Menú

Maduro logra dividir a la oposición para "limpiar" sus elecciones legislativas

La oposición venezolana no ha logrado crear un bloque antichavista y algunos de sus representantes estarán en las elecciones de diciembre.

0
La oposición venezolana no ha logrado crear un bloque antichavista y algunos de sus representantes estarán en las elecciones de diciembre.
Juan Guaidó, María Corina Machado y Henrique Capriles.

El presidente interino Juan Guaidó ha intentado en estas últimas semanas construir un sólido bloque que no solo respalde su liderazgo al frente de la oposición, sino que también denuncie ante el mundo el fraude que representan las elecciones legislativas convocadas para diciembre por Nicolás Maduro y que servirán para reforzar su dictadura en Venezuela.

Sin embargo, las intenciones y planes de Guaidó no parecen satisfacer a todos los principales representantes de una oposición que en el pasado logró importantes acuerdos que los llevó a ganar las elecciones legislativas de 2015 bajo el nombre de la Mesa de la Unidad Democrática y así dominar el Parlamento.

Hace pocos días, Guaidó recibió a María Corina Machado, cabeza del movimiento político Vente Venezuela, para lograr un posible acuerdo. Tras la reunión, Machado dijo que Guaidó le había informado de su intención de convocar a una "nueva consulta a la población". Luego envío un mensaje a través de su cuenta de Twitter: "Ahora tu propuesta es realizar una nueva consulta a la población. No se puede sustituir una ruta por acciones espasmódicas para dar la impresión de estar en movimiento. ¿Cuál es el propósito de esa consulta?".

Además, en una carta enviada al presidente interino señaló que su deber es "enfrentar cualquier agenda de distracción disfrazada de unidad" y que "la salida del régimen de Maduro requería construir una opción de fuerza, y que para ello la activación del (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) TIAR revestía importancia". Por eso consideró que " la unidad es un concepto demasiado valioso como para usarlo en maniobras políticas" ya que "esa unidad se construye alrededor de objetivos previamente definidos y bajo códigos de conducta".

Uno de los opositores que ha vuelto a la primera línea política es Henrique Capriles. Tras ser señalado como uno de los que negoció con el régimen chavista la puesta en libertad de decenas de opositores –que Maduro disfrazó como "indultos"–, ahora ha anunciado que participará en las elecciones de diciembre.

La aparición de Capriles –que lidera el partido Primero Justicia– puede resultar un problema para Guaidó al tomar una posición protagonista en la oposición venezolana. De hecho, a través de su cuenta de Twitter ya señaló que "la política que no se hace sobre la base de la realidad termina en el aire, siendo abstracta, como la percibe hoy la mayoría de la gente". Además, sus mensajes ya son electorales: "Convoco al país a movilizarse y a luchar. Eso sí lo sabemos hacer. No nos vamos a resignar, no le vamos a regalar a Maduro la Asamblea Nacional, ni le vamos a regalar nunca nada".

Capriles también dijo que "la unidad no es un asunto que se pacta entre unos políticos solamente, sino que debe trabajarse junto a todos los venezolanos (…) Se habla de establecer una nueva ruta, como si para eso fuera suficiente una discusión entre unos pocos". Pero no quedó ahí y envió un mensaje directo al propio Guaidó: "Si ya tenemos un régimen autoritario que nos dice cómo pensar, ¿vamos a tener una oposición que hace lo mismo?".

Con la oposición claramente dividida y la participación de algunos en las legislativas, el liderazgo de Guaidó ha sido puesto en duda. El que parece ganar en esta situación es el propio Maduro que verá que sus elecciones estarán –de alguna manera- legitimadas justamente por los que buscan su salida. Ya EEUU, a través de su secretario de Estado, Mike Pompeo, ha subrayado que no están dispuestos a legitimar "otro fraude electoral".

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios