Menú

Israel inicia la última fase de la guerra: llega la operación en Rafah para acabar definitivamente con Hamás

Mientras Hamás mantiene todavía a más de 130 rehenes el 7 de octubre Israel lanza la última operación para acabar con la organización terrorista.

Mientras Hamás mantiene todavía a más de 130 rehenes el 7 de octubre Israel lanza la última operación para acabar con la organización terrorista.
Artillería israelí en las cercanías de la frontera con Gaza. | EFE/EPA/ATEF SAFADI

A mediados de febrero y a medida que las complicadas operaciones en Jan Yunis –el principal bastión de Hamás en el centro de Gaza– iban concluyendo, se hacía evidente que el siguiente paso que Israel tenía que dar para completar su objetivo de desmantelar militarmente a la organización era la entrada en Rafah, la ciudad importante más al sur de la Franja –tiene unos 150.000 habitantes– y el último refugio de miles de terroristas: según todos los datos de inteligencia hay allí varios regimientos que todavía no han entrado en combate y que todavía mantienen capacidad operativa.

Sin embargo, durante meses la operación se ha frenado por diversas razones, especialmente por las presiones políticas exteriores que pueden resumirse en una: la de la Administración Biden que, contrariamente a lo que suele ocurrir en las relaciones entre ambos países, incluso se ha pronunciado en público y con toda claridad en contra de que Israel entrase en Rafah, que era lo que habían anunciado Netanyahu y otros miembros de su gobierno.

La operación también se ha mantenido congelada mientras se sucedían procesos de negociación para alcanzar una tregua con Hamás a cambio de la liberación de los más de 130 rehenes que, siete meses después, siguen en manos de los terroristas.

"Muy lejos de las demandas vitales de Israel".

Unas conversaciones que hasta ahora han sido infructuosas y que, en opinión del gobierno de Netanyahu, estaban siendo usadas por Hamás como una forma de frenar la presión militar y lograr sobrevivir como un grupo importante dentro de la Franja. De hecho, este mismo lunes y después de que Israel anunciase el inicio de las hostilidades en Rafah, Hamás se ha apresurado a aceptar una tregua, pero con unas condiciones que, según el propio primer ministro israelí, están "muy lejos de las demandas vitales para Israel", que no puede "aceptar una propuesta que pone en peligro la seguridad de nuestros ciudadanos y el futuro de nuestro país"

Netanyahu ha recalcado que el anterior acuerdo de alto al fuego con Hamás, que sirvió para la liberación de un centenar de secuestrados, demostró precisamente que "la presión militar sobre Hamás es una condición previa para el regreso de los rehenes".

Y, por supuesto, esa ha sido una de las razones esgrimidas para justificar la operación en Rafah, si bien este es un punto de vista que no comparte toda la sociedad israelí, en la que amplios sectores se están desmarcando no tanto del esfuerzo bélico contra Hamás, que todo el mundo compartía al inicio de la guerra, como del hecho de que este no haya servido para lograr la liberación de los rehenes, un tema que como es lógico es extremadamente doloroso para todos los israelíes y en el que las familias de las víctimas se encuentran cada vez más abandonados no ya por la opinión pública y los gobiernos internacionales, como ha ocurrido desde el primer momento, sino también por su propio gobierno.

Una operación "limitada" precedida de otra evacuación

Cuando finalmente Israel se ha decidido a lanzar esta operación militar que debería ser la última del conflicto, ha empezado por intentar que los civiles gazatíes puedan salir de las zonas en las que en teoría se van a producir los combates más intensos.

Así, antes de los primeros bombardeos las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF por sus siglas en inglés) han publicado una serie de avisos a la población para que se desplace a una zona humanitaria ampliada en las cercanías en la que hay "hospitales y tiendas de campaña y mayores cantidades de alimentos, agua, medicamentos y suministros adicionales", según la comunicación de la IDF, que ha asegurado que se trata de un movimiento temporal y que ha usado diversos medios –"posters, mensajes de texto, llamadas telefónicas y transmisiones en árabe"– para convencer a los habitantes de la zona de la necesidad de desplazarse.

Además, según medios israelíes el Secretario de Prensa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha confirmado que Israel se ha comprometido a que la operación en Rafah sea "limitada" y a que está diseñada para "evitar que armas y dinero" puedan ser introducidos en Gaza.

Por lo pronto la operación ha comenzado con la toma del conocido paso de Rafah, la puerta fronteriza que une la Franja con su vecino del sur, Egipto, y que por cierto lleva cerrado a cal y canto para los palestinos desde que empezó la guerra, si bien los egipcios sí han dejado pasar por allí a los extranjeros que permanecían en Gaza y, por supuesto, la ayuda internacional que ha llegado a la Franja.

Israel ha afirmado que tenía información de inteligencia que indicaba que el citado paso de Rafah "estaba siendo utilizado con fines terroristas". Además han recordado que el pasado domingo "se dispararon morteros desde la zona del paso fronterizo de Rafah hacia la zona del paso de Kerem Shalom", un ataque que tuvo como resultado el fallecimiento de cuatro soldados israelíes, además de varios más heridos.

La operación comenzó con una serie de bombardeos para "eliminar objetivos terroristas de Hamás, incluyendo estructura militares, infraestructuras subterráneas y otras infraestructuras terroristas". Como resultado de estos ataques fallecieron una veintena de terroristas, siempre según los datos facilitados por Israel.

Posteriormente, una incursión con infantería y tanques que algunos han calificado de "limitada pero contundente" ha tomado el control del lado gazatí del paso fronterizo, en el que ondeaban durante este martes banderas israelíes. ¿Será toda la operación en Rafah igualmente "limitada pero contundente" o asistiremos a una guerra generalizada como la que se ha visto en el resto de la Franja de Gaza? La respuesta a esta pregunta llegará, aunque no es seguro del todo, en los próximos días.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios