Menú

Presidenciales en Brasil: semana decisiva para Rousseff y Silva

Dilma Rousseff y Marina Silva serán las grandes protagonistas de las presidenciales del domingo. Ambas se disputan voto a voto la victoria.

0
Dilma Rousseff y Marina Silva serán las grandes protagonistas de las presidenciales del domingo. Ambas se disputan voto a voto la victoria.
Marina Silva y Dilma Rousseff. | Cordon Press

Algo más de 142 millones de brasileños están llamados el próximo domingo para celebrar la primera vuelta electoral y elegir a una presidenta, 27 gobernadores, 27 senadores (la tercera parte de la Cámara alta), a 513 diputados de la Cámara baja y a 1.035 diputados estatales entre más de 26.000 candidatos.

Todos los ojos del mundo están puestos en dos mujeres, líderes de los dos principales partidos de la actualidad en Brasil: Dilma Rousseff buscará la reelección por el Partido de los Trabajadores (PT) y Marina Silva lo hará por el Partido Socialista Brasileño (PSB), agrupación que sufrió un duro golpe en esta campaña con la muerte en un accidente de aviación de su candidato Eduardo Campos. Días después, Silva fue designada como su reemplazo.

Después de este cisma político que remeció Brasil, Silva, ambientalista que obtuvo un nada despreciable 19% en las elecciones presidenciales de 2010, se convirtió en una auténtica amenaza para Rousseff. Creció en las encuestas para la primera vuelta e incluso superó a la presidenta en la intención de voto en una más que probable segunda vuelta. Rousseff tuvo que acudir al expresidente Lula da Silva (2003-2010) para buscar mayores apoyos.

Pero poco a poco Rousseff fue recuperando terreno y ya en la última encuesta realizada por la empresa Datafolha antes de la última semana de campaña, la presidenta lograba una intención de voto del 40% contra 27% de Silva. Sin embargo, el problema real son los datos de la segunda vuelta en la que los porcentajes son peligrosamente cercanos para Rousseff: 47%-43%.

Según un estudio publicado por EFE, entre las clases A y B, las más pudientes, Silva ha construido sus más firmes bases y su intención de voto, de acuerdo con diversas encuestas, llega casi al 40%, mientras que la actual presidenta y aspirante a la reelección no supera el 25%. En los estratos sociales más bajos, constituidos por las clases D y E, el favoritismo de Rousseff se dispara y oscila entre el 40 y el 50%, al tiempo que el apoyo a Silva se retrae a una media del 30%. Por esa razón, en esta última semana, ambas candidatas tendrán como prioridad convencer a los de la clase C, que, según el instituto de estudios sociales Data Popular, agrupa al 56% de los votantes.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios