Menú

¿De qué se va a hablar en la Cumbre de la OTAN?: Rusia y China y el apoyo militar a Ucrania

Los países aliados deberán pactar también el aumento del despliegue militar en la Europa del Este, su muro de disuasión frente a un ataque ruso.

Los países aliados deberán pactar también el aumento del despliegue militar en la Europa del Este, su muro de disuasión frente a un ataque ruso.
Vladimir Putin y Xi Jinping. | Cordon Press

Madrid es el escenario durante esta semana de la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN. Un encuentro que se ha convertido en los últimos meses en un evento de primera magnitud internacional después de que Rusia invadiese Ucrania el pasado mes de febrero y pusiese el status quo internacional patas arriba, forzando una situación que recuerda a tiempos pasados, a la época de la Guerra Fría.

Es por ello que finamente a la capital de España no sólo van a acudir los dirigentes de los países de la OTAN, sino que van a estar representados también buena parte de los aliados internacionales de esta organización supranacional. Una quincena de países de Europa (miembros de la Unión Europea y de los bordes exteriores continentales), Oriente Medio, Asia-Pacífico y África que comparten inquietudes geoestratégicas con los miembros de la Alianza Atlántica.

Serán varios los temas claves que se van a tratar durante estos días. Por un lado, las amenazas para la estabilidad internacional que suponen países como Rusia y China, así como el apoyo que se debe brindar a Ucrania ante el ataque a su integridad territorial desde Moscú. Por el otro, el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, es decir, la hoja de ruta que afrontará esta organización política y militar durante la próxima década.

La invasión rusa de Ucrania no ha hecho sino confirmar que Moscú sigue siendo una amenaza para los intereses occidentales. Algo que ya dejó patente con la primera agresión territorial a Ucrania en 2014, cuando se anexionó unilateralmente la península de Crimea y patrocinó un levantamiento armado en el Donbás (las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk) enviando mercenarios y equipamiento militar.

Rusia generó el pánico en buena parte de Europa del Este con esa agresión a Ucrania de 2014, que aumento exponencialmente cuando aprobó en su Parlamento una doctrina que le permite intervenir militarmente en cualquier país en el que exista una minoría rusa que ellos consideren que está en peligro, algo que afecta directamente, sobre todo, a países como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.

Los países aliados tienen que afrontar el fortalecimiento de su presencia militar en la Europa del Este, aumentar el despliegue militar en unos países que sienten que Rusia pone en cuestión cada día su propia supervivencia, además de acordar y dar pasos definitivos en el armamento militar que se está enviando a Ucrania para fortalecer la resistencia de Kiev y tratar de conseguir que recupere parte o todo el terreno perdido desde el inicio de la invasión.

Para tratar esta amenaza están también en la Cumbre países como Suecia y Finlandia, que aspiran a entrar en la OTAN desde que vieron como Rusia atacaba Ucrania el pasado mes de febrero, pero que de momento no consiguen levantar el veto impuesto por Turquía. Otro reto que los países pelearán por desenredar durante estos próximos días.

También estarán, además de la propia Ucrania, otros países seriamente amenazados por Rusia, como es el caso de Georgia - Moscú mantiene dos repúblicas fantasma en su territorio- o Bosnia-Herzegovina, que el Kremlin amenaza con desestabilizar dando apoyo a las ansias independentistas de la parte autónoma serbia -la república de Srpska- que hay en su interior y que busca desde los años noventa la anexión a Belgrado.

China es la otra gran amenaza que quiere tratar la OTAN, aunque no está claro que para referirse a sus ansias expansionistas se vaya a usar el término 'amenaza', cosas de la política de alto nivel. Preocupa su injerencia en buena parte de Asia, la extensión de su influencia en África y América de Sur y, sobre todo, la amenaza constante sobre Taiwán, a quien no reconoce como país y a quien quiere anexionarse desde hace décadas.

China está centrada en alcanzar el "doble sueño chino" que expuso Xi Jinping ante el plenario del Partido Comunista chino cuando fue nombrado presidente en 2013. Consistía en ser para 2021, coincidiendo con el centenario del PCCh, la primera potencia económica mundial. Y ser la primera potencia militar del mundo para 2045, para el centenario de la llegada de Mao Zedong al poder. El primer reto no lo ha conseguido, aunque está cerca. Para el segundo trabajan a marchar forzadas incrementando año a año su presupuesto militar.

La amenaza de China y su particular forzar de actuar en el escenario internacional es lo que ha provocado que los mandatarios de países como Japón, Corea del Sur, Australia o Nueva Zelanda también estén desplazando ya rumbo a Madrid. Quieren fijar una posición conjunta con la OTAN para afrontar un expansionismo chino que cada vez causa más temor en sus países vecinos y en buena parte de Occidente.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador