Menú

La izquierda en el Parlamento Europeo rechaza condenar el asesinato de una estudiante cristiana en Nigeria

Sin embargo, la Eurocámara sí ha votado por una abrumadora mayoría pronunciarse sobre la muerte de una periodista palestina.

Sin embargo, la Eurocámara sí ha votado por una abrumadora mayoría pronunciarse sobre la muerte de una periodista palestina.
Una imagen del Parlamento Europeo. | Cordon Press

Deborah Samuel era una estudiante de una escuela de la región de Sokoto, en el norte de Nigeria. La pasada semana su nombre saltó a los medios de todo el mundo por la peor de las razones: había sido asesinada.

Los detalles del crimen y la aparente motivación han hecho que el caso haya tenido un impacto global: Deborah fue asesinada por sus propios compañeros del colegio, que la golpearon hasta la muerte y luego la quemaron por unos comentarios en un grupo de WhatsApp que calificaron de blasfemos.

Sin embargo, lo trágico del caso y su evidente relevancia no han sido suficientes para convencer a la mayoría de los grupos de izquierda del Parlamento Europeo para ni tan siquiera admitir la propuesta de debatir una posible condena de los hechos.

En la misma sesión, en cambio, sí se ha alcanzado una amplísima mayoría para debatir sobre la muerte de la periodista palestina Shireen Abu Aqla, fallecida en un tiroteo entre terroristas palestinos y soldados israelíes.

La mayoría de los votos en contra, de la izquierda

La propuesta para tratar en el Parlamento Europeo el asesinato de Deborah Samuel, que había sido presentada por el grupo Identidad y Democracia, del que forman parte partidos como la Liga italiana, la alemana AFD y la formación de Le Pen en Francia, ha sido rechazada por 244 votos en contra, sólo 231 a favor y 19 abstenciones.

La gran mayoría de los votos en contra han venido de los grupos de izquierda, tanto de Los Verdes como de los Socialdemócratas –en el que se engloban los parlamentarios del PSOE– y de La Izquierda, que es en el que se engloban los diputados españoles de Bildu, IU y Podemos.

Más llamativo es el voto en contra de la mayor parte de los eurodiputados del grupo Renovar Europa, del que forman parte los miembros de Ciudadanos. De hecho, Javier Bauzá, Maite Pagaza, Luis Garicano, Javier Nart, Soraya Rodríguez Ramos y Susana Solís votaron en contra, tal y como hizo también la peneuvista Izaskun Bilbao. Por su parte, Jordi Cañas se abstuvo.

Los apoyos, desde la derecha

Del mismo modo, casi todos los eurodiputados que votaron a favor pertenecían a los grupos de derechas del parlamento, el ya mencionado Identidad y Democracia, los Populares en los que están englobados los europarlamentarios del PP y también los Conservadores y Reformistas Europeos en los que están los de Vox.

Eso sí, al menos según el listado provisional recogido en el acta de las votaciones del Parlamento Europeo dos de los cuatro diputados de Vox no han participado en la votación: Hermann Tertsch y Jorge Buxadé.

Nigeriana no, palestina sí

Se da la circunstancia de que en la misma sesión del Parlamento Europeo sí se ha admitido a debate el caso de la periodista palestina Shireen Abu Aqla, fallecida la pasada semana en Israel al ser alcanzada por una bala durante unos disturbios entre terroristas palestinos y militares israelíes.

En un principio el Ejército israelí, que ha prometido una investigación de los hechos, ha negado que sus soldados fuesen los responsables del fallecimiento y, desde luego, han negado que tal y como aseguran los palestinos se tratase de un "asesinato a sangre fría".

En cualquier caso, llama poderosamente la atención que la Eurocámara se haya negado a pronunciarse sobre un clarísimo y estremecedor crimen de odio pero, al mismo tiempo, si se interesan por una muerte, muy desgraciada, pero que como máximo obedece a unas circunstancias desgraciadas, pero fortuitas.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios