Menú

Fiasco de Sánchez en Israel: Netanyahu le dirige un durísimo discurso y arruina la cumbre mediterránea

Un viaje que sorprendió a propios y extraños –sobre todo por ser el primero tras ser nombrado presidente– finalmente se salda con un notable fracaso.

Un viaje que sorprendió a propios y extraños –sobre todo por ser el primero tras ser nombrado presidente– finalmente se salda con un notable fracaso.
Pedro Sánchez y el primer ministro belga, Alexander de Croo en el kibutz de Be'eri, uno de los atacados por Hamás el 7 de octubre. | EFE/ Jorge Fuentelsaz

El primer viaje de Pedro Sánchez tras ser nombrado presidente por tercera vez ha sido un fracaso importante: la imagen dada no ha sido buena, las relaciones con Israel se han complicado, se vio obligado a escuchar un durísimo discurso de Netanyahu y, para colmo, los israelíes se han borrado de la cita que ha organizado el Gobierno español la próxima semana en Barcelona planteándola como una cumbre de paz y que, con el adiós de Israel – ni siquiera acudirá la embajadora – pierde todo sentido.

No es fácil entender el propósito de la visita de Pedro Sánchez a Israel que realizó este jueves, pero el resultado sólo se puede calificar como un fiasco. Los precedentes invitaban a pensar en lo peor: el primer compromiso del presidente del Gobierno en su discurso de investidura fue reconocer el estado palestino y posteriormente ha nombrado ministros a dos de los únicos 21 eurodiputados –de 705– que votaron en contra de condenar el atentado de Hamás del 7 de octubre.

Pero el resultado ha sido probablemente peor todavía de lo esperado: la reunión con Netanyahu se saldó con un rapapolvo de los que hacen historia en un duro discurso en el que preguntaba a Sánchez "¿qué se supone que tiene que hacer una democracia comprometida con el ser humano y las leyes de la guerra, conceder una excepción a esos criminales?", una frase que incluso podría llegar a entenderse como una referencia a la ley de amnistía que ha garantizado la investidura de nuestro presidente.

Netanyahu vapulea a Sánchez: "Sois un satán de talla media"

"Son genocidas, no están luchando por este o aquel territorio, luchan por eliminar el Estado judío en cualquier frontera", así de contundente iniciaba Benjamin Netanyahu su discurso junto a Pedro Sánchez tras la estupefaciente intervención del presidente del Gobierno –que además viajaba en calidad de presidente de turno del Consejo Europeo y acompañado del primer ministro belga, que será su sucesor– en la que le explicaba cómo enfrentarse a Hamás.

Además, advirtió que el objetivo de Hamás "va mucho más allá de la destrucción de Israel, son parte de un eje de terror", en el que también incluyó a Irán, Hezbolá y los Houthis de Yemen. Un eje que "desea la muerte de América, que es el Gran Satán, mientras que Israel es el pequeño Satán y, espero que no lo encuentren ofensivo –decía un socarrón Netanyahu– ustedes son un Satán de talla media".

"Odian nuestra civilización, quieren enterrarla" remataba el mandatario israelí, que pedía no aceptar "el relativismo moral" de los que transigen con que "es su sociedad" y que "pueden hacerle esas cosas horribles a las mujeres, pueden hacérselas a otros seres humanos", y con que "esa es su escala de valores".

Netanyahu recordó también que "si las democracias aceptamos que bajo ninguna circunstancia debemos ir a la guerra porque habrá trágicas muertes de civiles", exactamente lo que había dicho Pedro Sánchez unos minutos antes, "en ese caso estamos derrotados, hemos perdido antes de empezar, usted pierde y usted pierde –decía señalando al primer ministro belga y al propio Sánchez–, España pierde, Bélgica pierde".

"Porque esto se extenderá, lo verán muy pronto, este eje del terror no va a parar, si emergen victoriosos ahora intentarán demoler todo Oriente Medio y después irán a Europa ", sentenciaba el israelí.

"Si creen que exagero no es así, este es el hito en el que la historia se decide, o los paramos aquí o llegarán hasta ustedes. Y entonces ¿cómo piensan pararlos, qué harán, qué harán los países occidentales, las democracias, cuando los terroristas se camuflen entre los civiles?", golpeaba una y otra vez Netanyahu el endeble discurso de Sánchez.

Israel se borra de la cumbre

Pero es que la respuesta de Israel no se ha quedado en las proclamas o los gestos: este mismo jueves se anunció que el país se negaba a acudir al encuentro de la Unión para el Mediterráneo que Sánchez ha organizado para el próximo lunes en Barcelona.

En un texto emitido por la embajada israelí en Bruselas comunicaba que su país "no participará en el encuentro" porque, se trata de un foro que es "una plataforma práctica para alentar la cooperación entre diferentes países" y, en lugar de eso, se tomó la decisión de cambiar "la agenda original" sin haber "consultado a Israel".

Con esta decisión el gobierno israelí cree que se "socava el propósito de la Unión por el Mediterráneo" y se corre el riesgo de "transformarla en otro fórum internacional en el que Estados árabes maltraten a Israel".

La ausencia supone un duro revés para la maniobra propagandística con la que Sánchez pretendía hacerse pasar por un influyente líder internacional, después de un semestre de presidencia del Consejo de la UE que no ha podido ser más deslucido y en un ámbito en el que la propia posición de Sánchez y la inclusión de Sumar en el Gobierno están dejando a España completamente desplazada de la posición central de la Unión Europea.

Pero tras el no de Israel, el encuentro no puede tener ninguna relevancia y, al contrario, sólo sirve para evidenciar aún más la soledad de España en el ámbito europeo.

Y, por supuesto, pasa casi desapercibido en Israel

Para completar el panorama negativo, la atención en Israel estaba centrada en la puesta en marcha de los cuatro días de parón bélico acordados con Hamás a cambio de la liberación de 50 rehenes israelíes secuestrados en la Franja desde el pasado día 7, un alto al fuego que se ha puesto en marcha en la mañana de este sábado.

Así que la visita de Sánchez, que llegaba después de que haya pasado por allí un auténtico rosario de líderes mundiales, ha tenido escasísimo impacto y, además, la cobertura del viaje ha estado acompañada de referencias a Sira Rego, su nombramiento y sus declaraciones y también las declaraciones del ministro Albares en las que el titular de Exteriores aseguraba que España va a trabajar por el reconocimiento del Estado palestino, tal y como prometió Sánchez en su investidura.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro