Menú

¿Están cometiendo Al Asad y Rusia crímenes de guerra en Alepo?

Estados Unidos, Francia y Reino Unido creen que sí y piden una investigación. La ONU llama a evitar un genocidio como los de Srebrenica o Ruanda.

0
Estados Unidos, Francia y Reino Unido creen que sí y piden una investigación. La ONU llama a evitar un genocidio como los de Srebrenica o Ruanda.
Imagen de la ciudad de Alepo de esta misma semana. | Cordon Press

Alepo puede entrar en las próximas semanas en la historia más negra de los conflictos bélicos si la comunidad internacional no logra frenar al dictador sirio Bashar al Asad y su aliado Vladimir Putin. Sería parte de las ciudades que han sido arrasadas por completo debido a los bombardeos y al fuego de artillería. Jamás podría alcanzar la posición de Hiroshima y Nagasaki, pero sí podría situarse a niveles de Dresde o Colonia y superar de largo el sitio de Sarajevo.

Los bombardeos rusos en las últimas semanas sobre la ciudad son "los más intensos" que se han producido desde el inicio de la guerra en Siria. Sobre los barrios de la ciudad que no controla el régimen están cayendo bombas de barril, bombas de racimo y misiles. Desde los barrios que controla Al Asad llueve fuego de mortero y de piezas de artillería. Algunas voces alertan incluso de que se están usando bombas de fósforo o cloro, pero ninguna fuente oficial lo ha confirmado.

Todo el poder destructivo de la alianza ruso-siria está cayendo sobre las posiciones que ocupan los terroristas de Jabath Fatah Al Sham (el antiguo Frente Al Nusra, la marca de Al Qaeda en el país) y sobre una pequeña área controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias (la oposición moderada apoyada por Estados Unidos y otros países occidentales). Los objetivos no son solo militares, sino que también se han incluido depósitos de agua, hospitales y otras instalaciones civiles.

Por si fuera poco, unos 300.000 civiles continúan viviendo en esos barrios rebeldes y no están recibiendo víveres. Rusos y sirios han bloqueado los accesos a esos barrios para impedirlo. Incluso, la aviación rusa bombardeó hace unos días un convoy humanitario de la Cruz Roja y las Naciones Unidas, que se han visto obligados a poner punto y final, de momento, a su intención de introducir alimentos y medicinas a la población civil atrapada en pleno conflicto.

La comunidad internacional ha alzado la voz durante los últimos días, pero no termina de estar claro que rusos y sirios estén dispuestos a poner punto a final a la presión asfixiante sobre Alepo, la ciudad más poblada de Siria antes de la guerra, superando incluso a Damasco, y que ha sido un símbolo de la oposición al régimen de Al Asad desde 2012. Sobre todo después de que el dictador siria haya dicho públicamente que no piensa poner freno a la ofensiva y que lo que aparece en los medios occidentales "es parte de la propaganda y la demonización del Gobierno de Siria".

Hace unos días, Francia y Reino Unido acusaron en el Consejo de Seguridad de la ONU a Rusia y Siria de estar cometiendo crímenes de guerra. El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, dijo que Rusia e Irán "podrían convertirse en cómplices de crímenes de guerra si continúan con su actual estrategia". El titular de Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó que las fuerzas militares rusas podrían ser "culpables de crímenes de guerra", en caso de estar atacando a objetivos civiles sirios de manera deliberada.

El jueves, el enviado especial de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, advirtió de que "si el nivel de destrucción continúa, si no hay un gran cambio, Alepo, o al menos la parte oriental de la ciudad, quedará totalmente destruida en dos meses o dos meses y medio". "La única cosa que no estamos listos para hacer es ser pasivos, resignarnos a otra Srebrenica, a otra Ruanda, una posibilidad que tristemente somos capaces de reconocer delante de nosotros", añadió. También calificó como crímen de guerra el bombardeo de los convoyes humanitarios de su organización.

En esta línea, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, pidió el viernes la apertura de una investigación internacional sobre lo que está sucediendo en Alepo. "Los ataques contra hospitales y contra la población civil merecen más que una explicación por parte de Rusia y Siria. Parecen pedir una investigación apropiada por crímenes de guerra". El embajador francés ante la ONU, François Delattre, dijo que "Alepo es para Siria como Guernica lo fue para la guerra española: una tragedia humana".

En las últimas horas, Francia y España han llevado al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución para exigir un alto el fuego en Siria que se lleva negociando desde hace una semana, pero Rusia, que tiene poder de veto, ya ha anticipado que no la va a apoyar. Mientras tanto, la ONG Médicos sin Fronteras ha alertado de que la situación en la ciudad de Alepo es "dramática" y ha pedido que se tomen medidas inmediatas para paliar la situación.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios