Menú

Argelia culpa a Marruecos del "asesinato a sangre fría" de inmigrantes en la valla de Melilla y señala a España

Argel no descarta que los fallecidos sean más de un centenar, y señala también al Gobierno español por el "linchamiento salvaje" a los inmigrantes.

Argel no descarta que los fallecidos sean más de un centenar, y señala también al Gobierno español por el "linchamiento salvaje" a los inmigrantes.
Policías de Marruecos retienen amontonados a inmigrantes subsaharianos tras un intento de asalto a la valla fronteriza de Melilla (26/06/22) | Europa Press

El Gobierno argelino ha criticado el "asesinato a sangre fría" de inmigrantes subsaharianos el pasado 24 de junio durante un asalto a la valla de Melilla en el que murieron, al menos, 23 personas por la respuesta de la Gendarmería marroquí, según fuentes oficiales, aunque varias ONG creen que la cifra final podría ser muy superior.

En concreto, el enviado especial del Gobierno argelino para el Sáhara Occidental y los países del Magreb, Amar Belani, lamenta el "asesinato a sangre fría de un centenar de inmigrantes, según un ex alto funcionario marroquí". Según Belani, la masacre es obra de "las fuerzas de seguridad del Majzen", término utilizado para referirse al rey marroquí, Mohamed VI, y su entorno, con un poder real sobre el Gobierno.

"Los funcionarios marroquíes muestran un autismo espantoso al continuar defendiendo miserablemente una supuesta gestión migratoria humanista y señalando a Argelia cuando es de conocimiento público que la gran mayoría de estos migrantes han tomado vuelos de RAM", en referencia a Royal Air Maroc, la aerolínea de bandera marroquí, ha afirmado Belani en declaraciones al portal de noticias argelino TSA.

Marruecos ha asegurado que los inmigrantes entraron en el país a través de la frontera argelina debido a la "deliberada laxitud" de las autoridades de Argelia, e incluso ha afirmado que los inmigrantes estaban dirigidos por "milicianos experimentados en zonas de conflicto". Para el diplomático argelino, la imagen de Marruecos está "definitivamente empañada" y sus "manos manchadas con la sangre de los inmigrantes africanos".

"Esta descarada distracción se desactivó por las decenas de potentes reacciones en todo el mundo y en Marruecos que pusieron en evidencia la atroz, planificada y sistemática violación de los derechos básicos de estos migrantes que fueron sometidos a un horrible castigo colectivo que quedará grabado en la memoria de todos los africanos, el continente y la diáspora", ha añadido Belani.

Este "linchamiento salvaje" de migrantes, con "desprecio a las más elementales disposiciones del derecho internacional humanitario, quedará como una marca grabada al rojo vivo en la conciencia de quienes gustan de hacer el papel de policías y quienes los apoyan en el otro lado" del Mediterráneo, en alusión al apoyo del Gobierno español.

Sánchez felicita a la Policía marroquí

Hay que recordar que Pedro Sánchez felicitó a las fuerzas policiales marroquíes por su gestión del asalto, que calificó de bien resuelto, pese al número de muertos y de heridos y de las terribles imágenes que ya habían sido difundidas por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y ONG.

Tras los enfrentamientos con los inmigrantes, las fuerzas de seguridad marroquíes les maniataron y apilaron, inmovilizados en el suelo de las calles del Barrio Chino de la ciudad de Nador, unas imágenes que han dado la vuelta al mundo.

Por su parte, el ministro del Interior, Grande Marlaska, señaló varios días después que "ningún Estado de derecho puede permitir el ejercicio de la violencia en su frontera", sin criticar la actuación de la Gendarmerie del país vecino.

Pero el episodio más bochornoso en el seno del Gobierno, donde existen evidentes diferencias en relación al asalto a la valla y la represión posterior, lo protagonizaron Isabel Rodríguez e Irene Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el que a la ministra de Igualdad se le impidió responder a las reiteradas preguntas de la prensa acreditada en Moncloa sobre su opinión en relación a lo ocurrido en Melilla.

Días después, en una entrevista en La Sexta, el presidente del Gobierno señaló que, cuando felicitó a las fuerzas de seguridad de Marruecos por su actuación, no había visto las tremendas imágenes, aunque pidió "contextualizar" sus palabras. Sánchez "empatiza" con las víctimas y lamenta las muertes, pero ha reclamado hacer también un "ejercicio de empatía con las fuerzas de seguridad y los ciudadanos de Ceuta y Melilla", y "con una Gendarmería marroquí que se empleó a fondo para tratar de evitar un ataque violento a la valla".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso