Menú

Corea del Norte destruye la oficina de enlace intercoreana situada en su territorio

Corea del Norte rechaza los intentos del Sur por dialogar y reenviará tropas a zonas fronterizas que habían sido desmilitarizadas.

0
Corea del Norte rechaza los intentos del Sur por dialogar y reenviará tropas a zonas fronterizas que habían sido desmilitarizadas.

Corea del Norte rechaza públicamente los intentos del Corea del Sur por dialogar y anuncia que reenviará tropas a zonas fronterizas que habían sido desmilitarizadas tras un acuerdo entre ambos vecinos firmado en 2018.

En un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias KCNA tan solo un día después de que Pionyang destruyera la oficina de enlace intercoreana, Kim Yo-jong, hermana del líder Kim Jong-un, aseguró que el régimen rechaza el envío de delegados sureños al Norte para dialogar.

Kim Yo-jong, asegura la nota, "hizo saber nuestra postura de que rechazamos de plano la propuesta siniestra y sin tacto".

En otro comentario publicado también por KCNA, la propia Kim calificó de "repugnante" un discurso pronunciado el lunes por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, con motivo del 20 aniversario de la primera cumbre intercoreana y en el que instó al Norte a no dar marcha atrás en el acercamiento.

Kim consideró que la alocución no incluía disculpas por el envío de panfletos de propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur, motivo por el cual Pionyang asegura haber optado por retomar una actitud beligerante con Seúl.

Estas palabras de Kim así como los planes de remilitarización de la frontera que el Estado Mayor norcoreano también comunicó hoy a través de KCNA, subrayan la intención de Pionyang de no querer desactivar tensiones.

La cúpula militar norcoreana confirmó hoy que enviará contingentes al entorno de la ciudad de Kaesong (suroeste) y el Monte Kumgang (sureste), junto a la frontera que separa ambos países.

Ambas zonas, símbolos de una cooperación norcoreana hoy inexistente, quedaron desmilitarizadas con base en un acuerdo que firmaron las dos Coreas en la cumbre de Pionyang de septiembre de 2018.

El Norte también aseguró que rehabilitará puestos de guardia fronterizos y que reiniciará "todo tipo de ejercicios militares" junto a la divisoria.

Los analistas consideran que el régimen ha encontrado en el envío de globos con propaganda una excusa para endurecer una estrategia de presión originada en la fracasada cumbre sobre desnuclearización de Hanói de febrero de 2019.

Horas después, Pionyang también confirmó en sus medios de propaganda la destrucción del edificio como parte de su decisión de "interrumpir todas las líneas de comunicación" entre ambos países.

Una oficina simbólica

Habilitada con un coste para el Sur de casi 9 millones de dólares (7,9 millones de euros) a finales de 2018 en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, la oficina supuso uno de los hitos del acercamiento diplomático emprendido ese año por ambos vecinos, técnicamente aún en guerra.

La apertura de esta instalación se acordó en la cumbre que en septiembre de aquel año mantuvieron en Pionyang el presidente sureño Moon Jae-in y Kim Jong-un, que se reunieron tres veces en 2018, todo un logro teniendo en cuenta que en los 73 años anteriores los líderes de las dos Coreas solo se habían visto en dos ocasiones.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios