Menú

Evo Morales brama contra la presencia de Vox en Bolivia y su partido pide ocultar la detención ilegal de Camacho

El Gobierno de Bolivia ha expulsado del país al diputado de Vox una vez estaba sentado en el avión de regreso a España.

El Gobierno de Bolivia ha expulsado del país al diputado de Vox una vez estaba sentado en el avión de regreso a España.
Evo Morales | EFE

El diputado de Vox, Víctor González, se encuentra en Bolivia desde el momento de la detención ilegal del gobernador de Santa Cruz y opositor, Luis Fernando Camacho. Vox ha reclamado al propio Gobierno de España que defienda los derechos humanos en Bolivia mientras el MAS, el partido amigo de Podemos, defiende la detención del opositor y el trato degradante, ilegal e inhumano dado al político. Ahora es el propio Gobierno de Bolivia en pleno y el expresidente Evo Morales quienes han reclamado la expulsión de Vox del país para tapar el escándalo del encarcelamiento del principal opositor.

Evo Morales ha asegurado en redes sociales que "condenamos la actitud del diputado español Víctor González (cómplice de Arturo Murillo) y su colega chileno @sanchezdiputado que actúan como en la Colonia. Después de justificar masacres y robos del gobierno de facto, instigan atentados a instituciones públicas y privadas. Bolivia es digna y soberana".

La reacción de Evo Morales no ha sido aislada. El Gobierno de Bolivia en pleno ha calificado ya como "un acto de intromisión inaceptable" las declaraciones de los diputados Víctor González, de España, y Luis Fernando Sánchez, de Chile, sobre la detención ilegal de Camacho en Santa Cruz. "Ambos diputados no representan a su Gobierno", ha afirmado el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco. El Gobierno de Bolivia asegura que las declaraciones del diputado de Vox son "un claro acto de intromisión inaceptable en los asuntos internos del país".

Hay que recordar que ya el propio Evo Morales fue acusado por el Gobierno anterior de en 2020 y ante la Fiscalía por "asesinatos y torturas". El entonces ministro del Interior, Arturo Murillo, usó la expresión "crímenes de lesa humanidad" al presentar la denuncia en la misma ciudad de Santa Cruz en contra Morales y varios de sus exministros.

Vox, además, ha reclamado a Pedro Sánchez que defienda los derechos humanos en un país gobernado en estos momentos por uno de los referentes de Podemos. Para ello, el partido de Santiago Abascal ha registrado su exigencia en el Congreso de los Diputados, donde "reclama que el Congreso de los Diputados, como representante de la soberanía nacional, rechace la violencia y la persecución política que sistemáticamente lleva a cabo el Gobierno de Bolivia contra sus adversarios políticos" y que exprese "su solidaridad con el pueblo hermano de Bolivia y conmine al Gobierno de este país a cumplir con los deberes de protección de sus nacionales y respeto de las reglas democráticas, abandonando la utilización de los mecanismos coactivos del Estado para cercenar injustificadamente los derechos de los bolivianos".

Es más, Vox reclama que el Gobierno de Pedro Sánchez asuma, "en consonancia con el papel histórico de España y con los especiales vínculos que nos unen con las naciones hermanas de Hispanoamérica, la condición de vanguardia en la defensa de los derechos de todos los bolivianos en el concierto internacional. En particular, el Presidente del Gobierno, a quien corresponde constitucionalmente la dirección de la política exterior, debe ejercer con toda decisión este liderazgo mundial de España en la protección de los derechos de la oposición boliviana".

Bolivia expulsa al diputado de Vox

Finalmente el Gobierno de Bolivia ha expulsado al diputado de Vox, Víctor González, impidiéndole la entrada al país durante tres años, por "actos de injerencia" tras mostrar su apoyo a un líder opositor.

"Ya sentado dentro del avión, dos agentes muy correctamente me han informado de que estoy expulsado de Bolivia", ha indicado González a través de un mensaje en su perfil de Twitter en el que ha adjuntado la notificación de salida del país.

El diputado ha recriminado que Bolivia se suma a Cuba y Nicaragua, ya que los tres países le habrían negado la entrada. Asimismo, ha considerado que, si esta actuación "sirve para que (el presidente boliviano) Luis Arce tenga misericordia de (el gobernador de Santa Cruz) Luis Fernando Camacho, bienvenido sea".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios