Menú

Álvaro Uribe: "Santos quiere negociar con un narcoterrorista la política antidroga"

Entrevista con el expresidente colombiano, que este domingo se enfrenta a las urnas como cabeza de lista del Senado.

0
Entrevista con el expresidente colombiano, que este domingo se enfrenta a las urnas como cabeza de lista del Senado.

Hubo un tiempo en el que todos los políticos envidiaban a Álvaro Uribe y su alergia al fracaso. Durante los años en los que fue presidente de Colombia (2002-2010) gozó de una cifras de popularidad insólitas, culminando su mandato en un 75% de aceptación popular. Una figura política polarizadora, pero reconocida incluso por sus críticos. Tras de sí dejó un país en el que había obrado una transformación casi milagrosa, económicamente pero sobre todo en su perpetuo talón de Aquiles: la seguridad. Con una durísima política contra las FARC, Uribe sacó al país de la lista negra de estados dominados por el narcoterrorismo y logró que se mirara de igual a igual con los primeros de la clase de América Latina.

El que aún hoy es el mandatario más votado de la historia colombiana, podía haberse retirado al pacífico éxodo de los expresidentes, pero casi un lustro después de su despedida vuelve a estar en la primera línea. O lo intenta. No es ningún secreto que ambicionó un tercer mandato, pero la Constitución lo prohibía. Así que cedió su apoyo al que fuera su ministro Juan Manuel de Santos, quien se comprometió a continuar con su legado. Pero las cosas no salieron como esperaba. Hoy Uribe siente la traición precisamente en las líneas de flotación de su herencia: Santos abandonó la línea dura e inició unas negociaciones de paz con las FARC, con el consecuente acercamiento al régimen chavista de Venezuela. Los logros económicos empezaron a desplomarse como un castillo de naipes. Entonces, Álvaro Uribe volvió. Está volviendo.

Este domingo se celebran en Colombia elecciones legislativas, de las que el expresidente es absoluto protagonista. Encabeza la lista del movimiento de Centro Democrático al Senado, con un preclaro horizonte: acabar dominando la cámara y evitar que Santos continúe por la vía del diálogo con los terroristas de las FARC. En una campaña política dominada por la apatía, no ha dejado puerta que tocar ni pueblo que visitar. El expresidente ha protagonizado una gira frenética que es antesala de las presidenciales de mayo, en las que Juan Manuel de Santos se juega la reelección. Uribe planea que este sea el primer asalto, y las cifras parecen acompañarle. En mitad de uno de sus mítines en la región cafetera de Santa Bárbara, el expresidente atendió a las preguntas de Libertad Digital y esRadio, con el atronador sonido de sus fieles seguidores al otro lado del teléfono.

Pregunta: ¿Qué es lo que le ha hecho volver a la arena política? ¿Por qué se ha lanzado a esta carrera de fondo?

Lo que estamos es trabajando con los colombianos. El país en los últimos años se ha sentido un deterioro en la seguridad, un deterioro en la confianza de inversión. Hay un estancamiento en la política social, mucho estancamiento en todos los rincones de la patria colombiana y nos ha obligado en estar en esta batalla, después de ser presidente en dos ocasiones. Ya con este pelo blanco, este corazón de abuelo, pero con toda la fuerza del espíritu pero procurando servir bien a los colombianos.

Ha declarado sentirse muy preocupado por el futuro de Colombia. En síntesis, ¿cuáles serían los principales retos que afronta el país bajo el mandato de Santos?

Siempre hay preocupaciones, por ejemplo nosotros no estamos de acuerdo con que el gobierno Santos traiga a UNASUR a vigilar las elecciones de Colombia porque por la participación de la tiranía de Venezuela en UNASUR, que además ha tomado partido, y por la presencia de la tiranía de Venezuela es un riesgo de que ellos quieran hacer las mismas trampas electorales en Colombia que esa tiranía ha hecho en Venezuela.

¿Lo considera una injerencia de Venezuela en la política colombiana?

El tema es la presencia de la tiranía de Venezuela dentro de UNASUR para este proceso electoral. Es la primera vez que UNASUR viene aquí a hacer una auditoría electoral traída por el gobierno, y nosotros destacamos ahí el gobierno de Venezuela porque es una tiranía además totalmente hostil a lo que son las tesis nuestras del Centro

Democrático y que ha protegido a los grupos terroristas que maltratan a Colombia. Y con esto denuncio a la comunidad internacional que muchas regiones de Colombia han asesinado líderes nuestros recientemente, a un líder nuestro, a tres personas que trabajaban en supermercados, en Buenavista (Córdoba) asesinaron a un líder nuestro. En muchas regiones del país, la presencia del grupo terrorista de las FARC y de estos terroristas ha venido amenazando, intimidando, ciudadanos que nos apoyan a nosotros, y sin embargo la oferta del gobierno es impunidad al grupo terrorista, con lo cual nosotros no estamos de acuerdo.

¿Considera que el alto el fuego de las FARC se ha revelado como una farsa, entonces?

Hace unos días el gobierno sacó en Cuba a un terrorista de la peligrosidad de Pablo Escobar, se llama Fabián Ramírez. Es el terrorista el responsable del asesinato de soldados y policías colombianos por centenares en Patascoy, en Delicias... y es el mayor proveedor de coca del cartel de Sinaloa de México. Y ahora el gobierno se lo lleva a disfrutar de la impunidad y a negociar con él el futuro de la política antidroga. Nosotros no podemos estar de acuerdo con esto que hace el gobierno del presidente Juan Manuel de Santos en Colombia.

Usted ha encabezado el movimiento de los críticos con el proceso de paz iniciado por el actual presidente. ¿Cómo valora la actitud de Santos hacia las FARC?

La actitud del presidente ha sido muy dañina para Colombia. Él se comprometió a continuar la política de seguridad y la ha abandonado. Hace cuatro años lo elegimos con la promesa de que él continuaría esa política y ha hecho todo lo contrario. Nosotros dejamos muy debilitados a estos grupos terroristas y ahora han crecido tres veces más. Nosotros dejamos estos grupos terroristas escondiéndose, el gobierno Santos les ha dado ahora vocería política, es muy grave, en el último mes estos grupos asesinaron dos policías indefensos, vestidos de civil, sin armas, en la localidad de Leiva. Hace 15 días en la comunidad de Barroblanco (Antioquía) asesinaron cinco policías. A la ciudadanía de Arauco, en la frontera con Venezuela, la obligan a pasar a la ciudad venezolana de Lamparo a pagar la extorsión a estos grupos terroristas. Tienen medio país extorsionado. Colombia está en un momento de mucho riesgo por la actitud asumida por el presidente Juan Manuel Santos.

Por eso yo hoy a través de los micrófonos quiero invitar a la ciudadanía colombiana que vive en España a que nos apoye: mi partido es el Centro Democrático, una organización que estamos creando. Yo encabezo la lista al Senado de la República. En los gobiernos que yo presidí, Colombia avanzó en seguridad, en inversión y en política social. Solamente habíamos dejado unas buenas semillas que el presidente Santos ha abandonado. También cometí errores, que humildemente reconozco. Pero el país llevaba una buena tendencia, la tendencia que ahora han olvidado. Entonces nosotros, angustiados por el retroceso del país, estamos construyendo esta alternativa.

Porque el gobierno lo que ha hecho es comprar las mayorías del Congreso con dinero. Hay un fenómeno creciente de corrupción política, de financiación en contratos del Estado, de financiación de campañas, entonces hay un Congreso que no ha denunciado este crecimiento peligrosísimo de la violencia en nuestro país.

Hay más de 300.000 colombianos viviendo en España en estos momentos. ¿Tiene algún mensaje para ellos?

Al agradecer a ustedes esta entrevista, invito a los colombianos a que me acompañen con su voto marcando con su voto, marcando centro Democrático en el tarjetón del Senado, y acompañando a Zoido Nieto para representar a los colombianos del exterior en la Cámara, que es la cámara baja en el Parlamento colombiano. El representante del partido de la U no nos representa, y engaña a los ciudadanos, y dice que nos representa. Como somos un partido en formación no podemos tener directamente candidato a la cámara por el extranjero, estamos apoyando a Zoido Nieto que tiene aval del partido conservador para que sea representante a la Cámara. En la lista del Senado, nosotros tenemos nuestra propia lista de Centro Democrático que la encabezo yo, y ahí aparece manos firmes corazón grande. Si nos pudieran ayudar agradezco enormemente a los colombianos que viven en España que nos ayuden con su voto.

Volviendo a las FARC, el presidente Santos dijo en una entrevista reciente que esperaba ver a los terroristas de las FARC abandonando las armas y ocupando un lugar en el Parlamento. ¿Cómo valora esto, cómo se sentiría usted, cuyo padre fue asesinado por el grupo?

El problema no es el dolor individual. El problema es lo que ha sufrido Colombia, que ha sufrido inmensamente. Estos grupos terroristas, las FARC, llevan 30.000 secuestros en Colombia. El presidente Santos le quedó mal a los electores, porque él se comprometió ante los electores a una política de seguridad. Él reconocía que estos criminales eran terroristas, ahora en la legislación les denomina actores del conflicto, él reconocía que había que apoyar a los soldados y policías de Colombia. El presidente Santos ha creado muchas dudas en los procesos de inversión en Colombia, ha estancado la política social, ha corrompido a parte de la dirigencia política colombiana con dinero. Y eso es muy grave.

¿Y sobre la presencia de las FARC en el Congreso?

Sobre eso, es muy grave la presencia de estos terroristas asesinando y secuestrando colombianos. Que en el gobierno nuestro progresamos sí, que no se había acabado totalmente este conflicto es cierto; que íbamos en el camino de desarticularlo, no se puede negar. ¿Qué ha hecho el presidente Santos?

Le voy a dar una cifra: Cuando terminó nuestro gobierno, entre las dos principales guerrillas terroristas, había 9.200 integrantes, habían bajado de de 35.000 a 9.2000. Hoy hay 25.000. Ese es el resultado del gobierno Santos, qué tragedia. Enseguida dice que los quiere traer al Congreso. Claro, él está abriendo el camino, para que esos bandidos traigan aquí con Castro y el chavismo un sistema como el de Cuba y el de Venezuela. Un sistema al cual nosotros nos oponemos radicalmente. Mire lo que está pasando en Venezuela.

Europa muchas veces no mira lo de Cuba ni lo de Venezuela. En Venezuela la política de odio de clases, de la tiranía de Chávez-Maduro, quebró la empresa privada, arruinó a los trabajadores, el país está hoy desabastecido. Lo único que está lleno son las cárceles, llenas de disidentes venezolanos. Eso es lo que nos quieren traer a Colombia y nosotros nos oponemos. ¿Qué país del mundo permitiría que un grupo que lleva 30.000 secuestros, un grupo que es el mayor proveedor de cocaína del mundo, llegue al Congreso o se convierta en partido político? Si a mi me dicen que hay un joven de las FARC, que ese joven simplemente visitó un uniforme de ese grupo, portó armas, no cometió otro delito y que ese joven venga al Congreso y no vaya a la cárcel en aras de la paz yo lo acepto... pero pensemos en este que acaban de sacar de la selva colombiana y lo llevaron a la impunidad en Cuba: Fabián Ramírez. Es el responsable del asesinato de centenares de policías en Patascoy, las Delicias, Mitú. El mayor proveedor de cocaína del cartel de Sinaloa en México.

Entonces el proceso de paz consiste, según el presidente Santos, en negociar el futuro de la política antidrogas con ellos, nosotros no aceptamos eso. Si las FARC quieren la paz que dejen las drogas, pero cómo decir que hay que negociar el futuro de la política antidroga con ellos. ¿Con el terrorismo? ¡Qué mal ejemplo le daríamos al mundo! Después que habríamos ganado la honra de ser los campeones mundiales en la lucha contra el narcoterrorismo. ¡Qué van a traer ese bandido y otros, responsables de atrocidades iguales al Congreso!. ¿Por qué? Eso es un mal ejemplo. Que no van a pasar por la cárcel, eso humilla a la sociedad colombiana, humilla a las víctimas. Cuando había indulgencia frente al narcotráfico, muchos jóvenes tomaron el ejemplo, abandonaron universidades y colegios, se enrolaron en el narcotráfico... este proceso de paz publicitario del presidente Santos es un proceso de impunidad, un proceso para que el país lo manejen desde el Congreso delincuentes responsables de atrocidades y esto no genera que haya perdón en la sociedad colombiana. Nos duele mucho que este sea el rumbo del país, pero por eso estamos activos en esta lucha.

Es decir, que el objetivo primordial si llega al senado, será oponerse al proceso de paz y lograr paralizarlo si tiene mayoría suficiente.

Es una de las tareas si llego al Senado. No oponernos a la paz que se logró bastante en nuestro gobierno, sino oponernos al triunfo del terrorismo, oponernos a que a Colombia llegue el castrochavismo. Ya están aquí imitando a Venezuela. Está en UNASUR una delegación de Venezuela acusada de fraude electoral. Ya como es que permiten unas elecciones y permiten al grupo terrorista de la FARC amenazar a las personas de nuestra organización, asesinarlas y nada pasa. Aquí hay un sentimiento popular creciente contra eso.

Hace poco el presidente de Colombia dijo en España que si las FARC asesinaban a un dirigente, el proceso de paz volaría en pedazos. Pero ha asesinado la FARC a muchos policáis y soldados, a los ciudadanos del común, y yo hago una pregunta: ¿Eso no le importa al presidente? ¿Qué país del mundo aceptaría negociar con el terrorismo y que el terrorismo esté en esta acción violenta como en Colombia?

Por el momento, solo se ha conocido una violación del proceso de paz por parte de las FARC, el pasado enero. ¿Ha habido más?

Hace pocos días el terrorismo derribó un helicóptero, lo que no se veía en nuestro gobierno. Primero el gobierno de Colombia ocultó y después el mismo terrorismo en su arrogancia, en su pedantería, salió a decir que sí que ellos lo habían derribado. Allí asesinaron tres militares, un sacerdote capellán y un cooperante civil. Yo llamé a al papá de los militares y me dijo "¡Qué tristeza! El presidente Santos dice en España que si la FARC asesina a un alto dirigente de la política, el proceso de La Habana vuela en pedazos! Pero cuando la FARC asesina a los soldados y policías, derriba helicópteros, al presidente no le importa!". Hay mucho dolor en Colombia sobre eso.

Y además de oponerse al proceso de negociación y de evitar la aproximación de Colombia a Venezuela, ¿cuáles son los otros objetivos de Centro Democrático?

La plataforma nuestra es muy completa: una plataforma de seguridad basada en los valores democráticos, como nuestro gobierno, de inversión con posibilidades a los jóvenes, de cohesión social, para que Colombia de otro gran salto educativo. Un país con un nivel de democracia participativa y un estado austero pero expansivo en lo social, porque el Gobierno Santos ha sido un estado de derroche, y en un país pobre el derroche es inadmisible. Aquí lo que se necesita es que el Estado se austero, y que avance en los programas sociales y que se de confianza en la inversión.

Yo no tengo rivalidades en mis luchas políticas, el país me eligió dos veces presidente. Pero le pido a Dios luces para poder ser útil en este momento de la vida Colombiana.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD