Menú

Engaño esperado en Lima: Unasur respalda a Maduro

El chavismo y Maduro recibieron un espaldarazo en Lima en una reunión de la Unasur con poca sorpresa y muy previsible. De irregularidades, ni palabra.

4
El chavismo y Maduro recibieron un espaldarazo en Lima en una reunión de la Unasur con poca sorpresa y muy previsible. De irregularidades, ni palabra.
Foto de familia de la Unasur, tras su reunión en Lima. | EFE

Cuatro días después de las elecciones en Venezuela, en las que según el Consejo Nacional Electoral (CNE) resultó ganador Nicolás Maduro, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) –aquel organismo creado por y para Chávez– se reunieron en Lima, capital del Perú, para analizar los últimos acontecimientos.

Como suele ocurrir en estos casos, hubo muchas noticias y rumores previos a la reunión celebrada en el Palacio de Gobierno, sede presidencial en Lima. De hecho, en algunos puntos de la capital peruana se concentraron seguidores de Maduro (es decir de Chávez) para apoyar al chavista, mientras que otros grupos se presentaron ante la embajada venezolana para protestar por su presencia en la ciudad.

Estuvieron en Lima los principales presidentes de la región, y con su sola presencia –en especial por la de Cristina Fernández, Evo Morales y el propio Maduro– ya se vislumbraba el resultado de la reunión con una declaración hecha a la medida del presidente electo. En ella, la Unasur insta a respetar los resultados y apoya la decisión de hacer una auditoría al 100% de los votos. Es decir, un claro saludo a la bandera o una clara burla a la democracia de la región.

Críticas en Perú

La convocatoria de esta reunión de urgencia generó las críticas no sólo en las redes sociales, sino también por parte de algunas personalidades peruanas. Antes de iniciarse la reunión, Mario Vargas Llosa –uno de los que apoyó a Humala en las elecciones de 2011 y se presentó como garante de su gobierno– envío un mensaje en el que hacía "una respetuosa exhortación al presidente Ollanta Humala y a sus colegas sudamericanos para que actúen a favor de la democracia y el estado de derecho en ese país" ya que "las graves dudas que existen sobre el resultado oficial del proceso electoral" y "la hostilidad desatada contra la oposición exige a la comunidad internacional poner freno a la deriva autoritaria que parece estar en marcha". Según el Nobel peruano, "el deber de la democracia peruana y de las otras democracias sudamericanas es actuar de manera consecuente con lo que representan".

Por otro lado, el expresidente peruano Alan García, que durante su segundo Gobierno (2006-2011) tuvo algún que otro enfrentamiento con Chávez, dijo que si Humala "escoge ese camino de los 14 años de Hugo Chávez y próximos seis que vienen con Maduro, posiblemente eso sea conducir mal la política exterior del país". Pero aclaró que pierde "la esperanza de que el actual Gobierno mantenga el rumbo y no escuche cantos de sirenas tropicales de esos países que verdaderamente han llevado al fracaso a sus pueblos".

Acerca de la Unasur, García señaló que es "una especie de trampa de compadrazgo que obliga para no quedar mal en minoría o como un presidente aislado sumarse a esos principios. Siempre evité ese tipo de reuniones, porque conducen a la manada, a que nadie quiera salirse de lo que parece ser la tendencia". Agregó que "la tendencia natural de nuestro continente todavía no muy democrático es abusar del poder para la reelección. Hay un grupo que todos conocen cuál es, que abusa del poder, que asalta las instituciones y coacciona a los medios (...) Esa gente dejará países desechos frente a la competitividad del mundo".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios