Menú

Motorola Atrix, el teléfono que sirve de 'netbook'

Tiene una gran batería y características notables en un Android, pero lo que lo diferencia es la posibilidad de convertirlo en el corazón de un ordenador.

EP/Antonio R. García
0

Motorola se une al club de los doble núcleo con su smartphone Atrix. Se trata de un teléfono que llama la atención por su potencia y su pantalla, pero sobre todo por las posibilidades de sus periféricos. Destacan su base multimedia para convertir el teléfono en un Home Center y el Lapdock, una base similar a un portátil, teclado y pantalla, que permite convertir al Motorola Atrix en el cerebro de un netbook.

Las nuevas exigencias para los terminales, enfocadas a que puedan reproducir alta definición, una navegación web como la de un PC e incluso editar vídeo, provocan que sea necesario el aumento de potencia. Cada vez es más habitual escuchar "doble núcleo" en la descripción de un smartphone y sus potencias comienzan a ser comparables con la de un PC.

Aunque lo más interesante del Motorola Atrix son sus periféricos, es necesario empezar destacando sus posibilidades técnicas. Se trata de uno de los smartphones que apuesta por un procesador capaz de sonrojar a algunos portátiles. El dispositivo tiene con un Nvidia Tegra a 1 GHz  que responde a las mil maravillas las exigencias que tenga el usuario. El terminal reproduce vídeo de alta calidad sin problemas y su capacidad multitarea es perfecta. La memoria RAM de 1 giga también ayuda y el teléfono presenta una respuesta excelente.

La pantalla del Motorola Atrix es una LCD TFT de 4 pulgadas, acompañada con los botones táctiles tan habituales en los teléfonos Android (menú, home, volver y buscar). La calidad de la pantalla es muy elevada. Cuenta con varios niveles de brillo que responden a las distintas situaciones lumínicas y su reconocimiento táctil que está a la altura de los mejores terminales Android.

Con una memoria interna de 16 Gigas, posibilidades de conexión GSM, wifi y GPS, el Motorola Atrix lo tiene todo para triunfar. Además, cuenta con dos cámaras, una frontal VGA y una trasera de 5 megapíxeles equipada con flash LED que permite la grabación de vídeo en Alta definición a 720 a 30 fotogramas por segundo. La respuesta de la cámara posterior es muy elevada y los usuarios podrán estar orgullosos de los vídeos y fotografías de su smartphone.

El gran contra del teléfono es que Motorola ha decidido lanzar el dispositivo con Android 2.2. No es la última versión del SO móvil de Google y hace que el Motorola Atrix quede un tanto deslucido. En todo caso, Motorola ha introducido su interfaz exclusiva, Motoblur, que permite a los usuarios tener acceso a un servicio de gestión de redes sociales y noticias entre otros servicios. El terminal, en exclusiva con Movistar, tiene un precio atractivo, de 0 a 429 euros.

Casi un netbook

Motorola Atrix es un teléfono atractivo, que gana enteros gracias a sus periféricos y a la filosofía que ha querido transmitir con ellos Motorola. Teniendo un potencial como el que ofrece el procesador Nvidia Tegra, la compañía ha pensado en convertir el teléfono en el corazón de un ordenador portátil. El resultado es Lapdock.

En apariencia es un portátil con una pantalla de 11,6 pulgadas. Destaca su peso y grosor, que recuerdan e incluso mejoran al del popular ordenador Macbook Air de Apple. Para poder usar el equipo, los usuarios deben conectar el Motorola Atrix en un soporte específicamente diseñado para ello en la parte trasera del equipo. Al conectarlo (de forma horizontal), el equipo se activa y arranca el netbook.

Al iniciar el Lapdock se puede apreciar el poderío del Motorola Atrix ya que el arranque es prácticamente instantáneo. La pantalla del Lapdock, que cuenta con una resolución de 1366 x 768 que da un resultado espectacular,  primero muestra el logo de Motorola, pero tras unos segundos muestra un escritorio muy similar al de Mac OS, en el que los usuarios encontrarán todas las opciones disponibles en este periférico.

El primer icono es el del escritorio del propio Motorola Atrix. Los usuarios pueden acceder al escritorio de su smartphone desde el Lapdock. Por defecto esta función aparece abierta en forma de una ventana en la parte izquierda de la pantalla. Las posibilidades son enormes ya que se puede acceder a todos los contenidos del teléfono: aplicaciones, mensajes, vídeo e imágenes. El corazón del ordenador es el teléfono por lo que se convierte de golpe en el disco duro, en el procesador y hasta en la fuente de conexión a internet.

Las aplicaciones se cargan a la perfección y su funcionamiento es el mismo que en el teléfono pero con el control del teclado y la posibilidad de disfrutarlos en una pantalla de 11,6 pulgadas. Hay que destacar como defecto que determinadas aplicaciones pierden calidad al ampliarlas a pantalla completa, ya que están creadas para un tamaño menor.

Además del escritorio móvil, los usuarios pueden acceder a otras funciones propias del Lapdock. Con un menú horizontal como el de MacOS, por defecto aparecen iconos para acceder a servicios como Firefox o Facebook. La navegación por todos estos contenidos es buena, aunque en ocasiones se espera que vaya aún más rápido porque se pierde la noción de que es un teléfono y los usuarios pensarán que es un auténtico netbook.

También hay iconos para acceder a la agenda ya que el Lapdock  permite hacer llamadas con la SIM del Atrix, mandar mensajes, ver vídeos o acceder al correo.

Un aspecto muy interesante es la edición de documento. Para probarlo, una opción es Google Docs. Los usuarios pueden acceder a sus documentos online y editarlos. La experiencia es muy positiva y el Lapdock responde a la perfección. La experiencia es como la de un ordenador tradicional.

El Lapdock cuenta con dos puertos USB en la parte posterior que amplían sus posibilidades y permiten conectar un ratón o una unidad de almacenamiento externo, aumentando sus posibilidades de movilidad. Además, cuenta con la posibilidad de enchufarlo a la corriente, con lo que se puede usar mientras se recarga la batería del Motorola Atrix.

Un gran acierto del Lapdock es que cuenta con su propia batería, de hasta 8 horas, que permite cargar la del teléfono, también de cerca de 8 horas (1930 mAh). El periférico es muy interesante y el concepto también, pero el precio no es apto para todos los bolsillos. El Lapdock cuesta 499,99 dólares (356,4 euros).

Más alternativas

El Motorola Atrix también se puede convertir en un centro multimedia gracias a la base Dock multimedia. Se trata de un soporte en el que los usuarios pueden colocar el teléfono (también en posición horizontal). En esta base el usuario puede cargar el dispositivo y conectarlo a una pantalla de televisión para disfrutar de sus contenidos.

El Dock multimedia cuenta con una salida de HDMI y tres puertos USB. Gracias a la salida HDMI los usuarios pueden llevar las posibilidades de su teléfono a la pantalla del televisor y con los USB conectar teclado y ratón. El soporte viene con un mando a distancia que permite a los usuarios navegar por las opciones como si fuese un auténtico Home Center.

En el caso del Dock multimedia, como sucede con el Lapdock, Motorola consigue aumentar significativamente el valor del teléfono, haciendo que no solo sea un teléfono potente para navegar por Internet y descargar aplicaciones. Hace que el teléfono tenga utilidad en un entorno móvil y fijo al mismo tiempo, mejorando su uso y convirtiéndolo en una herramienta de trabajo, de ocio y de comunicación. De nuevo la pega es su precio, que ronda los 90 euros.

El Motorola Atrix es un gran móvil con estupendas capacidades, en parte gracias a sus periféricos. Con todos sus aspectos positivos, los usuarios no deben olvidar que en el fondo no es un netbook y que si su objeto de deseo es ese, el precio de Atrix más Lapdock y sus prestaciones no son las mejores del mercado. Atrix es una gran opción si se tiene claro su potencial, su capacidad y sobre todo, que en el fondo es un smartphone que puede ampliar mucho sus posibilidades con respecto a otros terminales.

Temas

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios