Menú

La OTAN cierra la Cumbre de Madrid sin acuerdo tangible sobre el envío de más militares al Este

Todos los países están de acuerdo en aumentar los efectivos, pero no hay unanimidad en cuántos efectivos y si deben desplegarse de forma permanente.

Todos los países están de acuerdo en aumentar los efectivos, pero no hay unanimidad en cuántos efectivos y si deben desplegarse de forma permanente.
Vista general de la segunda jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid | EFE

La invasión rusa de Ucrania ha obligado a los países de la OTAN a reformar sobre la marcha el despliegue defensivo que tienen en la Europa del Este por la amenaza que para la soberanía de los socios de esta zona europea suponen las ansias expansionistas del Kremlin. Un sistema defensivo aliado que se puso en marcha tras la primera agresión rusa a territorio ucraniano en el año 2014, entonces circunscrita a Crimea y el Donbás.

La reestructuración y aumento del despliegue aliado en el Este de Europa era uno de los hitos que tenían que salir adelante en la Cumbre de Madrid, junto a la aprobación, por ejemplo, del nuevo Concepto Estratégico. Pero el acuerdo no ha sido posible, debido a que había amplias diferencias en torno al número de efectivos extra a desplegar ni sobre si los mismos deben ser enviados de forma permanente o transitoria.

Fuentes diplomáticas consultadas por Libertad Digital han explicado que durante las jornadas de trabajo todos los países coincidieron en la necesidad de reforzar el despliegue aliado en la Europa del Este, es decir, dotar de mayor fortaleza el denominado muro anti-Rusia de la OTAN, pero que fue imposible alcanzar un acuerdo por unanimidad, por lo que algunos países, como Estados Unidos, decidieron anunciar de forma unilateral sus nuevos despliegues.

La posición más extrema fue mantenida por las tres pequeñas repúblicas bálticas (Lituania, Letonia y Estonia), para los que la amenaza rusa pone en peligro su propia existencia –no en vano, fueron parte de la antigua Unión Soviética y tienen entre su población importantes minorías rusas- que reivindicaban un fuerte aumento permanente del número de efectivos de los batallones multinacionales que actualmente están desplegados en sus países.

Muchos de los países aliados consideraron excesiva los números puestos encima de la mesa por los bálticos, porque supone un esfuerzo excesivo para la actual situación de sus fuerzas armadas, que en la mayoría de los casos también tienen otros despliegues exteriores incluso fuera de Europa, y abogaban por que esos aumentos de efectivos fueran menor y, en algunos casos, que no fueran permanentes, sino en función de las circunstancias.

Finalmente, la decisión de cómo se refuerza el despliegue en la Europa del Este se producirá en una Reunión de Generación de Fuerzas, convocada por el Comandante Supremo Aliado en Europa, el general estadounidenses Tod D. Wolters, en la que los países propondrán qué es lo que pueden aportar para el refuerzo del despliegue y los técnicos de la organización valoran si esas capacidades son necesarias y en qué país son más beneficio para la defensa colectiva.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador