Menú

El presidente de Mali dimite tras ser secuestrado por militares golpistas

Ibrahim Boubacar Keita renuncia para evitar el derramamiento de sangre y apela a la "razón". El primer ministro también está secuestrado.

0
Ibrahim Boubacar Keita renuncia para evitar el derramamiento de sangre y apela a la "razón". El primer ministro también está secuestrado.
Manifestantes vitoreando a los militares en Bamako este martes | EFE

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, ha presentado su dimisión y ha anunciado a su vez la disolución del Parlamento y del Gobierno, horas más tarde de haber sido secuestrado junto al primer ministro, Boubou Cissé, por un grupo de militares rebeldes.

"He decidido renunciar a mi cargo a partir de este momento. No quiero que se derrame sangre si eso significa mantenerme en el poder", ha anunciado Keita a través de un mensaje difundido por la televisión estatal ORTM, del que se hace eco Europa Press.

Keita, visiblemente afligido, ha reconocido que no ha podido dirigir al Ejército y ha lamentado las muertes que se produjeron durante la represión de las manifestaciones que se produjeron el 10 y el 11 de julio en Bamako, la capital.

Horas antes de presentar su dimisión, Keita y Cissé habían sido detenidos por un grupo de soldados rebeldes cuando se encontraban en la residencia del ya presidente saliente en Sebenikoro, horas después de que se registrara un motín en un cuartel del Ejército en la localidad de Kati, que se encuentra a 15 kilómetros de Bamako.

Según informaciones del diario Jeune Afrique, ambos fueron trasladados por los soldados al cuartel, donde se había registrado previamente un intercambio de disparos entre militares amotinados y otro grupo de soldados presentes en la base.

Poco antes de su detención, Keita apeló a la "razón" y al "sentido patriótico" y pidió "silenciar las armas" en medio de un escenario político que recordaba al golpe de Estado de 2012.

Informaciones preliminares señalaban que el nuevo ministro de Economía, Abdoulaye Daffé, se encontraba retenido en su oficina en Bamako a manos de hombres armados, una suerte que también habría corrido el presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Tiembiné, y el de Defensa, Ibrahima Dahirou Dembélé.

En un momento de máxima tensión para el país, cientos de manifestantes antigubernamentales se congregaron en las últimas horas en la Plaza de la Independencia para mostrar su apoyo al Ejército y corear consignas a favor de los militares sublevados.

Imágenes trasmitidas a través de las redes sociales mostraron, además, a decenas de personas en el interior de una villa perteneciente a Karim Keita, hijo del presidente, la cual habría sido saqueada. Además, un grupo de manifestantes habría atacado el bufete de abogados para el que trabaja el ministro de Justicia, Kassoum Tapo, y habría incendiado las dependencias.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios