Menú

Posible aumento de la gasolina en Venezuela: ¿Nueva crisis social?

El país tiene una de las gasolinas más baratas del mundo. El Gobierno quiere cambiar esa situación, algo que podría enfurecer a sus ciudadanos.

19
El país tiene una de las gasolinas más baratas del mundo. El Gobierno quiere cambiar esa situación, algo que podría enfurecer a sus ciudadanos.

Ser uno de los principales productores de petróleo del mundo le ha valido a Venezuela para convertirse en un país con unas de las gasolinas más baratas del mundo. Como referencia, en la actualidad el precio aproximado del litro de gasolina es de 0.14 dólares, es decir, 0.10 euros, mientras que en España ronda los 1,5 euros. La diferencia de precio para llenar el depósito es abismal.

De hecho, tal y como señala Globovisión, en Venezuela "un litro de agua mineral embotellada supera en 134 veces el precio de un litro de combustible de 95 octanos". Además, esto genera grandes pérdidas al estado venezolano e impulsa el tráfico de combustibles en las fronteras del país. Además, recuerda que en diciembre de 2013 el ministro "del Poder Popular de Petróleo y Minería", Rafael Ramírez, dijo que "unos 12.500 millones de dólares al año se pierden en subsidios por la diferencia entre costo de producción y precio de venta del combustible". En otro informe, la agencia Bloomberg señaló que "es prácticamente gratis. Venezuela es un país pobre que consume gasolina como uno rico".

Ya hace varios meses, a raíz de las palabras de Ramírez, se habló sobre la posibilidad de analizar la situación del precio de la gasolina. No ha sido hasta hace dos días en que Nicolás Maduro se ha ocupado del asunto. Así, llamó a un debate en el que participen "todos los sectores de la sociedad venezolana" con el objetivo de "establecer de manera justa y oportuna un nuevo sistema de precios para los combustibles del mercado interno". Dijo que algunas encuestas apuntan a que "la mayoría de los venezolanos manifiestan su acuerdo con un aumento en el precio de los combustibles, incluida la gasolina". Además, ha intentado "camuflar" lo que sería una mala noticia para los ciudadanos señalando que los ingresos derivados de este posible aumento de los precios de los combustibles estarían destinados "a un fondo social central de inversiones" con el que el Gobierno pretende atender a las necesidades que surjan en el país.

En el mes de diciembre de 2013, el líder opositor, Henrique Capriles, acusó a Maduro, de "regalar" petróleo a otros países, mientras el Gobierno estudia subir los precios. Dijo entonces a través de su cuenta de Twitter: "Y ahora, luego de las elecciones, asoman subir la gasolina. No al aumento. ¡Dejen de regalar!"

El hecho es que pese a las encuestas mencionadas por Maduro, cuyo origen nadie conoce por el momento, la subida de la gasolina –y por lo tanto dejar de subsidiar el combustible– sería una mala noticia para los venezolanos. Muchos de ellos creen injusto que se haga mientras el chavismo sigue regalando gasolina a varios países como Cuba o Nicaragua, logrando a cambio ese apoyo a la revolución iniciada por Hugo Chávez, que mantiene a Venezuela en una grande crisis económica.

No hay que olvidar además un antecedente preocupante. En 1989 estalló en Venezuela una inmensa crisis social que se conoció como el "Caracazo", producto del aumento del precio de la gasolina ordenado por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. El resultado fue trágico: unos 280 muertos según cifras oficiales, aunque otras fuentes manejan hasta 3.000 el número de fallecidos por la reacción de las fuerzas de seguridad. Para muchos, esto fue lo que encendió la "mecha golpista" de Chávez que lo llevó a buscar derrocar a Pérez en 1992.

La pregunta ahora es si un nuevo incremento de los combustibles podría generar una multiplicación de las protestas –que comenzaron el 12 de febrero– y una nueva crisis social con la suma de otros ciudadanos que ven afectada su situación económica.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios