Menú

Capriles se desmarca de los "sectores extremos": "Nunca estuvieron conmigo"

El líder opositor no quiere que lo relacionen con el sector radical de la oposición (MUD) y dice que al chavismo le interesa alimentar dicha posición.

4
El líder opositor no quiere que lo relacionen con el sector radical de la oposición (MUD) y dice que al chavismo le interesa alimentar dicha posición.

Desde que comenzó la última crisis en Venezuela el pasado 12 de febrero, los estudiantes y parte de la oposición no han dejado las calles para protestar contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Parte de la oposición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha alentado estas manifestaciones, en especial Leopoldo López, encarcelado por el chavismo, y María Corina Machado, que ahora enfrenta acusaciones oficialistas de estar detrás de un golpe de Estado y de un magnicidio, algo que ella rechaza. Estas denuncias las hizo el chavismo tras admitir que su servicio de inteligencia espía a varios dirigentes de la oposición.

Uno de los líderes que ha tomado otra dirección es Henrique Capriles, actual gobernador del estado Miranda y excandidato a la presidencia por la coalición opositora. Éste parece haber apostado por un diálogo con el Gobierno que ahora mismo sigue en punto muerto ante la negativa de Maduro de admitir algunas exigencias opositoras. Capriles estuvo en la primera sesión de este diálogo con Maduro y cedió su espacio como representante de la oposición a Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo del MUD, en las siguientes citas, pero siempre apoyando los avances.

Muchos seguidores de la oposición han criticado a Capriles por su posición y por haber dejado, según ellos, la primera línea de lucha contra el Gobierno manteniendo así un perfil bajo. En una entrevista en el diario Panorama, éste señala que "de bajo perfil no, tú sabes cuál es la situación con los medios de comunicación, que han sido comprados y controlados por el Gobierno, otros medios que han sido presionados". Agrega que "en muchos medios, radio y televisión, la orden que han recibido, en mi caso, es censurarme" y aclara que "no he dejado de trabajar ni un día, mi vida está dedicada a servir a Venezuela. Siempre he creído que desde Miranda podemos mostrar nuestro proyecto de país que creemos que es posible".

La situación del bloque opositor vuelve a estar en entredicho en especial por los diferentes sectores que se han identificado, algunos de ellos calificados de "extremistas". Para Capriles el MUD sigue con fuerza y señala que "el radicalismo está en el Gobierno, que hoy es gobernado desde el extremo, y un extremo de un lado necesita y alimenta el extremo del otro lado". Por eso se pregunta: "¿Al gobierno a quién le interesa tener en la palestra?, ¿por qué el gobierno nos censura a nosotros?". Para él está claro: "Porque no es el mensaje que le interesa, el mensaje que le interesa es el del otro extremo que necesita". Es ahí donde él ve "la oportunidad de que en Venezuela triunfe la razón y no la fuerza. Y eso no es un camino corto, es un camino lleno de obstáculos que es más largo, pero es el que yo pienso que nos va a permitir salir de esta situación". El opositor quiso además desmarcarse de los extremos ya que cree "en la política con P mayúscula". Capriles dice que "el extremo nunca ha estado con nosotros y las primarias de hace unos años fueron un ejemplo".

También dio ciertos apuntes acerca del diálogo. Cree en el diálogo "pero no puede ser una habladera" ya que "debe estar unido a resultados, los planteamientos que se han hecho todos están en el marco de la Constitución, creo que el diálogo depende del Gobierno, son ellos los que han llevado al país a esta situación". Además, envió un mensaje al Gobierno: "Deberían estar promoviendo que en el país se mantenga un clima de diálogo y comunicación y por lo visto hay una guerra entre ellos mismos de radicalismos extremos".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios