Menú

Ruth Wasserman Lande: "El mensaje que ha lanzado España es que si matas y violas recibes como premio un Estado"

Tras los últimos ataques de Sánchez a Israel entrevistamos a una exdiputada, que fue asesora de Simón Peres y es una gran experta en el mundo árabe.

Tras los últimos ataques de Sánchez a Israel entrevistamos a una exdiputada, que fue asesora de Simón Peres y es una gran experta en el mundo árabe.
La arabista y política israelí Ruth Wasserman Lande. | C.Jordá

Israelí y arabista, la carrera de Ruth Wasserman Lande se ha cruzado con la política en más de una ocasión: fue asesora de Shimon Peres cuando este ejerció de presidente y más adelante fue parlamentaria en la Knesset, dentro de las filas del centrista Azul y Blanco.

La conozco en Ámsterdam, durante la conferencia anual de European Jewish Association y rápidamente concertamos una entrevista que espero que me sirva para tener una idea de la reacción de ese sector centrista y liberal de la sociedad israelí a las actuaciones políticas contra su país de Pedro Sánchez.

Como buena israelí, Wasserman Lande tiene un verbo torrencial, convincente y casi imparable, que junto con el conocimiento y el sentido común que demuestra hacen que escucharla sea un placer y una lección.

Unos días después, y mientras empiezo a transcribir esta entrevista, el ministro Albares comunica que España se une a la acción contra Israel en la Corte Penal Internacional, así que me pongo en contacto con ella para completar lo hablado en nuestro primer encuentro. Fiel a su estilo, me manda un audio de WhatsApp que es un martillo pilón argumental.

"El primer ministro español ha colocado a un país como España, en Europa occidental y miembro de la Unión Europa, al nivel del gobierno del Congreso Nacional Africano de Sudáfrica, que es uno de los más corruptos del mundo y ha llevado a Sudáfrica a un déficit sin precedentes, una criminalidad que es una de las más altas del mundo, si no la más alta, que tiene sin agua corriente a la mayor parte de los barrios y sin electricidad incluso a alguno de los barrios buenos. El gobierno de un país en el que hay pueblos que no tienen ni alcantarillado".

"Y lo que ha hecho el presidente del Gobierno es colocarse él mismo y al pueblo de España junto con esto, no tengo nada más que añadir excepto que es vergonzoso", remata.

Y es que además de su experiencia y conocimiento Ruth Wasserman Lande tiene otra virtud: se le entiende perfectamente. Como cuando en nuestro encuentro en Ámsterdam le pregunto qué opina del reconocimiento del Estado palestino y empieza por explicarme "lo imposible que es en este momento concreto que se establezca cualquier tipo de entidad palestina al lado de Israel".

"Y la razón para ello es muy simple, no es complicada ni está bajo la superficie o entre líneas, es muy claro y lo dicen los palestinos y los árabes todo el tiempo: no soy yo quién lo dice y no es sólo Hamás o la Yihad Islámica, es también Fatah; no son sólo los grupos político–religiosos, son también los seculares, y lo dicen todos con claridad: quieren destruir la tierra y la gente de Israel".

Me cuenta que la mayor parte de los israelíes no creían que esto fuera así, que quizá no pensaban que los palestinos eran el mejor vecino posible, "pero la gran mayoría no entendían la profundidad del odio y la incitación que llevó al 7 de octubre".

"Las atrocidades que se cometieron deben hacer despertar no sólo a Israel, sino a todo el mundo. Gente que odia lo bastante como para violar en grupo a chicas jóvenes frente a sus padres y novios, meter objetos de metal en sus genitales, violar a hombres en el nombre del Islam, en el que cualquier acto sexual fuera del matrimonio es tabú y está prohibido", dice sin poder contener su indignación. "El 7 de octubre fue una llamada de atención sobre el nivel de odio y de extremismo, un odio que no es sólo a Israel, y eso también lo dicen abiertamente, sino que es contra todo el mundo que no es musulmán e incluso contra los musulmanes que no son lo suficientemente musulmanes".

Además, para ella el problema no es sólo Hamás, aunque se diese el Gobierno a Fatah en poco tiempo serían dominados por una facción más violenta, como ocurrió en la propia Gaza:" ¿Qué está reconociendo España? Un Estado palestino que controlarán bandas terroristas o en el que, como hace Hezbolá en el Líbano, dejarían un gobierno títere y harían lo que quieran".

ruth-wasserman-lande03.jpg
Wasserman Lande, en un momento de la entrevista | C.Jordá

"Sin ni siquiera exigir la liberación de los rehenes"

"Eso es lo que España reconoce sin ninguna condición –me dice– sin ni siquiera exigir la liberación de los rehenes, la mujeres, los ancianos, los bebés… Y tampoco se ha pedido a ese gobierno palestino que esté desarmado, porque ellos han dicho que van a repetir el 7 de octubre. ¿Es eso lo que dice el Gobierno español? ¿Qué está bien hacer otro 7 de octubre? Porque eso es lo que significa".

Finalmente hablamos del mensaje que Hamás y los palestinos ven realmente tras el reconocimiento español: "No sólo ellos, todo el mundo entiende que el mensaje es que si matas y violas en grupo a israelís, si cometes crímenes atroces, crímenes contra la humanidad, entonces recibes como premio un Estado. Es una locura".

Según avanza nuestra conversación Ruth Wasserman Lande va desmontando la mayor parte de los tópicos que se esgrimen sobre Israel y Palestina: la ocupación –"se llevaron hasta los cementerios, no quedaba ni un hueso judío en Gaza"–, el bloqueo –"no había más que ver en tik tok cómo estaban sus mercados antes del 7 de octubre"- o el apartheid –"mientras que si un judío entra en Gaza es asesinado inmediatamente había miles de gazatíes trabajando en Israel".

El problema: la educación en el odio

Como experta que es en los países árabes que rodean Israel pregunto por la respuesta que han tenido a la masacre del 7 de octubre. Esto le permite entrar en una cuestión importante: "Hay un problema fundamental en estos países, y también en Cisjordania y Gaza, que es la educación en el odio, que además es sufragada por los países de occidente".

"Esta educación –insiste– es el centro de todo: incluso si Israel pudiese matar a todos los terroristas, lo que es imposible, si no acabamos con la incitación al odio en la educación no sirve de nada. Porque a estas personas se les enseña a odiar tanto que pueden hacer lo que hicieron. Para hacer eso el nivel de odio es tal que yo personalmente ni siquiera puedo entenderlo".

"Por lo tanto, cuando hables de cómo reaccionaron los países árabes o cómo reaccionó el público árabe, te lo diré de manera muy simple: no tienen la información de verdad, no entienden lo que realmente hizo Hamás". Asegura que en esos países "solo ven a Al Jazeera, que es un maravilloso portavoz de Qatar para el que la verdad es completamente irrelevante".

ruth-wasserman-lande02.jpg
Wasserman Lande, en un momento de la entrevista | C.Jordá

¿Siguen en pie los Acuerdos de Abraham?

También quiero preguntar a Ruth por los Acuerdos de Abraham que Israel firmó con varios países árabes y parecían haber cambiado para siempre Oriente Medio, ¿se han detenido tras el 7 de octubre?

"No se detuvo, pero recibió un golpe", responde, antes de contarme "un pequeño secreto": si estas relaciones no se han roto "no es por amor a los palestinos, es por la necesidad de formar una coalición con un Israel fuerte".

Según ella, en la región "nadie necesita un Israel débil, ni Arabia Saudita, ni los Emiratos Árabes Unidos, ni Bahréin, nadie". Por eso "debilitar la determinación y la capacidad de Israel para luchar por la protección de sus propios civiles" tampoco es útil para la paz con los demás países árabes, que lo que piensan es que "es importante crear una coalición contra Irán", que en su opinión "es un problema para el mundo entero".

Por el contrario, Arabia Saudí, de la que advierte que "no digo que sean santos, ni nosotros tampoco, ni nadie", sí entiende el problema que es el islam chií "y quieren el acuerdo" porque entienden la importancia de frenar a Irán, "no porque nos amen y, créeme, no porque amen a los palestinos". Así que su apuesta es que "sí creo que habrá acuerdo con los saudíes", pero todo depende "de si el mundo respaldará lo que es necesario respaldar".

Le pregunto si es posible que ese acuerdo se vinculase, precisamente, a una independencia real de Palestina y responde que sí, "pero no ahora", porque sería "darles un regalo a los terroristas, darles armas para matarnos y violarnos. ¿Por qué alguien en su sano juicio haría eso? Es una locura".

Y eso la lleva de nuevo al reconocimiento del gobierno de Sánchez: "Hago un llamado al pueblo español" al que pide que como "madres y personas" estemos "del lado correcto de la claridad moral".

Un llamamiento del que excluye al gobierno "porque como madre no puedo aceptar lo que hicieron. No les importan nuestras chicas, no les importan nuestras violaciones, no les importa la humanidad. Esta es la verdad, no es una bonita verdad diplomática, pero es la verdad".

Los países árabes y Gaza

Para terminar le pregunto si cree que alguno de los países árabes de la zona podría implicarse en la gestión y la reconstrucción de Gaza tras la guerra. Es una opción que valora muy positivamente: "Eso espero y rezo para que, por ejemplo, un país como los Emiratos Árabes Unidos, que ya ha reformado su sistema educativo eliminando formas de odio, incitación y antisemitismo, esté a cargo del sistema educativo en lugar de organismos como la UNRWA".

Además, se muestra convencida de que "los Emiratos son lo suficientemente fuertes como para no dejarse manipular." y como son árabes "entienden la mentalidad árabe y la religión musulmana".

En su opinión "tendrán éxito si lo asumen pero, por supuesto, no estarán dispuestos a siquiera considerarlo" si Hamás sigue vivo y les va a estar atacando en la propia Franja. Por esa razón es tan importante, me explica, que Israel termine el trabajo y acabe con Hamás, porque en caso contrario "nadie estará dispuesto a entrar, reeducar y reconstruir Gaza".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro