Menú

Ribal Al-Assad: "Si gana Al Assad es terrible, pero si ganan los otros es peor aún"

El fundador de la Organización para la Democracia y la Libertad en Siria muestra a Libertad Digital su preocupación por el futuro de su país.

4
El fundador de la Organización para la Democracia y la Libertad en Siria muestra a Libertad Digital su preocupación por el futuro de su país.
Ribal Al-Assad, contesta a las preguntas de Libertad Digital | LD

El fundador y director de la Organización para la Democracia y la Libertad en Siria, Ribal Al-Assad asistió como ponente el pasado jueves en Madrid al curso internacional "Una nueva relación atlántica", dirigido por Cayenta Álvarez de Toledo. Un curso en el que estaba previsto que compartiera tribuna con Ahmed al-Zubair Ahmed-al Sanusi, miembro del Consejo Nacional de Transición en Libia, premio Sakharov 2011 del Parlamento Europeo a la defensa de los Derechos Humanos y preso político durante 31 años y el presidente del Partido Reforma y Desarrollo y presidente de la Comisión de Derechos Humanos en la Asamblea Popular de Egipto, Anwar E. El Sadat. El tema de la conferencia no era otro que "los derechos humanos en las transiciones árabes".

Dada la inestabilidad en Egipto y en el resto de la región, El Sadat no pudo salir de El Cairo y Ahmed al-Zubair tampoco pudo hacerlo de Libia, por lo que Ribal Al-Assad fue el único de los invitados que pudo asistir a la mesa de trabajo en FAES.

Precisamente, minutos antes de entrar a la sala de reuniones, Al Assad concedió unos minutos a Libertad Digital para valorar la situación en su país, Siria, en unos momentos en ni la oposición ni el Ejército parecen representar a la mayoría de un pueblo que sufre una guerra con cerca de 100.000 muertos y más de un millón de refugiados.

Libertad Digital: ¿Cómo y por qué decide crear la Organización para la Democracia y la Libertad en Siria?

Ribal Al-Assad: Comencé con la Organización de Democracia y Libertad en Siria mucho antes de la 'Primavera Árabe', antes era el director de Arab News Network, que era una televisión vía satélite con oficinas en Londres, donde yo estaba. Empezamos en 1997 y nos convertimos en la primera cadena pedía libertad y democracia, no sólo en Siria, sino también en todos los países árabes. Pero en 2009 el régimen nos bloqueó la señal. Pese a que pedimos ayuda nadie pudo hacer nada. Fue entonces cuando decidí fundar esta organización para mostrar el régimen Sirio.

Cuando empezó la llamada 'Primavera árabe' -aunque no me gusta mucho esta forma de llamarlo, porque para mi no es una "primavera árabe"- todo el mundo árabe era optimista y pensaba que las cosas iban a cambiar para mejor, aunque muchos sabíamos que el proceso no iba a transcurrir por cauces pacíficos. Sabemos que, en algunos casos, ellos mismos comenzaron a distribuir armas. Tal y como hemos podido comprobar, había ciudades y pueblos en los que cuando los vecinos se levantaban, encontraban armas colocadas delante de sus puertas para que las cogieran. Necesitaban que la transición tuviera lugar mediante un conflicto armado contra el régimen.

El problema es que todo el mundo árabe, sobre todo los países del golfo como Qatar y Arabia Saudí, han caído en la trampa del régimen y se han decidido armar grupos muy extremistas. El jefe del consejo supremo de los islamistas en Arabia Saudí llamó a la yihad contra los infieles alauitas y dijo que no importaba si moría un tercio del pueblo en el proceso. Esto era un horror y ha empujado a que los moderados en Siria le diera su apoyo al Gobierno porque es verdad que quieren cambiar la dictadura, pero no quieren remplazarlo con algo peor, con islamistas. Esto es lo que ha pasado en Egipto, en Irán hace más de treinta años, que remplazaron una dictadura con un régimen islamista y este no es el sueño del mundo árabe.

LD ¿Cree que es posible el final del conflicto en Siria sin intervención armada, sin intervención extranjera?

Ribal Al-Assad: Debemos tener una salida sin intervención. Siria no es como Libia. Tenemos núcleos muy poblados y diferentes grupos étnicos y religiosos. Una solución armada, como se está demostrando, sólo acrecienta el problema. Sería faltal. Dicho esto, creo que Europa y EEUU se han quedado atrás y han permitido que entren en escena países como Arabia Saudí y Qatar, que tienen una agenda completamente diferente a la de occidente. Estos países quieren reemplazar el régimen de Al Assad por islamistas, no quieren la democracia, porque saben que serían los próximos en caer. Son lo peor de los regímenes autocráticos de la región.

Lo que tendría que hacer occidente es colocarse al frente de todos los grupos democráticos en Siria, pero los que son realmente democráticos, no como pasó en Turquía la primera vez. Deberíamos atraer a los moderados, a los demócratas, gente que está dispuesta a traer la democracia que realmente queremos, con nuestros valores, no con los valores de los países del Golfo. Los islamistas nunca van a aceptar valores como la igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley.

Hilary Clinton ha tardado 18 meses reconocer que el Consejo Nacional Sirio no representaba a los sirios, pero ya es muy tarde y además, no ha tratado de corregirlo. Al contrario, lo han hecho aún pero al acudir a Qatar. En Siria la mayoría están contra el régimen y contra los islamistas y nunca van a aceptar que llegue un gobierno formado en Qatar. En Qatar no sólo están los hermanos musulmanes, sino también los salafistas. Lo que necesitamos no son armas, sino una solución pacífica. Si la mitad del esfuerzo que se puso en armar a los rebeldes se hubiera puesto en construir una oposición legítima y democrática, todo sería más fácil. Creo que así, no hubiéramos tenido que llegar hasta cerca de 100.000 muertos y casi un millón de refugiados.

LD: ¿Cree que las internacionales ayudan a encontrar una solución?

Ribal Al-Assad: Pienso que lo que ha favorecido es que comienzan a darse cuenta del verdadero peligro que entraña Siria. Ya saben que hay miles de yijadistas con la misma ideología que Al Qaeda. El ejército libre sirio está formado por grupos salafistas, que tienen la misma ideología de Al Qaeda. ¿A quién queremos darle armas? Tienen baterías antiaéreas, tienen armas químicas, lo tienen todo. Hasta ahora no hemos visto ninguna solución, no hemos visto nada. Lo de Siria no es un problema localizado en Siria, es un problema regional. Lo que tiene que hacer occidente es ponerse todos de acuerdo para luchar contra el islamismo y los extremismos, no sólo en Siria, sino en todos los países árabes.

LD: ¿El derrocamiento, la muerte de Al Assad sería una solución al conflicto?

Ribal Al-Assad: Al contrario, hoy sería un gran problema. Los problemas de Siria se multiplicarían por cien. Bashar Al Assad es un simple heredero que cogió el poder de su padre. No pinta demasiado. Incluso quiso irse y no le dejaron. La Comunidad Internacional ahora está confundida. Este régimen es terrible y estos rebeldes son terribles. Si gana Al Assad, con Irán y Hezbolá y Rusia, para occidente es terrible, pero si ganan los otros es más terrible todavía. El régimen Sirio no está sólo. Hoy después de todo ha entrado Hezbolá, han entrado los iraníes, han entrado los rusos que van a darles misiles. Los iraquíes también les están apoyando.

No es un problema Syrio es un problema regional. Tienes un hombre religioso en Qatar, que llama a la yijad contra los alauitas porque, dice, "son más infieles que los cristianos y que los judíos". Es decir, está llamando abiertamente a matar a todos los infieles.

LD ¿Qué pasa con los refugiados? ¿Quién puede hacerse cargo de ellos?

Ribal Al-Assad: Uno de los problemas que hay ahora es que los qataríes se han gastado tres mil millones en armas. Si lo hubiera gastado en dar de comer y proteger a los refugiados... Han destruido toda la sociedad Siria. En el New York Times ha dicho hace tres semana que no hay ni un solo sitio en Siria que no esté bajo la Sharía (ley islámica). Esto es fatal. Otros medios han dicho que ahora Bashar Al Assad está ganando un 70% del apoyo. Y no es que los sirios quieran a Bashar, sino que prefieren al que conocen, porque tienen miedo de los otros. Esta es la situación que tenemos hoy ¿qué queremos hoy? No queremos ni el régimen ni a los yihadistas. El reto es poder darle a la mayoría una alternativa.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios