Menú

Un preso político muere porque la dictadura cubana le niega asistencia médica: "Han cometido un asesinato"

Luis Barrios Díaz , en la cárcel por participar en las protestas del 11J contra el régimen comunista, falleció el domingo de una broncopulmonía.

Luis Barrios Díaz , en la cárcel por participar en las protestas del 11J contra el régimen comunista, falleció el domingo de una broncopulmonía.
Luis Barrios Díaz murió el pasado domingo a los 36 años de edad. | REDES SOCIALES

El preso político Luis Barrios Díaz, condenado a 9 años de cárcel por su participación en las manifestaciones pacíficas masivas del 11 de julio de 2021, murió el pasado domingo en La Habana. El hombre -de 36 años de edad y padre de un niño de 6 años- tenía problemas respiratorios desde agosto y hacía semanas que el equipo médico que le examinó fuera de la cárcel recomendó a las autoridades penitenciarias que le ingresaran en un centro hospitalario para que pudiera recibir el tratamiento que necesitaba. A pesar de todo, no lo autorizaron y le devolvieron a la Prisión 1580 de San Miguel del Padrón

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos tacha esta decisión de "negligencia". "Los médicos les habían indicado que era necesario, por su dedicado estado de salud", explica su presidente. Y la excusa para no hacerlo fue que "no tenían combustible suficiente para ponerle vigilancia mientras estuviese en custodio en el hospital, que tendría que relevarse cada ocho horas". "Decidieron devolverlo a la prisión, donde la atención médica -como todos sabemos- deja mucho que desear. Y esto dio al traste con la vida de este recluso", señala Alejandro González.

La familia de Luis está destrozada, como no podía ser de otra manera. "Los directivos de la prisión han cometido un asesinato", denuncia el cuñado de la víctima -Carlos Hernández- en un video difundido con el apoyo de Prisoners Defenders aun a sabiendas de que puede recibir represalias por ello. "Es una vida que se podía haber salvado", añade. Eso es exactamente lo que les han dicho en el hospital La Covadonga en el que ingresó (y fue intervenido de urgencia) el pasado sábado "con una broncopulmonía muy avanzada" y murió un día más tarde.

Asesinato por desatención médica

Cuando su cuñado fallece, el propio Carlos se acerca al hospital y habla con el equipo médico que le atendió, que es el que le explica "que a mi cuñado le habían sacado litro y medio de líquido de un pulmón, y que el otro tenía varias lesiones", "que la enfermedad que tenía era de no habérsela atendido a tiempo". "Por eso hago la denuncia", exclama. Hubiera bastado con que hubieran permitido que le atendieran cuando empezó a tener problemas respiratorios o al menos le hubieran dado el antibiótico que necesitaba. Un medicamento "que no hay en la cárcel y que nosotros conseguimos en la calle".

Pero no lo hicieron y hoy tenemos que lamentar la pérdida de otra vida de un inocente en una cárcel de Cuba, como recuerda el presidente Prisoners Defenders -Javier Larrondo-. "Su delito fue manifestarse pacíficamente y recibir golpes de la policía. Fue encarcelado por un fiscal ilegalmente y en prisión sufrió maltratos, que derivaron en un estado emocional paupérrimo y una broncopulmonía que le encharcó los pulmones mes a mes, mientras le era negada asistencia médica. Es un asesinato por desatención médica", concluye, "ya estaba sentenciado cuando entró en el hospital".

La dictadura es responsable

Una situación que no hace más que añadir dolor a la situación de la familia del fallecido, que ya llevaba mucho tiempo sufriendo con la ausencia de Luis y con el deterioro de su estado de salud desde que entró en la cárcel. "El Gobierno de Cuba es autor, por tanto, de un asesinato vil y mezquino, propio del criminal régimen tiránico de La Habana", sentencia Larrondo.

"Son muchas las decenas de presos que cada año mueren en prisión", indica, "pero los de conciencia son los más perjudicados por el maltrato y la tortura, que no pocas veces deviene en la muerte o en una salida de los presos desahuciados física y mentalmente". "La Unión Europea debe despertar", reclama el presidente de la organización sin ánimo de lucro.

Larrondo recuerda que el país caribeño es uno de los "amigos" de la Servicio de Acción Exterior de la UE (SEAE) a pesar de ser "un régimen criminal, anacrónico y causante de todas las dictaduras que hoy en día vemos en Latinoamérica". "Si no despertamos en Europa", añade, "Latinoamérica jamás lo hará". En su opinión, no es posible "mientras Cuba esté al mando de las hordas de criminales en la región."

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso