje, fuera de agenda, aún estaba por perfilar. Pero la idea cardinal del mismo está clara: Rajoy quiere dar su total espaldarazo aSamarás frente a Syriza, el denominado Podemos griego.

Según las fuentes consultadas, el jefe del Ejecutivo planteará dos ideas claras en su desplazamiento. Las dos íntimamente relacionadas. La primera, que España no está de acuerdo con un sector del Gobierno de Angela Merkel sobre la posibilidad de que Grecia pueda abandonar el euro: "estoy absolutamente convencido de que el euro es un proyecto irreversible", afirmó Rajoy en su última comparecencia pública. "Ni Grecia ni ningún otro país que esté en la zona euro va a abandonarlo nunca", sentenció entonces y reiterará, si le preguntan, en Atenas.

Aunque, partiendo de esta máxima, el Ejecutivo admite que la irrupción de Syriza provocaría una enorme inestabilidad en el país y en el conjunto de la Unión. Y de ahí que Rajoy no quiera disimular su respaldo a Samarás con un acto a pocos días de los comicios. "Los griegos han de tener muy claro que con su voto pueden votar estabilidad y reformas o incertidumbre", según el resumen de un miembro del Ejecutivo español.

Pese a que Rajoy afirmó públicamente que no teme un efecto contagio -"cada país tiene su propia realidad", según sus palabras-, en Moncloa están muy pendientes de lo que vaya a ocurrir en Grecia en las elecciones. Y, en privado, afirman que los riesgos de Podemos y Syriza son básicamente los mismos. Así, en el retiro de Toledo que celebró con la cúpula del PP, el presidente ordenó vincular tanto a Podemos como al PSOE con la inestabilidad. "Hay que evitar que todo lo conseguido se tire por la borda", en voz de María Dolores de Cospedal este mismo lunes.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso