Menú

Dos loros, testigos en un juicio de divorcio por infidelidad: "Mi marido no está en casa, ven"

Las aves comparecieron ante el juez el pasado 25 de marzo, según asegura el abogado del marido engañado.

Las aves comparecieron ante el juez el pasado 25 de marzo, según asegura el abogado del marido engañado.
El abogado del marido con los loros ante el Palacio de Justicia de Estambul. | X (Twitter)

Por surrealista que parezca, dos loros han comparecido como testigos en un juicio por un caso de divorcio. Ha ocurrido en Turquía, donde un hombre descubrió que su mujer le era infiel gracias a que las aves repetían constantemente la frase: "Mi marido no está en casa, ven". La insistencia de las mascotas despertaron las sospechas del varón, que inició sus indagaciones y terminó descubriendo que los pájaros parlantes estaban en lo cierto.

La historia, cuya veracidad fue cuestionada inicialmente, ha levantado un gran revuelo entre los turcos y se ha hecho viral a raíz de que el abogado del marido engañado ha confirmado la noticia. Los loros comparecieron el pasado 25 de marzo en el Palacio de Justicia de Estambul, según compartió en su cuenta de X (Twitter) el letrado Ted Buckland. La prueba: una fotografía de él con los dos grandes pájaros posados sobre sus hombros, en las puertas de los juzgados.

El adulterio es causa absoluta de divorcio en Turquía. Lo que no sabemos es la fiabilidad que el juez ha podido dar al testimonio de estas aves domésticas en el procedimiento judicial. Resulta complicado pensar que el abogado haya podido demostrar que los loros aprendieron la mencionada frase de la mujer, y no porque la hayan escuchado en televisión o cualquier otra parte.

Lo que está claro es que el chivatazo de los loros al supuesto marido ‘cornudo’ y su declaración ante el juez como testigos de la citada infidelidad ha resultado impactante, a la vista de las reproducciones del post original del abogado del demandante, que acumula alrededor de medio millón de visitas. Una cifra muy superior a cualquiera de los comentarios que haya podido compartir en su perfil anteriormente.

Otro caso viral

La noticia de los loros ‘testigos’ ha dado la vuelta al mundo. Ya ocurrió en el mes de febrero con un caso de divorcio por falta de higiene personal. Una mujer turca denunció a su marido por no lavarse con frecuencia. Y la Corte Suprema falló a su favor, después de estudiar el caso en profundidad.

La demandante alegó que su esposo "rara vez" se duchaba, "olía a sudor" y se cepillaba los dientes una o dos veces a la semana, por lo que su aliento era "insoportable". En esta ocasión, su abogado -Senem Yılmazel- presentó como testigos a personas de su entorno (fundamentalmente amigos y compañeros de trabajo) que confirmaron sus acusaciones.

Algunas de esas personas manifestaron que compartir espacio con él llegó a ser una "tortura". De manera que el alto tribunal no sólo aprobó la solicitud de divorcio de la mujer, sino que también le impuso al marido el pago de una indemnización de 500.000 liras turcas (alrededor de 15.000 euros) a su exesposa en compensación por el daño causado.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios