Menú

Maduro, más agresivo que nunca en el aniversario por la muerte de Chávez

El presidente venezolano hablaba hasta hace poco de paz, pero en la conmemoración por el año de la muerte de Chávez estuvo más agresivo que nunca.

10
El presidente venezolano hablaba hasta hace poco de paz, pero en la conmemoración por el año de la muerte de Chávez estuvo más agresivo que nunca.
Maduro, durante su discurso frente a la tumba de Chávez. | EFE

Este miércoles era un día importante para el chavismo al conmemorarse el primer año de la muerte de Hugo Chávez. Durante la mañana, Nicolás Maduro encabezó los actos que estuvieron, como se esperaba, llenos de frases fastuosas y actos grandilocuentes, todos ellos centrados en su líder fallecido.

En el estrado colocado en el Paseo Los Próceres, en el suroeste de Caracas, el presidente destacó la "lealtad" del pueblo venezolano con Hugo Chávez: "Si alguien preguntara cuál es la característica principal de este año de luchas, qué es lo que ha marcado al pueblo venezolano, es haber demostrado que solo siendo leales al espíritu de Chávez tendrá futuro". Por eso agregó que "se ha roto la maldición histórica de traiciones" al llegar "nuevo tiempo de lealtad, vida y futuro. Sigamos leales a la bandera de la patria, al espíritu inmortal que dio vida a esta patria".

Pero lo que sin duda llamó más la atención fue la particular agresividad que mostró Maduro en esta jornada pese a que pocas horas antes había animado a los chavistas a través de Twitter para que lo acompañara en esta jornada "todo el pueblo a rendirle homenaje en paz y con amor". Además, en los últimos días también mencionó en varias oportunidades la palabra "paz" para buscar acercarse a la oposición, invitación que ésta rechazó. Este miércoles no hubo ni paz, ni amor y fue muy duro con la OEA, con Panamá, con la oposición, con la derecha, y por supuesto con Estados Unidos.

Sobre la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que "ya quedó atrás la historia de golpes de Estado. La OEA, déjenla donde está, en Washington, se ve bien bonita. Fuera la OEA de acá por ahora y para siempre. Nuestro camino es la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Nuestro norte es el sur", en referencia al organismo muy cercano a las ideas bolivarianas. El secretario general de la OEA tampoco se salvó: "Yo a Insulza le digo: quédese quieto, no se meta con quien no lo ha llamado, Venezuela no ha solicitado un debate sobre su situación interna en la OEA".

Por eso, dijo que "hemos pedido que Unasur haga una reunión a solicitud de Venezuela para llevar las pruebas del ataque fascista a que se ha sometido la democracia venezolana". Agregó que "en el momento en que se fije la reunión allí estaremos con todas las pruebas del llamado golpe de Estado". Maduro insistió en varias oportunidades en esta versión oficial de lo ocurrido en las últimas tres semanas pero pese a que la oposición pidió que presentara dichas pruebas, éste nunca lo hizo. Incluso, Henrique Capriles sugirió la posibilidad de que estuviera ocurriendo un autogolpe de Estado en favor de Diosdado Cabello.

Panamá tampoco se salvó de la violencia en el discurso de Maduro y esto por que únicamente se "atrevió" a pedir a la OEA que convocara al Consejo Permanente para discutir la crisis venezolana. En los actos centrados en el Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos de Chávez y en presencia de algunos de sus amigos como Raúl Castro, Daniel Ortega, Evo Morales o el vicepresidente argentino Amado Boudou, el presidente dijo que "un presidente de derecha, que no es digno de su pueblo, está creando condiciones para que la OEA y otros organismos internacionales den un paso de intervención. Se trata del presidente de Panamá. He decidido, frente a la conspiración abierta del canciller, romper relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá".

Además, explicó que "hay maniobras por parte del Gobierno de Estados Unidos en conchupancia con un Gobierno lacayo, de un presidente que ya en los próximos meses se va, de derecha, que no es digno de su pueblo, que ha estado actuando activamente contra Venezuela. Se trata del presidente de Panamá". Por eso, calificó al presidente Ricardo Martinelli de "lacayo rastrero" y le dijo que "no vamos a permitir que nadie se meta impunemente con nuestra patria. Nadie va a conspirar impunemente contra nuestro país para pedir una intervención extranjera ¡Ya basta!"

El presidente de Panamá reaccionó al anuncio de su homólogo venezolano y a través de su cuenta de Twitter señaló que "sorprende la decisión del Gobierno de Venezuela. Panamá sólo anhela que ese hermano país encuentre la paz y fortalezca su democracia". Además, el gobierno panameño emitió un comunicado en el que "expresa su asombro por la decisión" y agrega que rechaza "como inaceptables las ofensas proferidas por el presidente Nicolás Maduro en contra de nuestro país y su más alta autoridad. El lenguaje soez utilizado es impropio del Presidente de un hermano país".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios