Menú

Dimite el primer ministro de Portugal, António Costa, envuelto en un caso de corrupción en negocios de litio e hidrógeno

Antonio Costa señala que va a colaborar con la Justicia en todo lo que entienda necesario para averiguar toda la verdad.

Antonio Costa señala que va a colaborar con la Justicia en todo lo que entienda necesario para averiguar toda la verdad.
Antonio Costa, exprimer ministro de Portugal. | EFE

El primer ministro de Portugal, António Costa, ha dimitido este martes por la investigación en su contra por presunta prevaricación, corrupción activa y pasiva, y tráfico de influencias en negocios de litio e hidrógeno, aunque el oropio Costa ha asegurado que no ha cometido ningún acto ilícito.

"En estas circunstancias, obviamente, presenté mi dimisión a su excelencia el presidente de la República", ha afirmado el socialista en una intervención televisada, en la que ha señalado que el cargo de primer ministro no es compatible con la "sospecha de la práctica de cualquier acto criminal".

"Fui hoy sorprendido de que ya se ha instaurado contra mí una causa criminal, obviamente estoy totalmente disponible para colaborar con la Justicia en todo lo que entienda necesario para apurar toda la verdad sea de la materia que sea", ha dicho Costa antes de anunciar que había presentado su dimisión al presidente, Marcelo Rebelo de Sousa.

Investigación de la Fiscalía

La Fiscalía de Portugal ha lanzado este martes una batería de operaciones por presuntos delitos de prevaricación y corrupción vinculados al sector del litio y el hidrógeno verde, dentro de una macro investigación en la que se examina el papel del primer ministro, António Costa, y de otros miembros del Gobierno y que se ha saldado ya con la detención del jefe de gabinete del líder socialista.

Los registros han arrancado a primera hora de la mañana en más de 40 lugares, entre los que han figurado el Ministerio de Medio Ambiente y Acción Climática y el de Infraestructuras. Los agentes de la Policía también han registrado la residencia oficial del primer ministro, para examinar en concreto el despacho de su jefe de gabinete, Vítor Escária.

Como telón de fondo, las concesiones para la explotación de yacimientos de litio en Boticas y Montalegre, en el norte de Portugal, así como un proyecto para producir energía con hidrógeno y otro para la construcción de un centro de datos en la zona de Sines, situada en el sur, según la Fiscalía, que examina en concreto hechos susceptibles de constituir delitos de prevaricación, corrupción activa, corrupción pasiva y tráfico de influencias.

Escária ha sido detenido en esta primera fase, que se ha saldado igualmente con el arresto del alcalde de Sines, el socialista Nuno Mascarenhas, y del empresario Diogo Lacerda Machado, amigo íntimo de Costa y al que el Gobierno encomendó proyectos clave como la privatización de la aerolínea TAP, según recoge el diario luso Publico.

La figura del primer ministro no formará parte de la causa principal, sino que avanzará de forma independiente, con un procedimiento autónomo en el ámbito del Tribunal Supremo de Justicia, ya que "es el foro competente" para examinar a Costa, ha explicado la Fiscalía en su nota.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios