Menú

Mozah bint Nasser: el verdadero cerebro detrás de la abdicación del emir de Qatar

Por primera vez en el mundo árabe, un emir ha abdicado. ¿Qué se esconde tras el Juego de Tronos de Qatar?

0
Por primera vez en el mundo árabe, un emir ha abdicado. ¿Qué se esconde tras el Juego de Tronos de Qatar?

Los emires árabes no abdican, mueren con las botas puestas. Salvo Hamad ben Jalifa al Zani todos han seguido en el cargo hasta el último de sus días, o han sido apartados por un golpe palaciego –incluso por sus propios hijos, como el ya ex emir–. Pero hoy, el emir de Qatar ha confirmado los rumores que llevaban circulando semanas, y ha abdicado en su hijo el Príncipe Tamim ben Hamad al Zani, de 32 años.

Muchas cosas hacen de esta abdicación un suceso llamativo. En primer lugar, porque rompe la tendencia de los países árabes vecinos como Arabia Saudí, con emires octogenarios aferrados al cargo. Además, el heredero cuenta con el cariño de los súbditos, pero aún es poco conocido fuera de Qatar. Porque Tamim nunca estuvo llamado a tomar las riendas de este pequeño y poderoso país del Golfo Pérsico. Ni siquiera cuando sus dos hermanos renunciaron al título de heredero.

Los ojos entonces se pusieron no en el tercer hijo del emir, sino en su primo (lejano) el jeque Hamid bin Jasim Thani. Porque además de ser el actual ministro de Exteriores y primer ministro ha sido uno de los principales artífices de que el emirato gasístico sea hoy uno de los países más ricos del mundo. Como vicepresidente de la Autoridad de Inversiones de Qatar (QIA) ha sido el gestor del fondo soberano, con un valor estimado entre los 100.000 y 200.000 millones de dólares. En política exterior, ha sido el conseguidor que ha logrado dos de los principales hitos qataríes: edificar una sólida y fructífera relación con EEUU y apoyar (económica y militarmente) las primaveras árabes y los gobiernos islamistas posteriores como el de los Hermanos Muslmanes en Egipto.

Y, probablemente, Hamid habría sido el sucesor de Hamad, si no hubiera aparecido en escena la segunda esposa del emir: Mozah bint Nasser.

El influjo de la jequesa

Y es que, además de un referente en la moda y el glamour la jequesa ha sido una figura fundamental en las intrigas palaciegas desde que contrajera matrimonio con Hamad ben Jalifa al Zani. Consiguió desactivar el ascenso de Hamid hasta el trono en 2003, y ha ido apartando, progresivamente a todos sus leales dentro del emirato. Según Reuters, su salida es cuestión de días.

Porque la Mozah quería que su hijo llegara al trono, y ha acabado culminando el golpe maestro. Los expertos internacionales sobre el terreno sitúan a la mujer del abdicado emir como el cerebro en la sombra de toda la operación, que llevaba tiempo fraguándose y se ha visto acelerada por el deterioro de la salud de su marido, aunque la información sea confusa en torno al asunto.

Que la jequesa está detrás del golpe maestro que ha colocado a su hijo en el Trono del país más rico del mundo es un secreto a voces. El verdadero interrogante se abre ahora: ¿Podrá Mozah continuar con el influjo que mantuvo sobre su marido, pero ahora sobre su hijo?

Relacionado

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD