Menú
Cuatro mujeres secuestradas por Hamás cuentan detalles de su cautiverio y piden que se rescate a los 137 rehenes aún en manos de los terroristas.

El testimonio de cuatro mujeres secuestradas por Hamás: "Era como una película de terror"

Cuatro mujeres secuestradas por Hamás cuentan detalles de su cautiverio y piden que se rescate a los 137 rehenes aún en manos de los terroristas.

Yocheved Lifshitz y Yaffa Ada tienen 85 años, Ditza Hayman 84, mientras que Daniel Aloni es más joven: tiene 45. Las cuatro fueron secuestradas por Hamás durante el macroatentado del 7 de octubre y han sido liberadas durante la tregua de la pasada semana. Ahora, han dado testimonio en unos estremecedores vídeos en los que cuentan algunos detalles de su cautiverio y, sobre todo, piden que se libere a las 137 personas que siguen en manos de la organización terrorista.

"Estuve 17 días en los túneles, casi no dormí", cuenta Yocheved Lifshitz, que explica también que "durante los últimos cuatro días estuve enferma y temían que provocara una epidemia en los túneles".

Esta mujer anciana explica que para los secuestrados por Hamás "las condiciones de vida son muy difíciles", por lo que "cada día es crítico" para los que se mantienen bajo cautiverio, que en muchos casos viven en pasadizos en los que "el oxígeno se va agotando" y, además, con el temor a las "represalias".

Ditza Hayman estuvo bajo las garras de los terroristas durante 53 días y cuenta que "desde el principio la comida no era mucha" y, encima, "con el tiempo disminuía aún más", es decir, que en la práctica se les mantenía en lo que define como "condiciones de hambre" con las que "la capacidad para sobrevivir es cada vez menor".

Daniel Aloni cuenta que fue secuestrada junto con su hija de seis años y que su situación en Gaza era "como estar en una película de terror, sientes que quieres pellizcarte y despertarte de esa pesadilla", explica todavía temblando, "fue horrible, aterrador", asegura.

Aloni recuerda que, como pasa en muchos casos, todavía permanecen secuestrados familiares, en su caso "mi cuñado, su hermano, sus parejas y el hermano de una de ellas", gente que está "en peligro de muerte".

El último testimonio es el de Yaffa Ada, que tiene todavía secuestrado a un nieto y suplica a la cámara, "saquen a nuestros chicos, a todos, se lo pido, se lo ruego, devuélvanlos, ¡liberen a los chicos ahora!".

Temas

0
comentarios