Menú

El Polisario acusa a España de ceder "al sucio chantaje marroquí" y empeorar "la frágil situación en el norte de África"

El giro español deteriora las relaciones bilaterales y la estabilidad y seguridad de todo el Magreb, según el comunicado.

El giro español deteriora las relaciones bilaterales y la estabilidad y seguridad de todo el Magreb, según el comunicado.
Banderas saharauis. | Europa Press

En un comunicado emitido este miércoles, la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que controla el Frente Polisario, señala que "la decisión del Gobierno español solo revierte en el empeoramiento de la frágil situación en el norte de África", en referencia al cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez con respecto al Sáhara Occidental. "España accedió simultáneamente a un túnel oscuro marcado por un feroz enfrentamiento con la opinión nacional española y con la comunidad internacional, que no reconoce a Marruecos ninguna soberanía sobre el Sáhara Occidental", ha añadido.

En una carta hecha pública por el Gobierno de Marruecos, se desveló que el presidente Pedro Sánchez defendía que el plan de autonomía marroquí para el Sáhara era "la base más sólida, creíble y realista" para resolver el conflicto y así lo veían cada vez más países, entre los que citó a Francia, Estados Unidos y Alemania. Unas declaraciones calificadas por el Frente Polisario de "explicaciones fabricadas y argumentos débiles" y que pondrían de manifiesto que España ha accedido "al sucio chantaje marroquí".

"La continuación por parte del Estado español de la política encaminada a eludir sus obligaciones como potencia administradora ha fracasado y conducirá inevitablemente a un continuo deterioro de la situación general a nivel de las relaciones bilaterales entre los países y pueblos a ambos lados del Mediterráneo, así como en materia de estabilidad y seguridad en toda la región", advierte la RASD en el comunicado.

"La mejor política para preservar los intereses de España y de todos los países de la región es la que se basa en el respeto a las resoluciones de la legitimidad internacional que reconocen el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia, la soberanía sobre la tierra de sus ancestros, el reconocimiento de las fronteras internacionales y la no adquisición de territorios por la fuerza", sentencia el Frente Polisario en su comunicado.

Un largo conflicto

El apoyo del Gobierno español, que sigue siendo de iure la potencia administradora del Sáhara Occidental, al plan de autonomía marroquí, hecho público el pasado 18 de marzo en una misiva dirigida a Mohamed VI, es el último revés sufrido por los saharauis, que califican el cambio de postura como una traición.

La antigua colonia española del Sáhara Occidental fue ocupada por Marruecos en 1975 con la llamada Marcha Verde tras un acuerdo de cesión firmado con Madrid y pese a la resistencia del Frente Polisario, que proclamó la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El alto el fuego de 1991 fue firmado por Marruecos y el Polisario con vistas a la celebración de un referéndum de autodeterminación, pero las diferencias sobre la elaboración del censo y la inclusión o no de los colonos marroquíes ha impedido hasta el momento su convocatoria.

Además, el Polisario dio por roto el alto el fuego de 1992 tras el desalojo de activistas saharauis del paso fronterizo con Mauritania de Guerguerat por fuerzas militares marroquíes en noviembre de 2020. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como "tierra de nadie", mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios