Menú

Álvaro Uribe, clave en las elecciones de Colombia

Los datos en las elecciones de Colombia demuestran la enorme influencia que ejerce el expresidente Uribe. Ocurrió en 2010 y ahora también en 2014.

1
Los datos en las elecciones de Colombia demuestran la enorme influencia que ejerce el expresidente Uribe. Ocurrió en 2010 y ahora también en 2014.
Álvaro Uribe, uno de los protagonistas de la jornada electoral. | EFE

Cuando Álvaro Uribe confirmó que no sería candidato a la reelección en el proceso electoral colombiano de 2010, ofreció su apoyo a su entonces amigo y exministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Los uribistas vieron en este candidato la persona perfecta para seguir con el rumbo marcado por Uribe, que dejó la presidencia con un enorme índice de popularidad. El resultado fue claro: Santos ganó con el 46,67% y 6.802.043 votos. En segunda vuelta derrotó con facilidad a Antanas Mockus con el 69,13%.

Poco después de su toma de posesión como presidente, Santos comenzó a tomar decisiones que nunca hubiera tomado su predecesor: se acercó a Hugo Chávez y comenzó el trabajo para un entonces hipotético proceso de paz con los terroristas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ni lo uno ni lo otro agradó a Uribe, quien hizo públicas a través de su cuenta de Twitter sus opiniones en contra de las iniciativas del nuevo gobierno. A partir de ese momento, ya no existió relación entre ambos.

En estas elecciones la influencia de Uribe también tuvo su resultado. A su rechazo a la política de Santos, se sumó su abierto apoyo al candidato Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático, el mismo con el que logró un lugar en el Senado en las Legislativas de marzo. El resultado tampoco dejó dudas. Con el 99,97% del escrutinio, Zuluaga ganó la primera vuelta con el 29,25% por delante de Santos que alcanzó el 25,69%.

Pero más allá de los porcentajes, destaca la enorme caída de voto a favor del actual presidente. Si en 2010 consiguió en primera vuelta un total de 6.802.043 votos, esta vez 3.301.667 de colombianos le votaron. Es decir, unos 3,5 millones de votos menos, o lo que es lo mismo, casi la mitad. No son pocos los que creen que más allá de la fortaleza de Zuluaga como candidato, mucho tiene que ver el apoyo en un caso y oposición en el otro de Uribe. En la segunda vuelta de 2010, Santos alcanzó 9.028.943 votos, una cifra que no logrará en ningún caso en próximo 15 de junio.

A partir de ahora comenzará la frenética ronda de negociaciones de los equipos de Zuluaga y Santos con el resto de agrupaciones políticas. Una de las claves, además de la particular campaña que hará Uribe, está en la decisión que tome Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador que logró un sorprendente 15,52%, y Clara López del Polo Democrático y Unión Patriótica con un 15,23%. Los casi dos millones de votantes de ambas podrían ser los que den la presidencia en la segunda vuelta.

De hecho, este domingo Zuluaga comenzó a estrechar lazos y aprovechó su discurso para invitar a Ramírez a sumarse a su campaña: "La invito para que unamos esfuerzos en beneficio de Colombia y construyamos el cambio que nuestro país anhela y necesita". No será el único mensaje que envíe y Santos también comenzará a hacerlo teniendo como principal argumento la paz que supuestamente logrará cuando termine el proceso con los terroristas en La Habana, algo que sin duda seguirá criticando duramente Álvaro Uribe.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios