Menú

Daniel Ortega reaparece y dice que la pandemia del coronavirus "es una señal de Dios"

El presidente de Nicaragua reapareció este miércoles por televisión después de 34 días sin manifestarse en público en plena crisis del Covid-19.

0

En las imágenes trasmitidas por televisión, Daniel Ortega defendió la estrategia que ha adoptado su Gobierno en relación con la pandemia por el coronavirus y que, según dijo, ha permitido al país contener en nueve casos, con solo un fallecido. Al mandatario, que salió acompañado de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, se le vio con unas ojeras pronunciadas y unas manos excesivamente blancas.

Dijo además que "es el momento para que se produzcan cambios en el mundo, esto es una señal de Dios, que nos está diciendo ustedes van por mal camino, gastando miles de miles de millones en bombas atómicas, en armamento atómico, en bases militares, en alianzas militares".

Durante su discurso, Ortega defendió la decisión de su Gobierno de no decretar ningún tipo de emergencia por la pandemia, no suspender las clases ni restringir la entrada o movilidad en su territorio a ningún viajero, porque "si el país deja de trabajar, el país se muere, el pueblo se muere, se extingue". "En medio de esta pandemia, no se ha dejado de trabajar, porque aquí si se deja de trabajar, el país se muere y si el país se muere, el pueblo se muere, se extingue", señaló el mandatario, al explicar porque no ha decretado una cuarentena.

Reconoció que la economía se verá afectada por esta pandemia y provocará más desempleo, pero "lo importante aquí es que se ha seguido trabajando y guardando las normas de manera muy consciente y muy disciplinada que va dictando el sistema de salud".

Nicaragua reporta oficialmente hasta ahora nueve casos confirmados de Covid-19, con un solo fallecido. Ortega recalcó que todos los casos han sido importados, es decir, no se han registrado en el país casos de transmisión local comunitaria.

Es la primera vez que Ortega aparece tras el inicio de la pandemia por el coronavirus. A Ortega, de 74 años, no se le veía desde el pasado 12 de marzo, cuando participó, desde su residencia, en una teleconferencia con otros presidentes centroamericanos sobre la pandemia.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios