Menú

La Fiscalía pide detener al hijo de Obiang, investigado por presuntas torturas

La petición se produce tras la incomparecencia de Carmelo Ovono Obiang ante el juez Pedraz para prestar declaración como imputado.

La petición se produce tras la incomparecencia de Carmelo Ovono Obiang ante el juez Pedraz para prestar declaración como imputado.
Obiang, a la llegada a la catedral de La Almudena | Archivo

Se estrecha el cerco contra Teodoro Obiang. La Fiscalía ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que dicte una orden de detención —nacional e internacional— contra Carmelo Ovono Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, y otro investigado por presuntas torturas a opositores al régimen ecuatoguineano después de su incomparecencia en la sede judicial hace dos semanas.

El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 5 había citado a Carmelo Ovono Obiang; al ministro de Seguridad Nacional del país africano, Nicolás Obama Nchama, y al director general de la Seguridad Presidencial, Issac Nguema Ondo, para que declararan el pasado 28 de marzo en calidad de imputados, pero ninguno de ellos lo hizo.

Ovono Obiang y Nguema Ondo pidieron a Pedraz declarar por videoconferencia para no tener que desplazarse hasta Madrid, dadas sus responsabilidades gubernamentales, algo a lo que el juez accedió. Sin embargo, llegado el día ninguno compareció. En respuesta, la acusación ejercida por el Movimiento para la Liberación de Guinea Ecuatorial-Tercera República (MLGE3R) solicitó a Pedraz que dictara una orden de busca y captura nacional, una orden europea de detención y entrega (OEDE) y una orden internacional de detención (OID) contra los tres.

La Fiscalía ha informado a favor de dictar órdenes de detención nacional e internacional contra el hijo de Obiang y Nguema Ondo, por haberse sustraído a la acción de la Justicia "sin causa legal" y a pesar de que se les habían dado las facilidades solicitadas para ello. El Ministerio Público lo considera un "medio necesario y proporcionado" para asegurar la puesta a disposición judicial de los tres investigados, apoyándose para ello en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

Aunque la Fiscalía solo se ha pronunciado sobre esos dos investigados, porque fueron los que pidieron declarar por videoconferencia, fuentes fiscales señalan que los tres deben comparecer ante el juez, por lo que cabe esperar una medida similar respecto al tercero: Obama Nchama.

Apresados y encarcelados

Se trataba de las primeras declaraciones acordadas después de que el pasado mes de octubre Pedraz admitiera la querella presentada por el MLGE3R contra los tres encausados por el presunto secuestro y las posteriores torturas que habrían sufrido cuatro de sus miembros: los residentes en España Martín Obiang y Bienvenido Ndong y los nacionales españoles Feliciano Efa y Julio Obama Mefuman —que murió en la prisión de Oveng Azem (Mongomo) presuntamente fruto de esas torturas—.

Los hechos habrían acontecido en un viaje de Madrid a Yuba, donde habrían sido capturados el 15 de noviembre de 2019 como parte de una trampa bajo la falsa invitación de un amigo para viajar a Sudán del Sur.

Según la querella, fueron "trasladados clandestinamente en un avión oficial del régimen de Guinea Ecuatorial y encerrados en un centro de detención en Oveng Asem". "Han sido torturados y obligados a pedir perdón al líder del régimen ecuatoguineano bajo presiones frente a la TV pública de Guinea Ecuatorial", apuntaba el escrito.

En el mismo se sostenía que Ovono Obiang y Obama Nchama habrían estado presentes tanto en el avión oficial en el que se ejecutó el secuestro como dirigiendo "algunas de las sesiones de torturas en los sótanos del centro penitenciario". Además, explicaba que ambos "residirían en España, contarían con domicilio estable, y además, se podrían encontrar" en territorio nacional.

A los dos nacionales españoles, Efa Mangue y Obama Mefuman —ya fallecido—, se les habría imputado una presunta participación en un golpe de Estado contra el Gobierno ecuatoguineano por la que habrían sido condenados en un juicio militar a las penas de 90 años y 70 años de prisión respectivamente.

"Contundentes pruebas" de los delitos

La Comisaría General de Información remitió el pasado 1 de diciembre al instructor un extenso informe en el que ponían el foco en los "numerosos casos de desapariciones, traslados forzosos, torturas e, incluso, asesinatos y condenas a muerte, de conocidos opositores residentes en el exterior" de Guinea Ecuatorial.

Los investigadores consideran que los testimonios grabados por las víctimas y las declaraciones de los testigos protegidos que obran en la causa "son contundentes pruebas que determinan la existencia de los delitos investigados, secuestro y torturas principalmente, siendo dos de sus víctimas ciudadanos españoles y otra dos ecuatoguineanos residentes y asilados en España".

La Policía asegura que estos delitos se habrían producido "en el marco" de una "persecución sistemática, convirtiéndolos en crímenes de lesa humanidad". "Dos de los responsables directos señalados por la comisión de los delitos acreditados, Nicolás Obama Nchama y Carmelo Ovono Obiang, tienen junto a sus familias, residencia estable y acreditada en España y otros como Isaac Nguema, visitan de forma periódica nuestro país", apunta.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios