Menú

Enfrentamientos en las calles de París durante la manifestación del 1 de mayo

La manifestación del Primero de Mayo en París ha derivado, como temían las autoridades, en enfrentamientos entre radicales y fuerzas del orden.

LD/Agencias
0
Enfrentamientos entre la Policía y manifestantes en París | EFE

Al menos 165 personas han sido detenidas en el marco de los choques que se han producido este miércoles entre policías y manifestantes en las protestas que sindicatos y chalecos amarillos habían convocado para este 1 de mayo en París.

Miles de personas han marchado por la capital francesa en un ambiente festivo hasta que han llegado a la altura de Montparnasse. En el restaurante La Rotonde, donde Emmanuel Macron celebró su victoria en las elecciones presidenciales de 2017, han estallado los enfrentamientos.

Un grupo de manifestantes que, según el diario galo Le Figaro, pertenecerían al Bloque Negro de los anticapitalistas franceses han lanzado objetos a la Policía, que ha respondido con gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y balas de goma.

El secretario general de la CGT, Philippe Martinez, ha denunciado la infiltración de estos encapuchados de negro en las manifestaciones del Día del Trabajo. Los disturbios han sido de tal magnitud que el líder sindical, que ha sido alcanzado por un bote de gas lacrimógeno, ha tenido que cancelar su comparecencia y abandonar el lugar.

Las autoridades galas ya habían advertido de que unos 2.000 miembros de los Bloques Negros, tanto franceses como del resto de Europa, podrían irrumpir en las tradicionales marchas sindicales del 1 de mayo.

Según datos recopilados por la Prefectura de Policía hasta media tarde, las fuerzas del orden han detenido a 249 personas, de las que 148 han quedado bajo custodia. Esos arrestos se produjeron en los más de 12.500 controles de identidad realizados por toda la ciudad para intentar prevenir la llegada de manifestantes violentos.

La líder ultraderechista Marine Le Pen, que ha aprovechado la jornada para rendir homenaje a Juana de Arco, ha acusado al Gobierno de "hacer todo lo posible para que los manifestantes de extrema izquierda sigan deteriorando" la situación de seguridad.

Fuera de la capital hubo también algunos altercados en la ciudad de Besançon (unos 200-300 "chalecos amarillos" intentaron entrar en una comisaría) o en Toulouse, horas después de las manifestaciones que reunieron allí entre 5.000 personas, según la policía, y 20.000, de acuerdo con los participantes.

Las movilizaciones se han producido días después de que Macron anunciara una rebaja fiscal de 5.000 millones de euros como parte del "plan nacional" que prometió para dar respuesta al descontento social que han puesto de relieve los chalecos amarillos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation