Menú

La Inteligencia de Perú, en manos de un policía acusado por agresión, corrupción, abuso de autoridad y más

El gobierno comunista de Pedro Castillo nombra jefe de Inteligencia a un policía acusado de numerosos delitos.

0
El gobierno comunista de Pedro Castillo nombra jefe de Inteligencia a un policía acusado de numerosos delitos.
Guido Bellido y Pedro Castillo. | EFE

En poco más de un mes al frente del Gobierno, el comunista Pedro Castillo ha nombrado a una serie de funcionarios cuyos cuestionados antecedentes han sido revelados por los medios de comunicación. Uno de los más mencionados ha sido el ministro de Trabajo Íber Maraví, señalado en varias informaciones por sus vínculos con el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Además, Maraví fue protagonista de un episodio ridículo por parte del Ejecutivo: ante la exigencia de la oposición y la ciudadanía por las graves acusaciones, el primer ministro Guido Bellido le pidió su renuncia —lo que fue aplaudido por Vladimir Cerrón— aunque después aclaró que eso no significaba que debía hacerlo. El ministro solo puso su cargo a "disposición" de Castillo, pero aclaró que no era una renuncia. Varios días después, Maraví sigue en su cargo.

Ahora, un nuevo cargo ha levantado la polémica: José Luis Fernández Latorre como nuevo Director de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), cuyo nombramiento fue firmado por Pedro Castillo y Guido Bellido como Presidente del Consejo de Ministros a través de la resolución suprema 097-2021-PCM.

Según reveló este sábado el portal Epicentro, este mayor de la Policía en situación de retiro fue comisario policial en Chota, localidad de origen de Pedro Castillo, y cuenta con dos sentencias judiciales en su hoja de vida: condena condicional por enajenación en 1999 y otra con reclusión militar en 2003 por abuso de autoridad. Además, se le acusa de cobrar "cupos" a transportistas en 2005, por detención arbitraria y agresión contra un estudiante policial.

La información agrega que Fernández Latorre también tiene tres registros de inaptitud para el ascenso, entre ellos sentencias condenatorias, y hasta 28 sanciones simples: abuso de autoridad, abandono del servicio, faltas de obediencia, negligencia y contra el decoro.

En Internacional

    0
    comentarios