Menú

El caso Evo Morales abre una nueva crisis diplomática en la región

La situación del expresidente boliviano ha provocado una nueva crisis diplomática en la región especialmente entre Bolivia y México.

(Iberoamérica) / Agencias
0
La situación del expresidente boliviano ha provocado una nueva crisis diplomática en la región especialmente entre Bolivia y México.
Rueda de prensa de Evo Morales en Buenos Aires. | EFE

Más de mes y medio después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia ante el fraude de las elecciones presidenciales, confirmado por la propia Organización de Estados Americanos (OEA), la crisis política en el país no se ha detenido y ha alcanzado niveles regionales, especialmente con países como México, Argentina y ahora también España.

México fue el país que dio el primer paso en la crisis al ofrecerle la calidad de asilado a Morales quien viajó poco después de su renuncia a mediados de noviembre. Ahí siguió de cerca los acontecimientos en Bolivia y comenzó a liderar la nueva oposición a la presidenta interina Jeanine Áñez, entonces senadora opositora a su gobierno.

Sin embargo, Morales tenía planes que le obligaba a estar más cerca a Bolivia y es así que viajó a Argentina después de una breve escala médica –según fuentes cercanas al expresidente– a Cuba. Su llegada a Argentina ocurrió pocos días después de la juramentación de Alberto Fernández como presidente. Muchos creen que el nuevo rumbo de la política exterior argentina –con un cambio de 180 grados respecto al gobierno de Mauricio Macri– se debe principalmente a la presencia de Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta, quien siempre tuvo una relación cercana con el bloque chavista, entre ellos Evo Morales.

Esta situación provocó que la ministra de Comunicación de Bolivia, Roxana Lizárraga, criticara a México y Argentina. En una entrevista al diario 'Página Siete' dijo: "Qué pena que algunos países se estén convirtiendo en el refugio de delincuentes, como decía el mismo Evo Morales, delincuentes confesos que se escapan, de gente que no es perseguida política. Es gente que le robó y actuó como pirata, en este país".

Sin embargo, y pese a su calidad de refugiado en Argentina, Morales se mantiene como uno de los principales actores dentro de una crisis boliviana que comenzó hace unos días a agravarse con la denuncia de México la semana pasada respecto a un "asedio policial" contra su embajada en La Paz, donde se encuentran asilados nueve funcionarios del Gobierno del expresidente. De hecho, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador denunciaría ante la Corte Penal Internacional a Bolivia por dicho hostigamiento de fuerzas de seguridad a sus sedes diplomáticas.

Este sábado la embajada de México en Bolivia denunció que ahora mediante drones, vigilan su sede en la ciudad de La Paz. A través de Twitter informó de que "continúa la vigilancia sobre la residencia de México en Bolivia" y que "drones sobrevuelan la residencia oficial". Además, publicó imágenes en las que se puede apreciar a policías apostados en los alrededores de la residencia y una serie de videos con los vuelos de los drones sobrevolando el edificio.

A esta crisis con México, se suma otra con Madrid. Bolivia acusó a España de "atropellar" su soberanía al denunciar que funcionarios españoles intentaron entrar en la embajada mexicana con personas "encapuchadas". En ese sentido, el Ministerio español de Asuntos Exteriores rechazó la denuncia y aclaró que la visita de la encargada de Negocios de España a la sede diplomática de México fue exclusivamente de "cortesía" y negó "rotundamente" que fuera para "facilitar la salida de las personas" que están asiladas en esas dependencias.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios