Menú

El régimen de Daniel Ortega fulmina la presunción de inocencia y expulsará a los diputados con juicios pendientes

El Gobierno ha utilizado la Fiscalía de Nicaragua para acusar falsamente a más de 30 opositores, a los que ahora podrá expulsar del Parlamento.

El régimen de Daniel Ortega fulmina la presunción de inocencia y expulsará a los diputados con juicios pendientes
Nicaragüenses exiliados en Costa Rica piden a OEA desconocer las elecciones. | EFE

La Asamblea Nacional de Nicaragua ha aprobado una reforma de la Ley Orgánica del Poder Legislativo que, entre otros cambios, introduce la posibilidad de expulsar a diputados que tengan juicios pendientes, sin necesidad de que haya sentencia firme.

La anterior ley incluía entre las condiciones para perder el escaño la condena con sentencia firme a penas de cárcel o de inhabilitación. Ahora, "el diputado o diputada quedará suspenso en el ejercicio de sus derechos cuando previa privación de la inmunidad, esté siendo procesado por la supuesta comisión de un delito".

En los últimos meses, la Fiscalía de Nicaragua ha acusado de conspiración o de blanqueo de capitales a una treintena de opositores y críticos con el Gobierno actual, entre ellos siete candidatos a la presidencia en las elecciones de noviembre. Con esta nueva ley, Daniel Ortega comienza la purga definitiva en el Parlamento, donde podrá expulsar a cualquier diputado, sea cual sea el resultado final del juicio.

La reforma, impulsada por el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ha salido adelante sin sorpresas gracias a la mayoría leal al Gobierno de Daniel Ortega. Para voces de la oposición como Maximino Rodríguez, del Partido Liberal Constitucionalista, el texto "vulnera el principio de inocencia", según el diario La Prensa.

La reforma también elimina el receso parlamentario de 45 días en julio y agosto, de tal forma que la Asamblea Nacional operará de forma ininterrumpida del 9 de enero al 15 de diciembre. Además, los plenos ordinarios podrán convocarse con 24 horas de antelación, en lugar de las 48 actuales.

Elecciones generales el 7 de noviembre

Los últimos cambios llegan un mes antes de que Nicaragua celebre el 7 de noviembre elecciones generales y en plena escalada de represión contra la oposición. Solo desde mayo, las autoridades nicaragüenses han detenido a más de una treintena de personas críticas con el Gobierno de Ortega, entre ellas el premio Cervantes, Sergio Ramírez y la precandidata con más posibilidades de vencer a Ortega, Cristina Chamorro.

La ONG Human Rights Watch acusó la semana pasada al régimen de Ortega de adoptar leyes a su medida y de promover acusaciones ambiguas y arbitrarias para aplacar cualquier hipotética amenaza política. Por ejemplo, una ley reciente prohíbe a los "traidores a la patria" presentarse para cargos públicos.

Las autoridades han iniciado investigaciones por "pedir intervenciones militares", "organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización", "demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos" e "incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos", entre otras acusaciones.

En los casos examinados por la ONG, la Fiscalía generalmente no identificó acciones que sustentaran los cargos contra los acusados y los actos señalados podrían estar protegidos por la libertad de expresión. La defensa de la "integridad nacional" es una constante en la argumentación del Ministerio Público, aunque lo cierto es que los fiscales llegan a repetir palabra por palabra las acusaciones en expedientes distintos.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios